• Regístrate
Estás leyendo: Toluca aprovecha errores de Pumas y vence en CU
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 20:43 Hoy

Toluca aprovecha errores de Pumas y vence en CU

Un autogol de Marcelo Díaz al 85' selló la victoria de los 'Diablos Rojos' ante los de la UNAM, con lo que suman 21 unidades en el Clausura 2018

Publicidad
Publicidad

Rubén Guerrero Atilano

Pumas vive sus horas más bajas. Cuando parecía que sumaría un punto más en casa, rescatando un empate desabrido sin anotaciones en el estadio Olímpico, frente a Toluca, un contragolpe de los Diablos Rojos y a la postre un autogol de Marcelo Díaz, le brindaron un revés a las aspiraciones de los del Pedregal. Con este resultado, los felinos llegaron a cinco encuentros sin sumar victoria y esos mismos cotejos, solo han podido registrar un punto, con el empate de hace 15 días contra Chivas (1-1). La crisis es el presente de un escuadrón que hasta hace unas semanas era el líder general de la clasificación.

Hay días en la vida de todo futbolista que la recompensa a todos los esfuerzos llega, así sin esperarlo, como consecuencia del trabajo. Para muchos, podría traducirse en su debut profesional, pero también, esta sensación se hace presente cuando eres tomado en cuenta para suplir como titular a jugadores con una trayectoria probada, cuando eres ese relevo en el que el director técnico confía su trabajo y el resultado colectivo. Algo similar vivieron Alan Mozo y Alan Acosta, dos prospectos de La Cantera de Pumas, que frente a Toluca suplieron, por su momento actual, tanto a Josecarlos Van Rankin, como a Pablo Barrera. Ambos fungieron como los eslabones de la banda derecha.

Y algo habrán tenido qué ver los recambios de David Patiño en su oncena titular, no solo los dos mencionados, también la incorporación de Alan Mendoza como lateral por izquierda, porque Pumas conjuntó mayor dinámica, solo con dos hombres (Marcelo Díaz, de 31 y Matías Alustiza, con 33) en su oncena de arranque que rebasaban los 30 años, sinónimo de la velocidad con la que se conducía la pelota y del desgaste físico que implicó el comienzo del duelo. Toluca realizó lo propio y pese a que las condiciones del horario incrementaban las inclemencias, ambos escuadrones mantuvieron el pie en el acelerador, para no conceder ni espacios, ni dejar de apretar en ataque.

Producto de la presión escarlata, Cristian Borja se encontró con un balón que no esperaba en un tiro de esquina y pese a que tenía prácticamente la portería abierta, falló en el remate. Corría el minuto 28, cuando el defensor colombiano quedó sin marca en la intimidad azul y oro, pero sin saberlo, el propio zaguero presionó su definición y erró en el intento. Toluca ya dominaba el encuentro a placer. Pumas aguantaba, sufría en la zaga ante la presión del rival y había extraviado ese ímpetu que en los primeros minutos. Particularmente, sufrían los contenciones, tanto David Cabrera como Marcelo Díaz realizaban recorridos forzados e intentaban cortar embates enemigos.

Al 39’, los dos novatos por la banda derecha armaron una jugada de vértigo, en la que Alan Acosta quedó de frente para probar a Alfredo Talavera y aún con la presión de la grada, indicándole que disparara, pero este terminó cediendo a Mozo, que centró sin mayor fortuna. Instantes más tarde, al 44’, el propio lateral derecho perdió una balón ante la presencia de Luis Quiñones, que dribló la marca de Alejandro Arribas y encontró en Fernando Uribe a un mejor socio para que definiera la pincelada en gol, pero el colombiano, así como todo el aparato ofensivo de los Diablos Rojos, que en toda la primera parte, erró el cierre natural del contragolpe. Los del Estado de México se cansaron de buscar el tanto parcial y también de sus yerros.

Consciente de que debía modificar su esquema, David Patiño pasó a jugar con una línea de cinco defensores, brindándole la libertad a sus laterales, Mozo y Mendoza, para incorporarse al ataque; Marcelo Díaz fue el elegido para bajar a nutrir la zaga, mientras que Cabrera era el único contención, junto a Acosta y Gallardo, que interiorizaban; Castillo y Alustiza, los que, en el papel, definirían el marcador. Sin embargo, al 55’, el propio entrenador le dio entrada a Pablo Barrera, su capitán y con el que hace una semana tuvo un altercado de indisciplina. La consigna era ampliar el terreno de juego, encontrar profundidad.

Al 68’, Jesús Gallardo desbordó por izquierda, llegó a línea de fondo dejando a dos rivales a cuestas y sirvió hacia el centro, pero para sorpresa de varios, no apareció Nicolás Castillo, que decidió botarse y recular, sí llegó Barrera, que intentó disparar, pero sin ángulo suficiente para que obtuviera éxito. Patiño mandó a Mauro Formica al terreno de juego, sustituyendo a Alustiza, con un partido para el olvido. Pumas se asfixiaba, no encontraba la forma ni el camino adecuado para resolver en ataque. Nico volvió a mostrar que su nivel ha ido a la baja y se nota en cuanto a la confianza del chileno. Toluca se conformaba con el empate en el cierre del encuentro.

Pumas no ha recuperado el ritmo, ni los goles y menos, los triunfos. Si bien en cuanto a formas han mejorado, la claridad ofensiva sigue siendo un pendiente en Ciudad Universitaria. Y cuando todo parecía finiquitado, al 85’, un desvío de Marcelo Díaz en defensiva, consumó un autogol en contra de los del Pedregal. Con poco en ofensiva, los Diablos Rojos respondieron y consiguieron un triunfo de gran valía. Los de casa intentaron por diferentes vías, pero sin ningún éxito… Crisis, es sinónimo de la actualidad de los felinos y una imagen, son los constantes reclamos de Nicolás Castillo a sus propios compañeros, a los que tendrían que ser sus socios. Los auriazules siguen en caída libre.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.