• Regístrate
Estás leyendo: Con gol de Édgar Méndez, Cruz Azul vence a Lobos
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 08:32 Hoy

Con gol de Édgar Méndez, Cruz Azul vence a Lobos

Con un tanto del español, la Máquina se impuso 1-0 a los de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

Publicidad
Publicidad

El adiós está cerca. Se siente y se huele para los dos protagonistas de este juego. Por un lado está Cruz Azul, con el penúltimo partido en su estadio y con una mínima, casi imposible, posibilidad de alcanzar la Liguilla; y por el otro, Lobos BUAP, un equipo que maravilló con su historia el año pasado, pero que ahora está muy cerca de regresar a la cruenta realidad, la de la pérdida de la categoría.

Como sea, en ambos lados también se siente y se huele la desesperación. Pues mientras uno ve como torneo a torneo su grandeza se reduce a migajas, devorada por su propia mediocridad; el otro, contempla como la Primera División lo mastica poco a poco para escupirlo directo al Ascenso, que ya espera con los brazos abiertos.

En fin, el triunfo de Cruz Azul por 1-0 sobre Lobos no consuela ni alivia a nadie. Porque salvo una calificación milagrosa a la Liguilla, nada borrará la decepcionante temporada del conjunto celeste. Lo demás, sobre un cierre y una despedida digna para el Estadio Azul, es pura verborrea barata. No hay nada de digno en un conjunto que se ha acostumbrado al fracaso.

La Máquina de Pedro Caixinha vive en su propia tragicomedia, abrazado a una leve esperanza, pero con una incapacidad para provocar que se crea en su funcionamiento. Le ganó a un Lobos más devastado que otra cosa, que pese a sus limitaciones y al hombre menos con el que se quedó al finalizar el primer tiempo, le metió uno que otro susto. No pudo meter más que un gol, con múltiples fallas y hasta un expulsado (Javier Salas), la calca de lo que ha sido esta temporada.

SOLO UNO

Ahora con Daniel Alcántar, Lobos se vio más precavido en defensa, con una línea de cinco en el fondo muy marcada, pero aún así, eso no evitó que los primeros avisos fueran de su lado, con unos disparos de larga distancia que no trascendieron en el marcador.

De a poco La Máquina se hizo del control de la pelota y del juego, aunque sin ninguna oportunidad clara. Sin embargo, al minuto 15 le llegó la gran oportunidad cuando el Maza Rodríguez trabó al chileno Martín Rodríguez, provocando un penal que no dudó en señalar Jorge Antonio Pérez Durán. Edgar Méndez tomó la pelota y al 17' puso en ventaja a La Máquina.

El conjunto celeste se fue arriba en el marcador y estuvo cerca de anotar el segundo en un choque muy duro que tuvieron el Maza y el portero Lucero Álvarez, dejándole el balón a Martín Rodríguez, quien no supo si disparar o pasar y al final optó por lo segundo, pero errando por completo su envío. En la jugada el guardameta de Lobos tuvo que ser sustituido debido al golpe que sufrió en la cabeza, en tanto que Francisco Javier Rodríguez se mantuvo pero con un vendaje.

Después de esta acción el partido bajó en sus revoluciones. Cruz Azul volvió a mostrar las dificultades que tiene para generar opciones claras de peligro, mientras Lobos BUAP, ya sin Rafael Puente del Río, es un conjunto más cauto. Eso sí, en dos arribos al menos lograron trasladar cierta sensación de peligro.

Ya en la compensación del primer tiempo, el cuadro poblano se quedó con 10 hombres debido a la expulsión por doble amarilla del Maza Rodríguez. En un despeje largo de Corona, el zaguero metió el brazo para cortar la trayectoria de la pelota, suficiente para ganarse el segundo cartón amarillo y finiquitar la tarde pavorosa que había protagonizado.

En el complemento, y con el hombre de más, Cruz Azul intentó finiquitar el partido, pero una y otra vez se encontró con sus propias deficiencias. Entró Walter Montoya, después Carlos Fierro y por último Carlos Peña (abucheado por todo el estadio) por el propio Montoya, lesionado. Pero nada cambió.

La Máquina tuvo sus oportunidades, pero como ha sido su costumbre, no tuvo la contundencia necesaria, y atrás tampoco tuvo un día de campo pues Lobos metió uno que otro susto.

Sin embargo, el juego ya no dio para más. la Máquina ganó con lo mínimo, ante el apoyo de su público -lo mejor que ha tenido en los últimos años-, pues la despedida de su estadio ya está cerca, también la despedida de la Liga pues difícilmente se meterá a la Liguilla. Así la triste realidad de Cruz Azul.

Mientras que Lobos, quizá despertará abruptamente del sueño que representó estar en Primera División. La desesperación se siente y se huele en todos los niveles.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.