• Regístrate
Estás leyendo: La mecánica, como la medicina, está en constante evolución
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 00:10 Hoy

La mecánica, como la medicina, está en constante evolución

Debes de tener un poco de conocimiento, por lo menos básico, en el inglés, por ejemplo, para los vehículos con las interfaces, los scanners, que actualmente todo es en inglés, tienes que saber diagnosticar, conocer el sistema y el idioma, explica Mal
Publicidad
Publicidad
Ajax
Amsterdam
16 de Diciembre
Frosinone
Frosinone
16 de Diciembre
ACF Fiorentina
Firenze
16 de Diciembre
ACF Fiorentina
Firenze
16 de Diciembre
Spal
Ferrara
16 de Diciembre
Bologna FC
Bologna
16 de Diciembre
Atalanta Calcio
Bergamo
16 de Diciembre
AS Roma
Roma
16 de Diciembre

Samuel Maldonado Praxedis reconoce que se hizo mecánico por gusto y necesidad, pero ahora dice que ama a su profesión, ya que lo obliga a estar en constante preparación. Además de que por la renovación de los automotores, requiere conocimientos en inglés y computación.

“Debes de tener un poco de conocimiento, por lo menos básico, en el inglés. Por ejemplo, para los vehículos con las interfaces, los scanners, que actualmente todo es en inglés, tienes que saber diagnosticar. Conocer el sistema y el idioma”.

De igual forma, abunda, también se necesita del manejo de las computadoras. “(Porque) Tienes que descargar los software y los flowers para poder activar tus scanners”.

El propietario de SM Racing augura que por este constante cambio y actualización, el futuro de los autos son los híbridos, pero explica que tiene que estar preparado para recibir el cambio.

Apunta que a partir de 2025 en varios países de Europa, entre ellos Noruega, Francia y España, dejarán de producirse vehículos que funcionen con combustibles fósiles e impulsarán la fabricación de vehículos autónomos e inteligentes.

“Una forma contaminante de movilidad que no dejaba respirar a la Tierra. Por eso ya no emplearán gasolina sino que tienen que ser eléctricos. Los híbridos están compuestos ya sea por un motor a gasolina, diesel y un eléctrico o los cuatro eléctricos en las ruedas”.

Rechaza que esta evolución les afecte a las personas que se emplean en los talleres mecánicos. “No, no. Tienes que actualizarse para poder atender ese tipo de vehículos, el ser humano siempre necesita un vehículo automotor, ya sea eléctrico, de gasolina, híbrido o solar siempre va a haber parque vehicular y va a haber autos descompuestos, no son eternos. Entonces tienes que actualizarte para poder llegarle a ese tipo de unidades y trabajarlas”.

Sobre sus inicios cuenta que lleva 16 años en la mecánica. “Empecé a trabajar como chalán en Grupo Peregrina, en Pontiac”.

Después subió a mecánico. Fue el primer mecánico en Puebla de Pontiac Fiat cuando era la filial, luego se pasó a Cadillac. Posteriormente se independizó y también laboró como piloto de pruebas para la empresa Volkswagen.

Presume que en su familia hay abogados, maestras, una ginecóloga, una chef “y el único que repara los vehículos soy yo”.

Su experiencia y la práctica en la mecánica le confirmaron que como en la vida “nunca vas a dejar de aprender. Siempre sale algo nuevo, alguna tecnología nueva. Hay nuevos equipos de diagnóstico, que les llaman scanners. Los equipos actualmente tienen diferentes tipos de comunicaciones en los vehículos. El conector del vehículo se le llama DLS (Data Link Connector o Conector de Enlace de Datos o Conector de Diagnosis, que es un conector de 16 pines estandarizado entre los equipos de diagnosis y los fabricantes de automóviles). Por ahí checas qué módulos están fallando, qué sensores están fallando, si los cilindros o los inyectores tienen un problema, con eso buscamos la solución”.

Asegura que en este periodo laboral han evolucionado a la par la mecánica y los automotores, “y cambiado muchísimo. Por ejemplo, empezaron con la tecnología electrónica en los vehículos implementando el OBD (El sistema OBD es la abreviatura de On Board Diagnostics —Diagnóstico de a bordo—. Se trata de un sistema que verifica todos los sensores del vehículo y que desde los años 80 ha ayudado a los talleres en el diagnóstico de averías), después fue el OBD 2 y ahora está el Can Bus (Robert Bosch, en el año 1986, lanzó al mercado el primer protocolo de comunicación Can Bus —Controlador de red local—, con el que las unidades de mando están interconectadas, siendo Intel y Philips las compañías encargadas de construir los primeros controladores)”.

Agrega: “La comunicación ya es muy diferente en los vehículos. Antes los vehículos, los viejos, hablando de los ochentas, no traían sensores en los carros, por decir, de uso utilitario, ya en deportivos o de lujo, ya venían con muchos sensores. Actualmente todos los vehículos trabajan con sensores, ya no existe el carburador, el distribuidor, ahora son bobinas independientes, antes eran módulos DIS (Direct Ignition System, también llamado sistema de encendido sin distribuidor Distributorless Ignition System, que se diferencia del sistema de encendido tradicional en suprimir el distribuidor, con esto se consigue eliminar los elementos mecánicos, siempre propensos a sufrir desgastes y averías). Todo ha cambiado. Ha cambiado muchísimo la tecnología”.

Añade que la mecánica es como la medicina, “todo va evolucionando, van sacando equipos nuevos, autos nuevos y tienes que irte actualizando, tienes que irle leyendo, buscando información y teniendo manuales es cómo puedes trabajar los vehículos”.

Cuenta que por la constante renovación de la mecánica, participa en cursos de actualización en línea. “Está autoexacta, los que te da Michel, todos esos cursos”.

Manifiesta que toda esta evolución e incorporación de la tecnología ha aportado una gran mejoría en las unidades.

“Por ejemplo, en los frenos tenemos sensores ABS (del alemán Antiblockiersystem, es un sistema de frenado que evita que las ruedas se bloqueen y patinen al frenar, con lo que el vehículo no solamente decelera de manera óptima, sino que permanece estable y direccionable durante la frenada, por lo que podemos girar mientras frenamos), que te detecta la velocidad de cada rueda y te lo hace más funcional, más seguro”.

Abunda: “Ya los carros nuevos tienen muchísima tecnología de frenado, seguridad, bolsas de aire, tiene muchísimas cosas, desde la carrocería cómo están trabajadas, son más ligeras y a la vez más resistentes a un impacto, se desbarata el vehículo al frente pero el habitáculo (de seguridad, también conocido como “espacio de supervivencia”, es el módulo central del automóvil en el que viajan el conductor y los ocupantes) queda aparentemente intacto y antes el vehículo chocabas y no se desbarataba, pero tú te lastimabas”.

Rememora que sus primeros maestros fueron sus compañeros del grupo Peregrina. “Uno se llama Antonio, otro que se llama Óscar, que actualmente tienen sus talleres. Con ellos fue que aprendí, fui su chalán y de ahí empecé a seguirle. Tengo la facilidad que con una vez que vea se me queda”.

Menciona que él a su vez también se ha dado a la tarea de compartir sus conocimientos. “En este caso —señala con el dedo a uno de sus trabajadores— a Saúl, le enseñamos para que no se cometan los errores. Sí hemos tenido uno que otro detallito, en las abrazaderas, tornillos y grapas, pero algo normal, algo sencillo, no algo tan significativo”.

Entre risas reconoce que desconoce hasta dónde van a evolucionar los automóviles. “No sé, puede que saquen los voladores y eso ya existen”.

Da a conocer que por fortuna en su paso laboral por la empresa Volkswagen adquirió conocimientos de los automotores híbridos, ya que le dieron varios cursos en la armadora de origen alemana.

“De General Motors también tengo muchos cursos tanto de híbridos como de transmisiones, de tipos de motores, de electrónica, de comunicaciones, del Can Bus, de todo eso tengo cursos”.

Respecto a los actuales automotores señala que muchos por su diseño no son cómodos para repararlos, pero “son sencillos. Tienen sus labores de trabajo cada uno, cada marca. Por ejemplo, hay marcas que tienen infinidad de arneses o muy poco espacio para meter mano, estamos hablando de Volkswagen, Audi. En contraparte, los Ford son muy espaciosos, Chrysler en las camionetas. En los coches, las PT Cruiser que salieron en el 2002 o 2003, por ahí, pues había muy poco espacio para cambiar la banda de distribución, esos vehículos sí costaban más trabajo, tienes que hacer más labor de trabajo, pero todos tienen su tiempo de trabajo”.

Sin tomar tiempo para pensar, responde rápido que para él, el mejor carro son los que fabrica la marca Audi.

“Me gustan mucho los alemanes. Tienen buena tecnología, son autos rápidos, no son muy gastalones de combustible. Hay mucha gente que dice que quiere un carro rápido, pero que no gaste gasolina, eso no existe. Eso sí no existe. Ahora los vehículos son muy diferentes, los motores, son TSI y TFSI (Turbo-Charged Fuel Stratified Injection, que es la denominación que le otorgan a los motores de gasolina que cuentan con inyección directa y doble sobrealimentación proporcionada por un turbocompresor y un compresor que dan como resultado una potencia más homogénea), los Turbos o los Twin Turbo, los Twin Charger. Hay muchas formas de aumentar la potencia y ya vienen así de fábrica y cuando tú lo quieres hacer corres el riesgo de romper el motor, pero siempre te van a gastar más gasolina. Entonces hay vehículos muy buenos, muy rápidos, potentes, los alemanes”.

En tanto, indica que la marca que menos lo convence es Nissan porque para él son carros desechables, “lo vemos con el Tsuru, cuántos accidentes han provocado, cuántas muertes, es un carro que ya lo dejaron de fabricar y todavía lo siguen vendiendo para taxi, son carros que son inseguros. Son muy, muy inseguros. Está el Aveo, de Chevrolet, que también es un carro muy inseguro y mucha gente lo usa para Uber, por el simple hecho de que tuviera bolsas de aire ya pasaba como un carro seguro, pero no es seguro su habitáculo”.

Respecto a su taller informa que lleva por nombre SM Racing y que está ubicado en la calle Valle Nacional 6830, colonia Del Valle.

“Atendemos cualquier tipo de automóvil, flotilla. Le trabajamos al gobierno y atendemos cualquier tipo de flotillas”.

Agrega: “Tenemos scanners originales, scanners multimarcas y los genéricos. Tenemos para Volkswagen, Audi, Seat, Chevrolet, Cadillac, BMW, Dodge y Jeep scanners originales y tenemos multimarca, en el caso de los Mercedes, no sé Nissan, Hyunday, Kia”.

Finalmente, dice que ese constante cambio le orilla a invertir en su negocio: “Tienes que invertirle, en eso también tienes que invertirle dinero para las herramientas de mano y herramienta especializada. Para todo tienes que invertirle, inyectarle un poco de dinero”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.