• Regístrate
Estás leyendo: Rafael Nadal, de vuelta en Acapulco
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 23:49 Hoy

Rafael Nadal, de vuelta en Acapulco

El español es la figura a seguir en la edición 25 del Abierto Mexicano de Tenis, que ha ganado en dos ocasiones; reconoció que el triunfo del 2013 lo lleva “en el corazón”

Publicidad
Publicidad

El hijo pródigo del torneo está de regreso. El español Rafael Nadal, que ganó su tercer título como profesional en Acapulco hace 13 años y luego fue el encargado de coronarse en la última edición del Abierto Mexicano de Tenis en arcilla, sufrió hace 12 meses su primera derrota en el Puerto, en la final contra el estadunidense Sam Querrey, pero está de vuelta en el país.

Ya sin el número uno del mundo, que perdió a manos del suizo Roger Federer el lunes pasado, Rafa es la estrella una vez más del certamen nacional, que cumple 25 años y al que llegó con varios días de anticipación para entrenar y prepararse a fondo.

“De Acapulco tengo muchos recuerdos y la mayoría muy buenos, en el 2005 fue mi primer ATP 500, pero para mí el 2013 tuvo un valor más especial que cualquier otro, porque venía de muchos meses sin competir al nivel que me motivaba, llegué con muchos problemas y ganar fue un punto de partida importante, esa edición del 2013 está en mi corazón”, señaló en conferencia de prensa, antes de hacer un entrenamiento con niños.

El de Manacor, quien era el segundo sembrado el año pasado (Novak Djokovic era el 1), cuando perdió ante Querrey, será el máximo favorito, al arribar como el número dos del mundo, en un torneo que cuenta con otros cinco integrantes del Top 10; sin embargo, esa condición no le quita el sueño.

“No me lo planteo de esa manera, no tengo esa presión, vengo a dar mi máximo y después a veces sale bien o en otras sale mal, uno como tenista está preparado para las dos cosas y a estas alturas la presión no es la de ser el número uno del torneo, sino la de hacer las cosas bien”, señaló.

Su primera prueba en el certamen no será sencilla, ya que enfrentará a su compatriota y amigo Feliciano López, contra el que tiene marca de 9-4, aunque ha perdido las últimas dos ocasiones, la más reciente en Cincinnati 2015, sobre ese enfrentamiento solo bromeó que no habrá nada más que la victoria en juego, porque “apostar está prohibido en el tenis”.

SOLO POR DISFRUTAR

Después de un 2017 que cerró a la cabeza del ranking de la ATP, Rafa se retiró en el Abierto de Australia en el duelo de cuartos de final ante el croata Marin Cilic por una lesión en el muslo derecho, lo que hizo recordar el 2016, cuando los problemas físicos afectaron su temporada, pero el ibérico se dijo al 100 por ciento y feliz por permanecer en el deporte.

“He luchado más contra los rivales que contra mi cuerpo, es parte de mi vida, intentamos aceptar las adversidades; hace tiempo que disfruto del tenis, solo que hay momentos en el que esa sensación es mayor y a veces menor, es positivo cuando tengo la idea de ser suficientemente competitivo”, explicó,.

El título de Federer en Australia y su posterior coronación en Rotterdam, provocaron que le arrebatara el número uno de la ATP a Nadal, aunque aseguró que a estas alturas de sus carreras, encabezar la clasificación no es motivo de disputa.

“Ni él ni yo peleamos por ser el número uno, las situaciones nos han llevado a que yo terminara como primero el 2017, ahora él ocupa esa posición, pero nos encontramos en ello porque hemos ganado muchos partidos en los últimos meses”.

En ese sentido, recordó que está en Acapulco porque es uno de sus torneos favoritos y no por recuperar los puntos que Roger ganó en Holanda, ya que el suizo no disputará algún certamen en esta semana.

“Juego este torneo porque me gusta y me ilusiona hacerlo, no hay una estrategia hasta ahora, a estas alturas de mi carrera lo que busco es ser feliz y compito en las semanas que me provocan esa sanción, esté número uno o cinco del ranking, solo dependerá de cómo juego en cada certamen”.

Lo único que provocó que Nadal endureciera el rostro durante la conferencia de prensa fue el hablar sobre su ex entrenador y tío, Toni, quien lo dejó para esta temporada, después de ser su coach toda la vida, ya que aseguró que en cada parada le preguntan por él, que prefirió quedarse en la Academia que ambos tienen en Mallorca.

“Mi vida no ha cambiado mucho, la forma de trabajar con Carlos (Moyá) y Francis (Roig) es distinta, pero ya estuve haciéndolo de esa manera algunas semanas del año pasado, Toni es una persona muy importante en mi carrera, la más, pero no puedo hablar cada semana de él, no le puedo agradecer lo suficiente; es otra etapa y no podemos hablar del pasado”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.