Acusan microbuseros agresiones de la Ruta 1

Transportistas del ramal que va de Taxqueña a avenida del Imán han presentado varias denuncias ante la procuraduría capitalina.
Uno de los conductores que fue golpeado.
Uno de los conductores que fue golpeado. (Especial)

México

Durante ocho años, la Ruta 1 ha acumulado una serie de denuncias penales por golpizas, intimidaciones y asaltos contra choferes del ramal Taxqueña-Imán, Ruta 13, sin que haya autoridad que los meta al orden.

El representante de la Ruta 13, Rosalío Juárez Rodríguez, lamenta que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal tenga acumuladas 21 averiguaciones previas por agresiones contra sus operadores tan solo por rebasar a los de la Ruta 1, como lo muestran videos captados en el lugar de los hechos. La última golpiza ocurrió hace unos días.

Sin embargo, a los denunciados no les preocupa e imponen la “ley del centavo” a través de un grupo de golpeadores que operan de manera impune.

Mencionó que en la Procuraduría General de Justicia del DF han mandado las denuncias al archivo muerto, por lo que exigen que investiguen y puedan acabar con la “impunidad”.

“Fernando Ruano, representante de la Ruta 1, nos sigue mandando a su grupo de choque Los Mexicanos, para golpearnos, amenazarnos y decirnos que el ramal Taxqueña-Imán es de ellos. Poco a poco nos han ido extinguiendo y las autoridades no hacen nada, se han firmado tres convenios de no agresión, pero las riñas siguen. La última fue hace unos días, un disparo a un chofer que le perforó el pulmón”, señaló.

“El parque vehicular que ha incrementado la Ruta 1 nos ha originado una pérdida de 80 por ciento de los ingresos y de 46 microbuses que teníamos, solo quedan 15.”

Óscar Cruz, otro de los agredidos, indicó que luego de hacer denuncias ha tenido que cambiar de domicilio a su familia, pues aparecieron pintas afuera de su vivienda en las que lo amenazaban que si continuaba trabajando en la ruta 13 lo iban a matar junto con sus hijos y esposa. Señaló que sigue como operador de microbuses, pues es el sustento para su familia, pero teme perder la vida.

“Tengo miedo, eso ni dudarlo, pero también hay que llevar para que la familia coma ahora mi familia está con unos parientes, pues la verdad el grupo de Ruano es peligroso, pero solo para nosotros, en la Secretaría de Movilidad lo cuidan, lo protegen”, señaló

Los denunciantes cuentan con videos y fotografías entregadas en las agencias ministeriales de las coordinaciones territoriales 1, 3 y 4 de Coyoacán, como prueba de su dicho y sin embargo, no hay detenidos.

La Secretaría de Movilidad cuenta con varias quejas y ha intervenido de manera “tibia”, sin conseguir imponerse como autoridad, y pese a las sanciones de las que ha sido objeto, la Ruta 1 mantiene su forma de operar como banda delictiva, más que como un grupo laboral,

La problemática que comenzó en 2006, generó que el 1 de junio de 2012, la entonces Setravi girara el oficio STV/OS/202/2012 para intentar detener el problema con advertencias que fueron “letra muerta” para la Ruta 1.

“Se advirtió que cualquier nuevo incidente entre choferes o concesionarios de las rutas 1 y 13 del ramal Taxqueña-Imán será sancionado con suspensiones temporales y eventualmente con la cancelación de las concesiones individuales o por ruta”, dice el oficio, firmado por la Semovi.