• Regístrate
Estás leyendo: Brasil derrota a México y rompe su sueño del quinto partido
Comparte esta noticia

Brasil derrota a México y rompe su sueño del quinto partido

Mundial Rusia 2018

El Scratch se impuso 2-0 al Tri en duelo correspondiente a los Octavos de Final del Mundial de Rusia 2018
1 / 2
Publicidad
Publicidad

Habrá que esperar cuatro años más. Esta vez no pudo ser, porque Brasil fue superior a un México entusiasmado y optimista pero falto de puntería. Hubo mucha posesión y pocos remates a gol, y en eso se le fue la vida al Tricolor. Así que, la jerarquía se impuso y la Canarinha, que anhela las viejas glorias , concretó un 2-0 que los acerca un paso más al título.

Los futbolistas mexicanos se quedaron con esa frustración de jugar bien varios minutos y no reflejarlo en el marcador. Esa impotencia se vio cuando, tras el silbatazo final, Oribe Peralta, quien ni quiera jugó, aventó el agua de una botella. O con Andrés Guardado, quien tuvo que cobijar a los de menos experiencia para que levantaran la cara. Fue mucha la decepción que tampoco el entrenador Juan Carlos Osorio pudo disimular la tristeza de que, la llamada mejor generación, haya quedado en el mismo estándar que otras generaciones.

México se le puso bronco en algunos pasajes al campeón del mundo, sobre todo en los primeros 20 minutos, los aficionado brasileños presentes en el Samara Arena lo notaban. Lamentaban la falla de los suyos y suspiraban de alivio con la falla de los mexicanos, que no encontraban la forma de hacer daño.

Ochoa fue el mejor de los mexicanos. No contuvo los goles, pero de ahí en fuera evitó una caída mayor. Memo debe firmar después del Mundial con un mejor equipo, debe estar en la orbita de equipos importantes. En los Mundiales ha demostrado su calidad.

Y del otro lado, era cierto lo que decía, Neymar estaba de regreso. El ‘10’ se recuperó de una lesión y en Brasil esperaban su mejor versión. Ante México volvió a aparecer y lo hizo con presencia en el marcador. Ese tanto le bastó a los suyos para llegar a los cuartos de final.

México quiso sacar las cualidades que presentó frente a Alemania en aquel primer partido de la justa. Un equipo con intensidad, vertical, que tocaba el balón. Y los primeros instantes del duelo ante Brasil le funcionó. Pero cuando Brasil quiso apareció Brasil.

Vela se llevó en un par de ocasiones a Fagner, pero lo más que consiguió fue un tiro de esquina. De esa jugada se derivó un intento de remate de Chicharito en el que el delantero chocó con el portero. Nada pasó.

México dibujó una buena jugada, llena de varios pases. Primero entre Carlos Vela y Chicharito, luego con Guardado y al final, lo que inició por la banda izquierda llegó a la derecha con Hirving Lozano, quien en un descuido perdió el balón.

El cuadro azteca comenzó a tocar el esférico de un lado para el otro. Quería el dominio, y por instantes lo conseguía. Sin embargo, siempre se encontraron con una pared amarilla, que frenaba hasta el más hábil intento.

De las mejores jugadas de México en la primera mitad, estuvo en la que Javier Hernández mandó centro al área , pero el Chucky no llegó a cerrar.

En un instante, el Tri cedió un tiro de equina, corría el minuto 17, Juan Carlos Osorio lo lamentó, sabía que esos descuidos pudieron haberle costado caro Para su buena fortuna, Rafael Márquez cortó el centro.

De nueva cuenta se alzó la mano. Vela recorrió varios metros en la parcela izquierda para mandarle la bola a Lozano, éste no logró hacer daño gracias a la intervención de Thiago Silva.

Vela generaba peligro constantemente. En una de tantas, apareció Herrera en una buena posición para rematar. El tiro fue suave y se estrelló entre la marabunta brasileña.

Cuando los de Osorio soltaron la rienda, la verdea amarelha lució con todo el prestigio que lleva acuestas con un tiro de Neymar que rechazó Ochoa, y luego una serie de rebotes en el área terminaron con un muy desviado tiro de Coutinho.

Edson Álvarez estaba bien plantado en su zona. Cuando se encontró con Neymar, barrió de excelente manera. Hasta esos minutos se había comportado a la altura en una especie de reivindicación con él mismo.

Y entonces, los de amarrillo comenzaron a hacer lo que mejor saben, tomar el balón . La mayoría de sus llegadas fueron por izquierda. Entre las de mayor peligro estuvo una de Coutinho. Por supuesto, cuando Neymar cobró un tiro de castigo también se pararon los miles de brasileños que estaban en el Samara Arena, mismos que luego lamentaron que la bola saliera tan desviada.

Entre las pocas llegadas por izquierda de los brasileños estuvo una en la que Willian llegó se acercó al área mexicana y sacó un tiro por el que Guillermo Ochoa tuvo que recostarse.

El conjunto de verde sacaba la bola como podía. Como por ejemplo cuando Salcedo sacó la pelota de su zona, pero hubo otro remate de los brasileños a la puerta, y Memo metió un manotazo, y al quedar vivo el esférico, Gabriel Jesús contraremató. Para la buena fortuna de los de Osorio, Hugo Ayala logró rechazar de nueva cuenta.

En los minutos finales del primer tiempo, Lozano volvió a brillar. Con dribles, con jugadas a toda velocidad. Lo único malo es que no encontró la vía para disparar a placer. Estuvo bien marcado.

El segundo tiempo arranco con un Brasil que siguió la misma línea. Y la muestra fue un disparo de Coutinho que rechazó Ochoa. En su respuesta, los mexicanos armaron un contragolpe en el que Jesús Gallardo se enfiló a la portería rival, y eligió el disparo (errado) en lugar de pasársela al Chicharito que entraba en buena posición.

Brasil había sido mejor, pese a la resistencia mexicanoa. AL 51’ lo reflejó en el marcador con una gran jugada entre Willian y Neymar. El gol lo firma Ney,quien tuvo que barrerse para meter el balón en la puerta de Ochoa.

México se resistía a Morir. Para ese segundo tiempo el entrenador Juan Carlos Osorio ya había hecho modificaciones. Entró Miguel Layún para ocupar la lateral derecha, y Edson Álvarez pasó a la contención en el lugar que dejó Rafael Márquez.

Ochoa tapó varios disparos. El portero se lucía con los desvíos, pero la presión era fuerte, porque Brasil no cedía terreno. Cuando podía México atacaba, y lo hacía bien, pero le faltaba precisión en las últimas jugadas.

Un tiro de media distancia de Carlos Vela pasó muy cerca del arco brasileño, y ello despertó el grito de ¿Sí se puede, sí se puede!” en la tribuna.

El Tri no bajaba las manos, pero la Canarinha tampoco se dejaba. Ochoa le tapó otro tiro a Coutinho. Cuando tocó su turno Neymar falló. Ese era el ir y venir en el partido.

Osorio ya había hecho sus tres cambios, pues también había ingresado Jonathan dos Santos y Raúl Jiménez.

Los mexicanos transitaron de un lado a otro el esférico en los últimos diez minutos, pero no lograron mover la tan sólida defensa brasileña. Y en cambio, al 88’, Firmino destrozó la esperanza mexicana al sentenciar el 2-0, tras un pase de Willian. Aún así, México no dejó de buscar el gol. No tuvo éxito.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.