• Regístrate
Estás leyendo: Tarde histórica de Pablo Hermoso
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 08:02 Hoy

Tarde histórica de Pablo Hermoso

El español indulta un toro en el cerrojazo del serial taurino.



Publicidad
Publicidad

Alfredo Cruz Ornelas

Los tres alternantes señalaron que regalarían un toro, no quería que la afición, que esperaba más del festejo con el que cerraba el serial de aniversario de la plaza Nuevo Progreso, se fuera cabizbaja. Y lo que resultaba una tarde gris, Pablo Hermoso de Mendoza, le dio luz y brillo, al indultar, a Tapatío de Fernando de la Mora.

Desde que saltó al ruedo el primer toro de regalo, procedente de la ganadería de Fernando de la Mora, que tuvo un peso de 505 y correspondió al rejoneador navarro, llamó la atención por su emotiva salida y su pelaje en sabanero. Con él, Pablo Hermoso, realizó todo lo que no pudo en los dos de su lidia ordinaria. Rejones de castigo en todo lo alto, banderillas largas y cortas en terrenos comprometidos, pero sobre todo, siempre llevando a su colaborador prendido en la grupa y por ambos lados, girando en la cara del toro y aderezando con la suerte conocida como la trincherilla de Pablo. Fue una soberbia actuación del caballero en plaza como tenía años que no se veía en Guadalajara. El público se le entregó. Y el juez contagiado por el ambiente le concedió el indulto al toro.

Tapatío, fue de menos a más demostrando clase y codicia durante la lidia, sin embargo, en un inicio barbeó las tablas e incluso intentó brincar al callejón. De ahí la diferencia de opiniones.

Pablo, en los dos toros de su lidia ordinaria tuvo una actuación discreta fallando con el rejón de muerte. Escuchó en ambos muestras de desagrado de sus fieles seguidores.

Jerónimo, fue recibido con cariño, al finalizar el paseíllo el respetable lo sacó al tercio para ovacionarlo. Siempre se vio a un Jerónimo entregado y con detalles aromáticos, pero no tuvo tela de donde cortar, Cominito, resultó soso y descastado y Perlito, infumable, sin humillar. El de regalo de Javier Garfías, fue de más a menos y terminó parado regateando las embestidas.

Leo Valadez, no escatimó esfuerzo y en ambos toros de su lote se la jugó. Lamentablemente no estuvo fino con la espada teniendo que recurría al descabello en su primero y escuchando un aviso en el sexto, un toro que no tenía un pase.

Con el de regalo de Marrón, poco pudo mostrar debido a que el astado resultó débil y rodó por la arena media docena de veces.

GPE

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.