• Regístrate
Estás leyendo: Oreja a Luis David
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 21:21 Hoy

Oreja a Luis David

El hidrocálido fue el único que pudo tocar pelo, Diego Silveti y Andrés Roca Rey no lo pudieron hacer a pesar de que regalaron un toro cada uno de ellos. Sin embargo el que dejó huella fue Roca Rey por su sitio y valor. Ganado con edad, peso, cara

Publicidad
Publicidad

Octavio X. Lagunes

11ª de Temporada. Grande. Agradable tarde de invierno con algo de viento. Mejoró la entrada ya que el cartel tenía variedad, gusto y afición. Se lidiaron los siete toros variopintos poblanos del encaste Parladé en México, muy bien criados, por el finado Don Pepe González y actualmente manejada por sus hijos. El 7° de regalo provino de Xajay criado en Tequisquiapan por Xavier Sordo. 1°. Bueno por ambos lados se acabó pronto. 2° Noble que se quedaba a medio pase. 3° Noble duramente castigado. 4º Noble, débil sin transmisión 5° El lunar. Se vencía al final de los muletazos. 6° Noble con poca transmisión. 7° Complicado 8°. Noble y fijo.

Los tres toreros vestidos de la aguja. Abrió plaza el de Guanajuato, Diego Silveti, elegantemente vestido de blanco y plata con un moño de luto por la recién muerte de su abuelo. Pegó unas meritorias gaoneras. Con la muleta realizó una faena por ambos lados a un toro noble y fijo que tenía poca pila. Cerró su faena con ajustados pases por alto. Mató de un penoso bajonazo que fue duramente pitado. Se retiró entre división. Con el cuarto, pegó un quite por saltilleras no muy afortunado. Con la sarga estuvo voluntarioso, pegó infinidad de muletazos sin transmisión. Entera trasera suficiente. Escuchó algunas palmas. Regaló uno de Xajay que no se prestó en nada para el lucimiento. Con este toro fue efectivo al matar. Se retiró en silencio.

El peruano Andrés Roca Rey, vestido de tabaco y oro mostró oficio y seguridad de pies. Exprimió mucho a su primer toro, logró muletazos de mucho mérito. Al final de la lidia algunos lo criticaron de encimista, sin embargo se jugó el pellejo ante el toro metiéndose entre los pitones. Mató de media caída que tardó un poco en hacer efecto. Escuchó algunas palmas. Ante su segundo, que fue extraordinariamente bien picado. El toro se puso por delante y le tiraba unos espantosos derrotes. No valía la pena arriesgar más ante un marrajo. Mató de media delantera que fue suficiente. Ante el que finalmente cerró plaza de regalo, Andrés fue empitonado por tratar de cambiar al toro por la espalda. Se levantó y ligo buenas series de derechazos y naturales, aunque el toro se le frenaba haciendo alarde de su valor. Cerró con una serie de pases sin estoque. Pinchó arriba en dos ocasiones antes de matar.

El hidrocálido Luis David Adame vestido de coral y oro dejó que su picador se diera vuelo con la vara y se hizo el desentendido. Con la capa quizá lucirse pero no lo logró. De muleta lo vimos desangelado en una faena de muchos muletazos y poca transmisión y razonables reclamos de la afición. Mató de tres pinchazos antes de que doblara el toro. Se retiró entre la indiferencia popular. Con el que debía haber cerrado plaza, Luis David se equivocó al iniciar y fue feamente lanzado al aire, afortunadamente sin consecuencias. Se repuso e hizo una faena muy al estilo Adamista, llegándole mucho a la gente. Mató de entera y usó con efecto la espada de descabello para cortar una oreja.

Quedó demostrado que la sangre Parladé criada en México funciona, no se comen a nadie. Todo contrario la corrida resultó noble y con casta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.