• Regístrate
Estás leyendo: Tigres y el modelo del éxito
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 09:43 Hoy

Tigres y el modelo del éxito

Tigres se ha levantado como el mejor equipo de México, en lo que va de la década ha ganado cuatro títulos de Liga

Publicidad
Publicidad
Hatsune Miku
Ciudad de México
19 de Julio
Los Caligaris
Guadajalara
19 de Julio
The Sol Festival
Poza Rica de Hidalgo
20 de Julio
FLOW
Ciudad de México
20 de Julio

Higinio Robles

Verano del 2010, tras concluir el Torneo Bicentenario que dejó como campeón al Toluca; la tensión estaba instalada en un club del norte del país: los Tigres de la UANL que se habían quedado sin Liguilla y ubicados en el penúltimo puesto de la clasificación porcentual. Se demandaba con urgencia la intervención de Sinergia Deportiva, era prioritario ejecutar los cambios que evitaran un desastre similar al que ocurrió en 1996, cuando los felinos descendieron a la Segunda División.

El 17 de mayo de 2010, Sinergia Deportiva anunció el cambio de presidente, Santiago Martínez dejaba el cargo. El ingeniero Alejandro Rodríguez que ya había estado en una primera etapa, volvía con la misión de olvidar el descenso y hacer de Tigres un equipo de alto nivel. Pasar del oscurantismo al protagonismo.

El primer paso para lograrlo fue llevar a un entrenador especialista, un hombre que pudiera entregar los resultados que, primero, lo alejaran del tema porcentual. Después que edificara un proyecto que le diera identidad, costase lo que costase. Rodríguez Miechielsen recurrió a Ricardo Ferretti, el Tuca dejó su cargo en Pumas y acudió al llamado de emergencia.

INICIA EL REPUNTE

Ferretti es un viejo lobo de mar, un entrenador que sabe gestionar grupos, optimiza los recursos para lograr el objetivo encomendado, da lo mismo si es con un juego atractivo o más metódico. Como sea, en los siete años y medio que Tuca ha estado al frente el cambio del equipo ha sido drástico.

En la mente del entrenador había una cifra clara: 52 puntos en un año, es decir 26 por cada torneo. Ferretti siempre ha creído que ese puntaje te mantiene lejos de la zona de fuego y muy cerca de la Liguilla. En el Apertura 2010 hizo 24, no calificó a la Liguilla, pero sí encontró un respiro en el tema porcentual.

En el Clausura 2011 los resultados fueron los ideales para la meta que se le había llevado. Tigres fue líder general con 35 puntos, pero en la Liguilla se fue eliminado en cuartos de final por Chivas. En un año el problema porcentual estaba solventado; los felinos ya eran décimos. Con el primer objetivo logrado, la directiva empezó a buscar que el equipo fuera contendiente al título, ya no querían ser solo un participante, sino un animador, tenían los recursos financieros y también la materia prima para aspirar a ello.

LLEGAN LOS TÍTULOS

En el Apertura 2011 Tigres se mantuvo en el pelotón de los equipos punteros, acabó la fase regular como tercero, fue un conjunto equilibrado, nada extraordinario al ataque con apenas 22 dianas, pero sí una fortaleza defensiva con solo 13 tantos encajados. En la Liguilla, ahora sí, mostró un avance, en los cuartos de final eliminó a Pachuca (global 4-0) en semifinales a Querétaro (1-0) y en la Final doblegó a Santos (4- 1). Un año y medio después, ese escenario de pesadilla llegaba a su fin, Tigres no estaba más en riesgo, del pesimismo pasó a vivir en el paraíso. La dupla Alejandro Rodríguez-Ricardo Ferretti empezaba a mostrar su organización en los despachos y en el terreno de juego.

Los siguientes torneos, Tigres afianzó su proyecto, se mantuvo en la pelea por los puestos de Liguilla, empezó a ser un invitado frecuente, pero también era una institución capaz de dar bandazos. Podía terminar en primer lugar y ser eliminado en su casa en la primera ronda de Liguilla. Aun así, no tardó mucho en volver a una Final, tres años después se midió al América en el Apertura 2014, no ganó el campeonato, pero el equipo de la UANL avisaba que no tardaría en volverse un equipo más poderoso.

AMO DEL INVIERNO

Y se hizo un cuadro temible, la muestra más clara de que Tigres estaba dispuesto a reclamar un sitio entre los equipos más representativos del futbol mexicano se dio a base de talonario. El cuadro regiomontano dio una muestra de su poder económico al empezar a delinear una plantilla que tenía en sus filas a jugadores de primera línea y que rebasa en calidad a más de la mitad de la Liga, lo hizo con el objetivo de ganar la Copa Libertadores en 2015, aunque fracasó en ello, mantuvo la línea para seguir siendo protagonista en la Liga Mx.

En el Apertura 2015 volvió a la Final de la Liga ante los Pumas de la UNAM. El equipo de Tuca sufrió de más, porque llegó al juego de vuelta en la Ciudad de México con una ventaja que parecía definitoria, pero —en la que se considera una de las series más emotivas de los últimos años— Tigres ganó su cuarta estrella en CU en tanda de penales, ya con André-Pierre Gignac como principal referente del equipo.

En el 2016, el listón no bajo, al contrario subió de nivel siguieron buscando conformar una plantilla vasta en recursos, aunque no pudieron ganar la Concachampions, el equipo se metió a la Liguilla en el octavo puesto, se cruzaron con Rayados en los cuartos de final y el vecino incómodo lo eliminó.

El proyecto de los felinos se fortaleció a mediados de 2016, las inversiones se mantuvieron. La llegada de otros refuerzos de más nivel hacían que Tigres fuera la envidia de más de uno. El Apertura 2016 volvió a ser conquistado por los felinos que vencieron en la Final al América.

Fue una serie atípica, los universitarios debieron esperar 15 días para jugar los partidos por el título, porque el cuadro de Coapa compitió en el Mundial de Clubes. Así, en pleno 25 de diciembre el conjunto felino celebró una Navidad increíble.

De nuevo con drama, porque América se puso en ventaja en el tiempo extra y cuando faltaba un minuto para el final del partido, Jesús Dueñas marcó el gol del empate que mandó a la tanda de penales. Desde los once pasos llegó la quinta estrella.

EL AÑO DEL TIGRE

En el 2017, que llega a su fin este día, Tigres alcanzó lo que ningún equipo había hecho antes en los torneos cortos: disputar tres finales de Liga de manera consecutiva, además de que también se instaló en la Final de la Concachampions. De nuevo la gestión y administración de recursos económicos y humanos que se lleva a cabo en el cuadro felino alcanzó el objetivo de llegar a las instancias definitorias.

En el primer semestre el equipo tardó en arrancar, le pasó factura haber tenido poco tiempo de descanso, pero tuvo un cierre trepidante con el que logró meterse a la Liguilla. En cuartos eliminó a Monterrey, en semifinales al superlíder Tijuana y en la Final se midió a Chivas.

Sin embargo, en la Final no le alcanzó la gasolina, en el juego de ida rescataron un empate a dos goles luego de verse abajo ante el Rebaño Sagrado. En la vuelta, en la casa rojiblanca, perdió 2-1, aunque con una cuota de polémica porque hubo un penal sobre Ismael Sosa que no pitó el árbitro Luis Enrique Santander.

En los primeros seis meses, Tigres perdió dos finales (Concahampions ante Pachuca), pero destacó por la búsqueda constante del éxito deportivo, una ideología que no cesó, al contrario, se exigió más a sí mismo.

Los tropiezos no lo doblegaron, estaba claro que la hoja de ruta era adecuada y no necesitaba alterarse en demasía.

En la segunda mitad del 2017, el conjunto de Ricardo Ferretti mantuvo el tono, acabó el torneo en segundo lugar general, su plantilla se hizo más rica en recursos que la del mismo América, al que eliminó en semifinales.

El cuadro felino llegó a la Final del torneo nada menos que ante Monterrey, que se había levantado como el líder general. Era la primera final regia en la historia, solo había un equipo al que no asustaba el poderío de Rayados: al pelotón de Ricardo Ferretti.

En el juego de ida empataron a un gol, en la vuelta, en la casa de Rayados, Tigres dio muestra de su empaque, pese a verse abajo en el marcador desde el minuto 2, tiró de oficio y le dio la vuelta, gestionó el juego, administró su ventaja y logró su sexto título.

Siete años y medio después, Tigres es uno de los equipos que más finales ha jugado en lo que va de la década. Tiene el mejor plantel del futbol mexicano, su inversión va acompañada del éxito deportivo. El 2017 fue el año del Tigre.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.