• Regístrate
Estás leyendo: Lleva la mitad de su vida 'volando' en dos ruedas
Comparte esta noticia

Lleva la mitad de su vida 'volando' en dos ruedas

Las Meras Reatas

Sebastián González Cepeda tiene 10 años y practica el motocross desde los cinco. Es un destacado exponente de este deporte de alto riesgo, en el que afirma seguirá hasta ser el mejor del mundo.
1 / 2
Publicidad
Publicidad

Busca pasar toda una vida en el motocross. A sus 10 años ya lleva 5 sobre una motocicleta, primero de su tamaño, luego cada vez más grandes implicando mayor peso y mayor velocidad.

Así Sebastián González Cepeda se divierte en cada competición y no duda en que llegará muy lejos, tal como sus sueños lo van guiando.

Considerado como un deporte donde se fusionan la velocidad y su control para driblar competidores, el motocross estaba esperando a este pequeño para que a corta edad hiciera rugir los motores de una moto de verdad.

Motociclista de velocidad con su número ‘777’ entrena duro mejorando su técnica en cada curva, salto o línea recta que puede encontrarse en el circuito.

“Entrando las curvas acelero pero no tanto, luego al salir acelero todo lo que da. En las rampas si no quieres saltar tanto pues bajas la velocidad, pero si decides saltar debes ir rápido y al caer no dejar de acelerar para seguir avanzando y no atorarse”, explica Sebastián quien está por pasar a sexto año de primaria.


MÁXIMA VELOCIDAD

Está consciente de la velocidad que puede llegar a tener su vehículo, pues desde sus cinco años, ya montaba una tipo Pee Wee o “Cincuentita”, como le llama Sebas, una moto con cilindraje de 50 centímetros cúbicos, de las más pequeñas pero corren a más de 60 kilómetros por hora y va subiendo de potencia hasta llegar a tener ahora, una que corre cerca a los 100 kilómetros por hora.

“Recuerdo que cuando me subí por primera vez solo, me caí y me raspé, pero nunca le tomé miedo y me volví a subir y no me he querido bajar más”.

En una ocasión, al terminar la carrera Sebastián decidió realizar, como en cada oportunidad que tenía para lucirse, saltar mientras levantaba ambas piernas como truco y festejo, sin embargo la emoción hizo que estando en el aire aumentara la dificultad del brinco y despegó sus piernas de la moto pero ahora sin manos, perdiendo el control para luego caer al suelo.

Una inminente fractura en la tibia y peroné de su pierna izquierda lo alejaron del podio en esa ocasión y de las carreras por unos meses, tiempo del que no dejó de prepararse como pudo, para volver con la mayor rapidez a la pista, para continuar con su pasión y por sus sueños en esta disciplina.

Así aprendió que no son necesarias tantas maniobras y hay que concentrarse, esto luego de varias caídas y golpes en diferentes partes de su cuerpo como piernas, hombro y brazos. 

ACTUACIONES SOBRESALIENTES

Luego de campeonatos locales y estatales, además de ser el

piloto del año en el 2016 regionalmente

, en este año está destacando en la invitación del equipo de

‘Fish Market’ dentro del Campeonato Nacional MX.

 

Por ahora se coloca en tercer lugar en la categoría Open y no dudará ir por el campeón latinoamericano, quien lidera este certamen a falta de dos fechas.

También está en la categoría MX en la que busca subirse al podio dentro de los primeros 5 lugares. 

Por su destacada participación en esta competencia, ha sido invitado para correr en el Campeonato Latinoamericano donde representó a México y logró dejar huella con buena participación ante corredores de países como Argentina, Colombia, Perú, Uruguay, entre otros.


SUS SUEÑOS

El pequeño piloto es amante de los videojuegos de motocross y de box, especialidades preferidas y de las que por ahora quisiera dedicarse de grande. 

No piensa otra cosa que ser como sus ídolos de motocross: Jason Anderson y Ryan Villopoto, reconocidos pilotos a nivel mundial.

Como la mayoría de los deportes, el cansancio físico es normal, que Sebastián González no siente conforme pasa competencia por la adrenalina que llega a sentir, pero sobre todo porque dice irse divirtiendo al paso de la carrera.

“Yo no me doy cuenta, ya cuando me bajo es cuando siento todo el cansancio pero al darle ni se siente, yo sólo me voy divirtiendo”. 

“Pienso llegar hasta donde sea. Hasta llegar a ser el mejor del mundo, así me visualizo. Para eso tengo que entrenar mucho hacer mucho ejercicio y comer muy bien”.

Gracias al motocross ha conocido a nuevos amigos, a los mejores corredores, muchos lugares y pistas, pero sobre todo experiencias junto a su papá quien lleva su mismo nombre.

Es él quien lo acompaña en las carreras y es orgullo por naturaleza, por su calidad frente al manubrio de la moto a la que se sube.

"Mal haría el no apoyar todo ese talento que tiene mi hijo y aunque es un sacrificio como papá apoyar eso, todo vale la pena al ver la voluntad y cualidades especiales, tiene nato el motocross’", expresó su padre Sebastián González.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.