• Regístrate
Estás leyendo: Patriotas de Nueva Inglaterra, el examen final para Filadelfia
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 18:31 Hoy

Patriotas de Nueva Inglaterra, el examen final para Filadelfia

Aunque en cada encuentro la ejecución es la base del éxito, la diferencia estará en las decisiones que se tome Doug Pederson, coach de los Eagles, fuera del campo

Publicidad
Publicidad

Miguel Boada Nájera

El plan de juego ya está definido. Tuvieron dos semanas para pulir la ejecución de sus jugadas. Ya saben qué rol tendrá cada jugador. Además de que conocen perfectamente la personalidad del equipo, el último juego del año tiene la peculiaridad de que todo lo que en él se haga, se magnifica, y es ahí en donde las decisiones que se tomen marcarán el destino del juego, y son las que determinarán al campeón de la NFL.

Y cuando nos referimos a las decisiones, estás van más allá de la jugada que se mandó o a la ejecución que tengan los jugadores dentro del emparrillado, aquí se marcan diferencias en pequeños grandes detalles.

"No solo son las X y Y, como si se tratará de un duelo de ajedrez, aquí se va a puntos más específicos como los aspectos situacionales", dijo Doug Pederson, entrenador en jefe de las Águilas de Filadelfia. "Lo que decidamos hacer en cuartas oportunidades, el manejo de los tiempos fuera, el tratar de anticipar situaciones para poner al equipo en la mejor situación, ese es el verdadero reto que tenemos".

Y aunque en el papel son dos conjuntos parejos, es en esos detalles Patriotas sí tiene una ventaja en el tema de la experiencia basados en los Super Bowls en los que ha estado, en donde ha enfrentado momentos de decisión que Pederson, sus coaches y jugadores no han experimentado en un ambiente y en un juego que es muy distinto en todos los aspectos.

El conjunto de Nueva Inglaterra tiene un roster que acumula 404 juegos de playoffs, mientras que la cuenta de Filadelfia llega a 164, y la diferencia que existe de 240 juegos es la más grande que se ha dado entre los equipos que se enfrentan en el Super Bowl. Esa diferencia los hace estar preparados de maneras muy distintas.

Patriotas tiene la ventaja de que sabe lo que va a enfrentar más allá del juego. Para ese aspecto no requirieron una preparación especial, mientras que las Águilas sí lo requirieron.

El tiempo de duración de las pausas comerciales y del medio tiempo, por ejemplo, son dos aspectos que las Águilas van a tener que enfrentar sin tener una experiencia previa: tres minutos de espera en el campo cuando se están transmitiendo comerciales en la televisión (cuando normalmente son dos) y tener que estar media hora (en vez de los rutinarios 15 minutos) en el vestidor el medio tiempo.

Ante eso, el equipo se puso en la mejor posición para conocer lo que vivirá esta tarde, y en una de sus prácticas de la semana, decidieron sentir la experiencia de estar fuera del campo por todo ese tiempo. El equipo volvió al campo para seguir entrenando pero la práctica no tuvo la misma intensidad.

"Era importante que los jugadores tuvieran en su mente cuánto tiempo era", dijo Pedersen. "Normalmente son 13 o 14 minutos y con el doble del tiempo, sus cuerpos se pueden enfriar, así que esperaba que mentalmente supieran lo que venía para que estuvieran concentrados. Y eso también le sirve a los coaches, para saber qué hacer para que sus jugadores estén listos para esos momentos que vamos a tener el domingo".

¿Qué tan importante es eso? En el Super Bowl anterior, la ofensiva de los Halcones de Atlanta estuvo más de una hora fuera del campo entre la última vez que tuvo el balón en el segundo cuarto y la siguiente, al abrir el tercero, contando la pausa del medio tiempo. Esos pequeños detalles son los que pueden dirigir el juego hacia un solo lado.

Y a esa experiencia y consciencia de lo que van a enfrentar este domingo, se le suma las características del equipo. El coach Pederson es reconocido como un entrenador que gusta de mandar jugadas agresivas y creativas. Así, en el Ronda Divisional frente a Atlanta, su plan de juego estuvo enfocado en pases rápidos y efectivos mientras que en el duelo contra Minnesota le dio luz verde a Nick Foles para mandar pases largos.

Y ahí va un aspecto más detallado sobre los puntos que pueden marcar el desarrollo del encuentro en el tema de momentos situacionales: las conversiones de tercera y cuarta.

¿Qué tan efectivos son para mantener vivas las ofensivas cuando llegan a tercera y qué tanto se arriesgan jugándosela en cuarta?

La ofensiva de las Águilas tuvo un porcentaje de efectividad del 41 por ciento en tercera, mientras Nueva Inglaterra presume un 40.6. Prácticamente iguales. Al llegar al tema de cuarta oportunidad, Pedersen demuestras que le gusta arriesgarse, ya que en la temporada se la jugaron 26 veces, consiguiendo 17 ocasiones el primero y diez, el mejor de la NFL. ¿Qué pasó con Nueva Inglaterra? Fue un poco más conservador, jugándosela solo 13 veces, siendo efectivo ocho ocasiones.

Con el juego en la línea o buscando que la serie ofensiva siga, tomar la decisión de jugársela en cuarta o no llevará el duelo a un rumbo o a otro. Y saber cuándo tomar esa decisión es el gran reto para ambos.

"La experiencia cuenta pero todo es diferente y cambia cada año. Los equipos son diferentes, los duelos son distintos y el camino que tomamos para llegar hasta acá no es igual", mencionó Belichick en una de sus apariciones esta semana. "Cada duelo es único y la preparación siempre es distinta".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.