ASF: incumplió el GDF revisiones a la Línea 12

Detectan irregularidades cometidas por funcionarios y el consorcio ICA-Carso-Alstom.
Empresas supervisoras de la Línea 12 del Metro no podrán celebrar contratos con dependencias del gobierno capitalino y delegaciones, por 2 años, determinó la Contraloría General del DF.
(Archivo)

México

El Gobierno del Distrito Federal fue omiso para comprobar y revisar las obras de la Línea 12 del Metro, lo que derivó en trabajos no realizados, falta de instalación de equipos, obras inconclusas, una certificación sin que concluyera la construcción y penalizaciones no cobradas, según el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública (IRFSCP) de 2013.

De acuerdo con la Auditoría de Inversiones Físicas 13-A-09000-04-1197 —realizada para comprobar y verificar la gestión financiera de los recursos federales etiquetados al proyecto, así como supervisar la certificación y puesta en operación— se detectaron irregularidades por parte del consorcio constructor ICA-Carso-Alstom, así como por funcionarios del gobierno.

En la ASF también se solicitó sanción para quienes autorizaron los pagos por más de 180 millones de pesos para el consorcio alemán certificador de la Línea 12, que estaba integrado por las empresas DB International Gmbh, ILF Berantende Ingenieure A.G., Tüv Süd Rail Gmbh y Hamburg Consult Gmbh.

“Con base en los resultados obtenidos en la auditoría practicada, cuyo objetivo fue fiscalizar y verificar la gestión financiera de los recursos federales canalizados al proyecto, a fin de comprobar que las inversiones físicas se contrataron, ejecutaron y pagaron conforme a la legislación y que su entrega, certificación y puesta en operación se realizó de acuerdo a lo previsto… se concluye que, en términos generales, el Gobierno del Distrito Federal no cumplió con las disposiciones legales y normativas”.

Además, en la revisión realizada por la Auditoría Superior de la Federación  (ASF) a nueve contratos de la Línea 12, se indica que también hubo actos u omisiones de funcionarios del Proyecto Metro, que derivaron en irregularidades y afectaciones en las obras y finanzas.

Con relación a los recursos, indica que se aplicaron al consorcio deductivas al contrato y penalizaciones por un monto de mil 879 millones 205.3 de pesos, que no fueron recuperados, a pesar de haber una notificación de septiembre de 2014.

Por ello, la ASF emitió tres promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria para que la Contraloría General del Distrito Federal investigue y sancione a los funcionarios que no exigieron al consorcio cumplir con el mantenimiento del sistema de vías y en los talleres de Tláhuac, donde se registró el mayor desgaste ondulatorio, así como por no demandar la instalación de 71 equipos de ventilación y 19 de bombeo de aguas freáticas.

Otra irregularidad detectada fue que no se construyó la pasarela en acceso poniente de la estación terminal Mixcoac, la cual estaba considerada en el proyecto ejecutivo autorizado.

“El consorcio constructor no suministró ni instaló los equipos de ventilación menor, equipos de bombeo de aguas freáticas ni ejecutó los protocolos de pruebas, los equipos y material perteneciente al Cuerpo B de la estación Ermita y del Taller eléctrico ubicado en los Talleres Tláhuac que sí se suministraron pero no fueron instalados, no construyó la pasarela en el paradero de la Terminal Mixcoac, el mantenimiento del sistema de vía no se alcanzó 100 por ciento en el torque ni en la trocha ni en la renivelación y alineación de vía”, indica la auditoría.

Así como la omisión, que derivó en una mayor afectación a las vías y que fue de los encargados de la Dirección de Diseño de Instalaciones Electromecánicas y la jefatura de la Unidad Departamental de Diseño de Vías.

Dichos funcionarios no atendieron los llamados de la empresa constructora para corregir las fallas y presencia de desgaste prematuro de rieles en curvas de radios menores a 380 metros, pues fueron alertados el 28 de septiembre y 13 de noviembre de 2009.

Esa omisión generó que el 12 de marzo de 2014 la Línea 12 fuera suspendida de manera parcial, en 11 de sus 25 estaciones, en el tramo de Tláhuac a Atlalilco.

Ahora, dicho tramo es rehabilitado bajo la dirección de la Secretaría de Obras y no del Proyecto Metro, que desde finales de 2013 está en extinción, pero no se ha terminado su trabajo, por lo que le sigue costando al erario público más de 50 millones de pesos anuales en concepto de salarios.

 “En el contrato de servicios número 9.07 CD 03.M.3.004, se efectuó el pago de certificación sin que se concluyeran los trabajos en los sistemas electromecánicos, de energía, señalización y sonido, se formalizó en forma extemporánea el acta de entrega-recepción de los trabajos del contrato de servicios número 9.07 CD 03.M.3.004”, señala el documento.

El trabajo de certificación fue para garantizar que las instalaciones se construyeron conforme a lo planteado en el Proyecto Ejecutivo y para llegar a un aseguramiento total de la calidad que ofrecería la Línea 12 del Metro.