• Regístrate
Estás leyendo: Tarde de orejas en Lerdo
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 07:06 Hoy

Tarde de orejas en Lerdo

Las faenas de Luis Octavio López y Cayetano Delgado fueron muy emotivas y variadas, se les correspondió a su arte y valentía con par de orejas a cada uno.

Publicidad
Publicidad

Luis Salcedo Cassio

Luis Octavio López y el novillero regiomontano, Cayetano Delgado, cortaron par de orejas cada uno, para ser los triunfadores de la Tradicional Novillada de Año nuevo que se celebró ayer lunes 1 de enero en la Plaza de Toros Alberto Balderas de ciudad Lerdo.

Las faenas de ambos alternantes fueron muy emotivas y variadas, el público les correspondió a su arte y valentía pidiendo los apéndices al juez de plaza, José Luis Orozco. Ante poco más de media plaza y un sol resplandeciente, se llevó a cabo este festejo con 4 valientes alternantes.

El primero en el orden fue Luis Manuel Castellanos, ante "Correcaminos" de 365 kilos, brindando su actuación en el el ruedo al novillero lagunero Jesús "Guerito" Sotomayor.[OBJECT]

Castellanos no supo descifrar a su enemigo, tras arrancar por derecha, hizo el cambio a izquierda donde aunque escasos, sacó mejores pases a un astado que no acudía al engaño, mató al segundo descabello tras un aviso. Palmas.

Vino Cayetano Delgado con "Copos de Nieve" de 360 kilos, al cual recibió con capote, dándole serie de chicuelinas rematadas con media verónica para seguir con un quite por tafayeras.


Él mismo banderilló, el segundo par de gran calidad y el tercero un par de cortas que asestó al segundo intento. Su faena con muleta fue muy variada y de gran conexión con el tendido, pases rematados con molinetes y por momentos, toreando de rodillas, puso al público de pie.

Culminó con estocada en todo lo alto para recibir par de orejas. Vino Cristian Antar, de quien se esperaba mucho al ser puntero en el escalafón nacional, pero no le tocó suerte desde el sorteo.

Su rival, “El Conchudo” de 370 kilos, falto de casta al cual hasta el final pudo sacarle par de manoletinas, para rematar con descabello luego de un aviso y par de fallidas estocadas. Silencio.

Cerró plaza Luis Octavio Delgado, con “Canela de Oro”, al que recibió con par de faroles de rodillas, rematando sus capotazos con rebolera que prendió al tendido.

Con muleta, arrancó con el péndulo, manteniendo en éxtasis al público, al que deleitó con pases largos y lentos, toreó de rodillas y mató al segundo intento tras tres cuartos de estocada y una entera. Al tirarse a matar el astado lo embistió lastimándolo de la ingle derecha, se levantó para ver como caía su rival.

El juez de plaza le otorgó un apéndce, tras escuchar fuerte petición de oreja, cedió para darle un segundo trofeo.

dcr

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.