Desde AMLO se "aflojó" el mantenimiento al Metro: Mancera

La calidad del servicio disminuyó, dice en entrevista con Carlos Marín, en 'El asalto a la razón'.

México

Desde la jefatura de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador se aflojó el mantenimiento al Sistema de Transporte Colectivo Metro, lo que derivó que a escala internacional estuviera considerado como uno de los más deficientes, a pesar de ser de los más grandes y de los que más gente mueve.

Incluso, el servicio disminuyó en calidad, pues de tener convoyes suficientes para los usuarios ahora hacen falta, además de que el mantenimiento de las estaciones decayó.

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, señaló en entrevista con Carlos Marín en El asalto a la razón, en MILENIO Televisión, que el Metro fue sufriendo una degradación con el paso de los años y sin un mantenimiento adecuado en las dos últimas administraciones.

"En el gobierno de Andrés Manuel López Obrador compraron trenes, pero creo que la parte que queda floja en el Metro es el mantenimiento; es decir, tienes un aparato desgastado".

Dijo que recibió un informe de la Comunidad de Metros (Comet), que establece medidas que permitan mejorar el uso del sistema confinado de trenes en las grandes urbes, en el que le señalan que el STC de la Ciudad de México ya no aparecía en los rubros de tener buen mantenimiento, sin una operación adecuada entre un tren y otro que tuviera fiabilidad.

Añadió que recibió un Sistema de Transporte Colectivo con 105 trenes detenidos, lo que equivaldría a la flota de tres líneas.

Además, no se tenía inversión en refacciones, porque de los mismos trenes detenidos se utilizaban piezas para echar a andar los demás, todas las escaleras eléctricas estaban totalmente paradas, los sistemas de ventilación dañados, pisos reventados, varias fugas de agua, cero sistemas de radiocomunicación y no había compras de refacciones anticipadas.

Marín preguntó a Mancera acerca de si puede endeudarse y hacerse de aproximadamente 30 mil millones de pesos, con los que las 12 líneas y sus 195 estaciones operarían en buen estado.

El mandatario local aseguró que no es fácil y recordó que en diciembre de 2013 aumentó la tarifa; de ese incremento, los recursos se utilizan para darle mantenimiento a las instalaciones y modernizar el servicio.

"El Metro debe estar siempre financieramente sano. Lo que hicimos fue crear un fideicomiso, sólido. Cada peso que pagan los usuarios en su boleto va a ese fondo y antes no era así", expuso el jefe de Gobierno.

Sobre la salida de Joel Ortega, dijo que aceptó el cambio pues él quería hacer otras cosas, a pesar de tener mucha experiencia en ese transporte por haber trabajado ahí.

"Él conocía el Metro y su función sirvió para detectar muchos de los focos rojos que tenía el sistema, pero es un trabajo desgastante; labor que lleva a una posición muy complicada, sobre todo cuando empiezas a realizar tantos cambios y Ortega me hizo un planteamiento de que quería estar un rato tranquilo y ver otros panoramas", señaló Mancera.

Añadió que llegó a la dirección del organismo Jorge Gaviño porque ya tenía experiencia administrativa, pero sobre todo por conocer el Metro, pues fue el presidente de la Comisión Investigadora de las fallas de la Línea 12 en la Asamblea Legislativa.

"El STC es un monstruo administrativo y es un aparato que debe cuidarse desde muchas aristas. Un punto importante era el designar a una persona que llegara a conocer la problemática de la Línea 12, que se empapara y saber que era difícil, y Gaviño estaba en una posición privilegiada".

El Metro transporta 5.3 millones de usuarios diarios, cerca de mil 600 millones al año.

Las líneas con mayor afluencia son la 1, 2 y 3; la estación con más gente, Indios Verdes, con 133 mil 614, y la que menos usuarios tiene, Santa Anita, con un promedio por día de 2 mil 449 personas.