• Regístrate
Estás leyendo: Patricia Castañeda inculca grandeza
Comparte esta noticia

Patricia Castañeda inculca grandeza

La nadadora ha visitado el podio en múltiples competencias, y ahora transmite sus conocimientos a jóvenes atletas con clases y pláticas motivacionales
Publicidad
Publicidad

Tenaz, disciplinada y terca son las palabras con las que la nadadora olímpica Patricia Castañeda Miyamoto se describe a sí misma. A los 4 años comenzó a practicar la disciplina, y su primer concurso fue a los 6 en la escuela Mundo Marino, donde consiguió el primer lugar.

A la edad de 10, vio los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, año en el que ya participaba en torneos de alto nivel en la ciudad de México, y surgió el sueño de llegar a una competencia de esa magnitud.

“Mis papás me dijeron que trabajara muy fuerte y que esperaban que, si lo hacía, algún día estuviera ahí”, relató Castañeda.

En 2012, lo logró. Participó en la prueba de estilo libre de 800 metros en los Juegos Olímpicos de Londres: “Fueron 12 años de mi vida trabajando, haciendo muchos cambios y sacrificios. Yo considero que el más grande fue dejar a mi familia, porque a la edad de 15 decidí irme a Guadalajara para entrenar y competir en alto rendimiento”.

CON 16:26.36, CASTAÑEDA ES POSEEDORA DEL RÉCORD MEXICANO EN LAS PRUEBAS DE 1,500 LIBRES

En Jalisco, su día comenzaba a las 4 de la mañana y entrenaba poco más de una hora para después asistir a clases. Al salir, volvía a la alberca desde las 3 de la tarde hasta las 7 de la noche de lunes a viernes, con sesiones sencillas o dobles los sábados, o como ella explica:

“A veces eran competencias que duraban viernes, sábado y domingo, entonces habían semanas en las que no descansaba, durante diez años de mi vida”.

Castañeda explica que ese no es el único sacrificio que los atletas realizan para alcanzar sus metas, pues relata que no tienen adolescencias normales, ni pueden salir tanto de fiesta, además de que deben seguir dietas específicas y aprender a lidiar con la presión que les exige el deporte.

Además de sus logros como nadadora, cuenta con un título por la Universidad de Guadalajara que la acredita como Químico Farmacéutico Biólogo, carrera que comenzó a cursar a los 17 años, pero finalizó a los 24 porque su compromiso con la disciplina no le permitía llevar muchas materias.

s

SE CONVIRTIÓ EN LA PRIMERA MUJER EN LA HISTORIA DE MÉXICO EN CONSEGUIR PLATA EN LAS PRUEBAS INDIVIDUALES EN LOS PANAMERICANOS DE RÍO DE JANEIRO EN EL 2007

“Ese fue un logro muy grande para mí, porque en verdad había momentos en los que ya no quería estudiar. Había maestros que no me apoyaban y compañeros que no me entendían. No tengo ningún amigo de la carrera, todos son del deporte, porque son los que viven lo mismo que tú”, señaló.

En febrero del 2015, sufrió una lesión en el hombro que la dejó fuera de la acticidad durante tres años. Después de su recuperación y gracias al respaldo de la Fundación Kasuga por ser una joven Nikkei (de descendencia japonesa, ya que su abuelo fue el primero de su familia en nacer en México) vio su regreso a las competencias internacionales en una denominada CONFRA, que es sólo para descendientes de japoneses.

“Estoy teniendo el apoyo de la fundación para retomar mi carrera deportiva, y en noviembre participaré una copa mundial de aguas abiertas en Cancún”.

Cuando se retiró de los concursos de alto rendimiento por la lesión, aterrizó el puesto de entrenadora de un equipo infantil: “Quise seguir en la natación porque es mi pasión, y estoy muy contenta. Enseñarles un poco, o mucho de lo que aprendí en mi carrera deportiva, se me hace muy gratificante”, indicó. “Algunos me dicen que ellos quieren ir a las olimpiadas como yo”.

En febrero de este año, se convirtió en embajadora deportiva y portavoz de la Fundación, misma que inició en junio del año pasado y busca sembrar un poco de la cultura japonesa en México:

“Somos una fundación que busca nuevos talentos Nikkei que quieran seguir estudiando o que tengan algún proyecto. Es un legado que está dejando Don Carlos Kasuga (fundador), quien siempre ha estado apoyando a los jóvenes”, expuso Yayoi Shibayama, directora general de la fundación.

“Disciplina, puntualidad y respeto son los valores que tengo más arraigados gracias a la natación, así como el lazo familiar, porque sin el apoyo de ellos, yo no hubiera llegado tan lejos, son la base de todo”.

Hoy, Castañeda Miyamoto busca transmitir este mensaje en varias escuelas y albercas de México: “Quiero sembrar en los niños la idea de que hagan lo que les guste. Puede ser deporte, arte o algo académico, pero me gustaría enseñarles a que desarrollen su pasión y que lo hagan de la mejor manera, divirtiéndose, disfrutando y fomentando los valores que queremos manejar. Yo creo que la disciplina está ligada a cualquier actividad”, finalizó la nadadora mexicana de 28 años de edad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.