• Regístrate
Estás leyendo: La violencia volvió a aparecer en Jalisco
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 19:00 Hoy

La violencia volvió a aparecer en Jalisco

Los seguidores de ambos equipos intercabiaron golpes previo al partido entre los rojinegros y las Águilas 

Publicidad
Publicidad

Jesús Hernández Téllez

Eran las 18:00 horas en el primer cuadro de Guadalajara. A tres cuadras de la alcaldía a y a dos minutos caminando de la oficina del Gobernador Jorge Aristóteles Sandoval.

Un camión de la barra del América, de aficionados que viven en Guadalajara sin protección policial, sin control de parte de ninguna autoridad viajaba con rumbo al Jalisco.

Los fanáticos de las Águilas se hicieron de palabras con algunos rojinegros y se bajaron del camión para empezar una pelea callejera. Los del Atlas al saberse minoría corrieron a refugiarse a la Plaza de la Tecnología y hasta ahí los encontraron los del América.

Algunas personas que estaban en esa parte de Guadalajara entraron a defender y el pleito seguía en el primer cuadro de la ciudad.
Un par de policías quisieron poner orden y fueron superados por la barra americanista durante la golpiza.

El operativo se concentró únicamente en el estadio Jalisco y a diferencia de administraciones anteriores que hacían investigación de la logística de ambas barras para saber por qué calles se trasladarían o cuantos camiones hay de cada barrió listos para viajar al Jalisco, ahora se descuidaron y se dieron enfrentamientos menores en pleno centro de la ciudad.

EN EL ESTADIO IMPERÓ LA PAZ


En los alrededores del estadio Jalisco no hubo ningún tipo de problemas y es que el operativo funcionó para evitar cruces de las porras. Como en los últimos partidos los problemas no son en el Jalisco, suelen darse lejos del estadio aprovechando que las autoridades no tienen en cuenta este tipo de cruces tan habituales en el mundo de las barras.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.