Acusan que GDF debe 25 mdp por expropiaciones para la L12

“Se pagó todo lo que se tenía que pagar”, señaló José Ramón Amieva, consejero jurídico.
Una de las protestas de los inconformes realizada en enero pasado.
Una de las protestas de los inconformes realizada en enero pasado. (Especial)

Ciudad de México

Ejidatarios de Culhuacán acusaron al Gobierno del Distrito Federal de deberles 25 millones de pesos por la expropiación de terrenos para construir la Línea 12 del Metro.

Según la documentación con la que cuentan los afectados, el 25 de septiembre de 2012 el entonces director del Metro Francisco Bojórquez le recordó a la Secretaría de Finanzas que se encontraba pendiente el pago de los 25 millones.

El pago fue aprobado en la tercera sesión ordinaria del Consejo de Administración del STC para otorgar "un apoyo económico por concepto de impacto por mitigación de obra"; sin embargo los recursos no fueron entregados.

Los ejidatarios sustentan su dicho en los oficios SEDUVI/DGAJ/DNAJ/1424/2014 y SEDUVI/DGAU/DCR/26826/2014, de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, en los que se informa que no hay registro del pago.

"Una vez realizada la búsqueda en los archivos de la Unidad Administrativa en cita, no se detectó antecedente relacionado con el pago de indemnización que indica en su petición", señala el documento.

Por tanto, los ejidatarios buscarán que se cambie el trazo de la Línea Dorada comprendido entre las estaciones Culhuacán y Tomatlán, que son las que abarcan los terrenos del ejido.

"O nos pagan ya o que demuelen el tramo y nos devuelven la tierra", dijo el representante de los ejidatarios, Ernesto Fernández.

Dijo que las declaraciones del consejero jurídico, José Ramón Amieva, quien negó que exista algún adeudo con particulares por la Línea 12, son mentiras pues existe el oficio con expediente 21-01/402/596 en la misma dependencia donde se trata el tema.

"Tal vez no lo sabía o no le informaron porque su personal estaba de vacaciones y regresa a trabajar este miércoles 10 de febrero. Para resolver hay que estar enterado del tema y en respuesta a ese trámite la Seduvi, dependiente del GDF y no del Metro, aportó como prueba las contestaciones de no existir antecedente de pago de dichas expropiaciones", señaló.

Amieva dijo el lunes pasado que el GDF no tiene la obligación de cubrir supuestos adeudos por afectaciones de la Línea 12.

Lo anterior luego de que un grupo de vecinos de las delegaciones Benito Juárez e Iztapalapa solicitó la reparación de daños a sus viviendas por la construcción de la Línea Dorada.

Dijo que cuando recibieron la línea en el finiquito se estipula que se pagó todo lo que se debía.

"Se pagó todo lo que se tenía que pagar, eso es lo que nos reportaron cuando se entregó la Línea 12; ya estaban cubiertos los pagos y esa es la información administrativa que nos dejaron", expuso.

Por tanto, los afectados aseguraron que se debe demoler la obra o pagar los 25 millones, porque al no existir el pago automáticamente se convierten las tierras nuevamente en propiedad privada.