• Regístrate
Estás leyendo: Necaxa rescata empate y extienden la crisis de Pumas
Comparte esta noticia
Martes , 21.08.2018 / 10:20 Hoy

Necaxa rescata empate y extienden la crisis de Pumas

Los Rayos dividieron puntos en el Estadio Olímpico Universitario; ningún equipo pudo entrar a zona de liguilla en esta jornada

Publicidad
Publicidad

Pumas no encuentra no el camino a seguir. En los últimos siete encuentros de Liga, han sumado tres empates, situación que les complica todas las aspiraciones posibles para aspirar a la Liguilla, aunque aún así, la cuota que registraron al comienzo del torneo (14 puntos), les ayuda a, escuetamente, seguir dependiendo de ellos para estar en la fase final. Este domingo, ante Necaxa, los felinos comenzaron ganando, pero los Rayos fueron asumiendo riesgos y empataron el encuentro sin mayores dificultades.

Apenas habían transcurrido los primeros dos minutos de juego, cuando, en dos intentos en tiros de esquina, Pumas ya había dado avisos de que su intención era adelantarse lo antes posible en el marcador. Primero Nicolás Castillo y después Luis Fuentes, había recogido un balón a expensas, a pocos metros del arco de Marcelo Barovero y habían disparado, pero sin fortuna ni puntería. Aunque sí, el gol caería muy pronto y a favor de Universidad Nacional, que pese a los dos fallos iniciales, no se desanimó. Pablo Barrera desbordó por derecha al 6’, y centró buscando a un socio en el área enemiga, ahí apareció un cabezazo de Jesús Gallardo, para estrenar el marcador.

Parecía que las dos semanas de asueto, sin futbol, le habían sentado de gran manera a los dirigidos por David Patiño, que se veían más sueltos, seguros, jugando a uno o dos toques y tratando de profundizar en cualquier embate. Pero la iniciativa de los felinos se extinguiría poco a poco. Rebasado el minuto 20, era Necaxa el real protagonista en ofensiva. Dieter Villalpando por el centro y Roberto Alvarado refugiado en la banda derecha, causaban estragos para la zaga de casa, que sufría con barridas temerarias y manos a manos para erradicar todo peligro. Los Rayos no tuvieron un clara, pero parecían tener mayores argumentos en zona de definición.

El cierre del primer tiempo fue un vendaval necaxista, una constante de ataques de los rojiblancos y la presión de los universitarios en cada espacio. Sin embargo, al 43’, Pablo Barrera tomó la pelota delante de la media cancha, se quitó a tres rivales por velocidad y potencia y llegó a los linderos del área de Marcelo Barovero y disparó, para que el cancerbero argentino desviara a mano cambiada; Nicolás Castillo tomó de rebote el rechazo y de igual forma intentó como venía la pelota, para exigir una vez más al guardameta. Fue la pincelada más clara de Universidad Nacional desde el gol y el cierre del compromiso.

Habían transcurrido apenas tres minutos del complemento, cuando Luis Quintana se barrió en los límites del área de Pumas sobre Carlos González, que ya se enfilaba prácticamente solo para fusilar a Saldívar. Jorge Antonio Pérez, el árbitro, no dudó en marcar el tiro libre y sacar la tarjeta roja para el defensor universitario. Necaxa había vuelto a ser ese equipo ligero, de combinaciones rápidas y transiciones letales entre sus líneas. Los del estadio Olímpico habían iniciado con un duro golpe anímico. Ignacio Ambriz no desperdiciaría el momento y le dio ingreso a Martín Barragán, para sumar más elementos al ataque. Los felinos requerían también de un revulsivo.

Y vaya que el movimiento funcionó. Roberto Alvarado rebasó la línea del medio campo, levantó la vista y encontró bien posicionado a Barragán, que se incrustó a la espalda de Arribas y venció en velocidad a Alan Mozo. El delantero mexicano cabeceó con fuerza la pelota y le cambió la dirección, para imponerse a Alfredo Saldívar y lograr el empate. Volvían los fantasmas, la incertidumbre y esas fallas constantes en la tenencia de la pelota para Universidad Nacional. David Patiño respondió con los ingresos de Abraham González y Matías Alustiza, con la intención de refrescar posiciones, de ganar metros, pese a la minoría en la cancha.

A pesar de intentarlo, Pumas no encontró la fórmula idónea para incrementar el marcador. Universidad Nacional volvió a empatar en casa, no ganan en Liga desde inicios de febrero (el nueve), cuando se impusieron al Morelia y su boleto a la Liguilla se mantiene en suspenso. Con 17 unidades, los del Pedregal se ubican en el noveno puesto, con posibilidades de colarse a la fase final, pero con un complejo calendario de por medio, que incluye visitas a Monterrey y Torreón. Su necesidad es ahora de nueve puntos. Todo es posible, pero la tendencia sigue siendo a la baja, sin gran sincronía positiva en su juego.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.