• Regístrate
Estás leyendo: Oreja benévola a Garrido por su entrega
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 03:36 Hoy

Oreja benévola a Garrido por su entrega

Sólo se salvó de la quema el de Badajoz. El confirmante Sánchez Ignacio dejaron el corazón en el hotel y se quedaron a merced del comportamiento de sus toros. Los dos mostraron poca garra y afición

Publicidad
Publicidad

Octavio X. Lagunes

10ªCorrida de Temporada de la llamada temporada grande.

Ganado poco propicio para los de a pie. Tarde nublada y muy fría La empresa anunció un cartel que convocó poco público. Confirmación de alternativa de Diego Sánchez, torero de dinastía pues es hijo de Luis Fernando Sánchez. De padrino fungió el capitalino Ignacio Garibay; de testigo el hispano de Badajoz, José Garrido José Garrido.

Toros de Arroyo Zarco criados en el Rancho El Charrascal en el Estado de México por Don Fernando Pérez Salazar. Corrida muy dispareja de en presencia y comportamiento. Muy poco picada. Solo funcionaron el que abrió plaza y el primero de Garrido lo demás se rajó o se frenó al embestir.

Mal ganado del ganado encaste San Mateo. 1º muy bajito, bueno y obediente 2º se rajó 3º noble, bizco del izquierdo 4º embestía muy corto 5º rajado 6º se quedaba corto.

Abrió plaza el confirmante hidrocálido Diego Sánchez, hijo de Luis Fernando , hoy debutó de matador. El toro de alternativa se llamó "Brillante", en honor del matador Alfredo Gómez apodado con ese mote. Ataviado de un vestido malva y oro quien padeció una cuadrilla de subalternos que no solo le dieron vergüenza sino hasta pena ajena. Con el de la confirmación dejó el toro que lo hubiese dado la oportunidad de hasta cortar una oreja pero no pudo ni entendió al toro.

El padrino, el veterano Ignacio Garibay ataviado de plomo y oro, no tuvo una buena tarde en esta 2018 quien se vio aceptable con la capa, sin embargo no terminó por acomodarse con la muleta ante un toro que parecía que merecía mejor suerte. Con una técnica de poco ajuste. Mató con algunas complicaciones y se retiró en silencio. Su porra pidió una oreja justamente negada por el Juez. Con su segundo estuvo deslucido y fatal con el estoque. No se cruzó ni se acomodó. Mató en la segunda oportunidad de un pinchazo y un espadazo que atravesó al toro. Se retiró en silencio y hasta el escaso público le exigió que se arrimara más. Mal por el público pero habrá que pensar que en los toros como en muchos espectáculos. El que paga manda. Definitivamente no fue su tarde.

Buena actuación de Garrido y sus compañeros tuvieron una gris tarde.

La semana que entra mejorará la entrada para ver toros de La Joya, de encaste español para Diego Silveti, Andrés Roca Rey y Luis David Adame.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.