• Regístrate
Estás leyendo: Un clásico para las semifinales
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 19:38 Hoy

Un clásico para las semifinales

Liga Mx. El América terminó pidiendo la hora en su partido contra Toluca, que se quedó con un hombre menos, pero finalmente libró esta ronda; ahora, se verá en semiscon los Pumas de David Patiño.
Publicidad
Publicidad

América está en semifinales, porque anoche dio muestra de su capacidad goleadora y salió dispuesto a liquidar la serie contra los Diablos. Las Águilas se llevaron el juego gracias a su eficacia en ataque. El 3-2 de anoche (5-4) global, dejó una serie vibrante en la que no faltaron las emociones, sobre todo al final porque los Diablos le metieron un buen susto a los de Coapa que acabaron pidiendo la hora. Un buen augurio para la siguiente ronda en la que se medirá Pumas por el pase a la Final. Un clásico para sacar a un finalista de este Apertura 2018.

El equipo de Miguel Herrera luce sólido al frente y aunque es verdad que a nivel defensivo sigue dejando pasajes de apuro, ha encontrado en Agustín Marchesín un guardián serio y seguro en situaciones concretas y momentos específicos. Además de que sus defensas continúan siendo una línea de lo más peligroso al ataque.

Si en el juego de ida, América dio muestra de su pegada en los primeros minutos, en la vuelta le repitió la dosis; las Águilas salieron decididas a finiquitar su pase, a anotar su nombre entre los cuatro mejores equipos del torneo. De nuevo Miguel Herrera movió su once, le dio ingreso a Henry Martín por Oribe Peralta para que el yucateco acompañara a Roger en el eje de ataque.

Y el movimiento le trajo saldo a favor en las primeras pulsaciones cuando Henry tomó el balón en medio campo y lo abrió para Cecilio, luego el guaraní dio una muestra de ese desequilibrio que tiene, se fue de dos jugadores, pero cayó en el área. Sin embargo, el instinto de Roger salió a flote, se avivó y se deshizo de Talavera y empujó el balón al fondo. Al minuto 3 América ya ponía contra las cuerdas a los Diablos.

Aunque el equipo de Hernán Cristante mantuvo la calma y fue en busca de los dos goles que necesitaba, y hay que decir que estuvo cerca de empatar el duelo, se topó con Marchesín y con una zaga que repelió todos sus intentos. La defensiva americanista no solo es efectiva atrás, también al frente, pero eso lo mostraría más adelante.

El show de Marchesín empezó con un mano a mano que le ganó a Rubens Sambueza, cuando una pelota larga tomó mal parada a la zaga amarilla. El portero mantenía la solvencia y la ventaja para su escuadra. Después le tapó otra ocasión a Barrientos y logró desviar un tiro de García que dio en el palo.

En los momentos que Toluca más apretaba, América no perdió la compostura, se mostró sólido atrás, retrocedió unos metros para tratar de cazar a los Diablos en un contragolpe o en una salida rápida, pero fue de nueva cuenta en la pelota detenida donde América castigó a los escarlata. Ahí suele encontrar contundencia.

Igual que en la ida, las Águilas aprovecharon las falencias defensivas de los Diablos; a la salida de un tiro de esquina, Bruno Valdez (uno de los mejores jugadores de América en este semestre) le ganó la posición y el movimiento a Osvaldo González y en el centro del área cabeceó a placer para dejar inmóvil a Talavera.

América se sintió seguro, comandó los tiempos, retrocedió metros y luego desprendía, contenía y seguía generando peligro, incluso Cecilio Domínguez pudo haber marcado el tercero, pero su tiro fue desviado. Toluca no paró de insistir, América de repeler. El juego tenía un libreto muy claro para ambos contendientes.

Se fue América al descanso con el boleto de semifinales, era cuestión de mantener los nervios, porque los Diablos se lanzarían con todo. El cuadro de Cristante volvió a tener otra ocasión, pero de nuevo Marchesín guardó el cero y Cecilio se perdió una nueva ocasión.

Pero la serie se acabó pronto, al 50', Rodrigo Salinas se fue expulsado por una plancha sobre Luis Reyes. Y al 56' Paul Aguilar marcó el 3-0 que noqueaba a Toluca. El poder ofensivo de América en plenitud.

Aunque los Diablos encontraron un gol que les dio cierta esperanza tras un cobro magistral de un tiro libre por parte Sambueza, le faltaban dos goles, una empresa complicada, pero que le ponía cierto nervio al juego, porque le faltaban dos goles para lograr avanzar. Luchó Toluca que encontró el segundo por conducto de William da Silva y el miedo se esparció en el Azteca, porque le quedaban ocho minutos a los Diablos para lograr la hazaña. Se tiró atrás el cuadro de Coapa y, sufriendo, se llevó el pase.

América está en semifinales, se medirá a Pumas en la búsqueda del pase a la añorada Final de Liga. Una serie en la que habrá intercambio de golpes y mucho poder ofensivo, el que avance a la gran cita lo hará con un impulso moral y de orgullo, por lo pronto, a las Águilas se les puede poner la etiqueta de favoritos, porque los antecedentes recientes así lo indican, pero Universidad ya demostró que se le debe tener mucho respeto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.