• Regístrate
Estás leyendo: Lobos BUAP, de la ilusión al borde del descenso
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 23:49 Hoy

Lobos BUAP, de la ilusión al borde del descenso

En su primer torneo, los universitarios tuvieron un arranque prometedor e incluso ilusionó con llegar a la liguilla; ahora, tras el cese de Rafa Puente como técnico, el equipo se enfrenta a un duro cierre para tratar de no descender

Publicidad
Publicidad

Lobos BUAP vive un torneo de pesadilla en este Clausura 2018. Una derrota puede ser la diferencia para que los universitarios caigan la próxima jornada al fondo de la tabla de cociente y su permanencia en la Primera División del futbol mexicano tenga los días contados.

El cese de Rafael Puente, técnico que logró el inédito ascenso el año pasado a costa de Dorados de Sinaloa, es un reflejo de un momento de crisis para el cuadro poblano, que si ha logrado mantenerse este semestre por encima de Veracruz –su rival directo en la lucha por el no descenso- es gracias al torneo pasado.

Durante el Apertura 2017, su primer torneo en el máximo circuito, los Lobos BUAP tuvieron un inicio de ensueño, al conseguir dos victorias (0-4 vs. Querétaro y 2-3 vs. Pachuca) y un empate (2-2 vs. Santos) en sus primeras tres jornadas, lo que les valió volverse líderes del torneo hasta esas instancias.

Dicho desempeño ilusionó a la afición del club, que incluso se perfilaba como el caballo negro y un rival incómodo para los 17 equipos contrarios. Pero una disputa extra cancha marcó un antes y un después.

Después del triunfo contra los Tuzos (5 de agosto de 2017), trascendió que William Palacios y Julián Quiñones protagonizaron una riña donde ambos jugadores terminaron con heridas y en el hospital. La directiva decidió romper relaciones con Palacios, así como sancionar a Quiñones de forma interna.

Este suceso significó una distracción para el equipo, que perdió su siguiente compromiso contra Pumas (2-0), América (2-3) y logró estabilizarse con un empate 1-1 ante Atlas.

A pesar de que logró jugar al tú por tú contra los Tigres –contra quienes cayeron 2-3-, el desempeño del equipo comenzó a ser irregular. Si bien lograron sumar victorias contra Chivas (2-1), Veracruz (1-0), Cruz Azul (3-0) y Monterrey (2-1); sus derrotas fueron costosas, pues incluso algunas culminaron en goleadas sin respuesta, como el 0-3 contra León y el 5-0 sufrido ante Necaxa.

Pese a esto, los poblanos culminaron en el décimo lugar de la tabla general con un total de 23 puntos, producto de siete victorias, dos empates y ocho derrotas. Dicho balance les sirvió para sumar unidades que sirvieron como un 'colchón' de cara al próximo torneo, el cual sería decisivo para la permanencia.

Pero la tranquilidad duró poco en el conjunto de Puebla, cuyo cociente volátil le perjudica semana a semana. Con cuatro derrotas –tres de ellas al hilo- y un empate, el panorama de la BUAP fue oscureciendo. Aunque lograron respirar con un triunfo contra Atlas –otro contendiente por no descender- y un empate a ceros contra Tigres, todo volvió a complicarse.

De la octava a la decimotercera jornada, los Lobos tuvieron una sola victoria, al conseguir una goleada 5-0 que le propinaron a los Tiburones Rojos en la Jornada 9; fuera de ello, acumularon un empate y cuatro reveses, el último de ellos contra Toluca: el que le costó el empleo a Rafael Puente.

Ahora, sin el técnico que los hizo ascender, Lobos BUAP se enfrenta a un duro cierre. Con juegos contra Cruz Azul, Necaxa, Monterrey y Puebla, el conjunto poblano necesita de siete puntos para asegurar su permanencia, o por lo menos seis puntos para obligar a un cierre perfecto de la escuadra jarocha.

De lograr sumar tan solo dos o menos unidades, Lobos descenderá sin importar lo que ocurra con Veracruz; si los poblanos convierten tres unidades; los Tiburones requerirán tres; si hacen cuatro, el conjunto veracruzano necesitará seis; y si la BUAP suma cinco, los escualos necesitarán nueve.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.