• Regístrate
Estás leyendo: Romano, un ‘salado’ para rescatar al Atlas
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 10:49 Hoy

Romano, un ‘salado’ para rescatar al Atlas

Rubén Omar se convirtió en el relevo de José Guadalupe Cruz al frente del urgido cuadro rojinegro; sus últimos antecedentes no lo respaldan del todo

Publicidad
Publicidad

La Afición

Atlas no tiene margen de error, debe cambiar el rumbo en este inicio de torneo antes de que éste se haga añejo y que, además de no poder pelear por una posible liguilla, tengan que sacar la calculadora y hacer cuentas para no emigrar al Ascenso MX.

Para ello, el conjunto tapatío decidió correr al técnico José Guadalupe Cruz, poner de interino a Gerardo Espinoza y sustituirlo con el entrenador Rubén Omar Romano, quien llevaba poco más de dos años sin actividad en el futbol mexicano.

Rubén es un viejo conocido del balompié nacional, donde jugó en ocho clubes diferentes antes de su retiro para volverse director técnico, carrera que inició bajo el mando de los Toros del Celaya.

A partir de su primera campaña como estratega, Romano comenzó una historia de éxitos y fracasos, destacando que los tropiezos han sido mayoría y, en ocasiones, parecería víctima de alguna maldición.

El nacido en Argentina es poseedor del récord de un entrenador con más partidos sin conocer la victoria, llegando a 21 duelos con puro empate o derrota.

El descenso, tema puntual en la agenda del Atlas, no ha sido su fuerte últimamente, pues a pesar de que en sus inicios logró rescatar al Celaya, en 2014 dejó al Puebla a un paso de perder la categoría.

Suponiendo que revolucionara a los rojinegros y lograra llevarlos a los primeros puestos del campeonato, avanzado incluso a la liguilla y posteriormente a una Gran Final, Romano y el propio club tendrían que pelear contra sus respectivos fantasmas, pues en el caso del técnico, ya logró disputar esta instancia en cuatro ocasiones; en todas fracasó.

¿Por qué hablar de un técnico 'salado'? Si bien es cierto que no cualquiera puede llegar a una Final, tal y como Rubén lo hizo con Santos y Morelia, la probabilidad de no ganar, al menos una, es mínima, pero que además caigas en dos ocasiones contra el mismo rival, habla de un destino caprichoso ensañado con el técnico.

Antes de confirmarse su tercera etapa al frente de los rojinegros, el timonel de 59 años probó suerte en la frontera, donde fue anunciado como líder de los Xolos de Tijuana con quien ni siquiera concluyó un semestre debido a los malos resultados del club.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.