• Regístrate
Estás leyendo: Faenón de Luis David Adame
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 18:54 Hoy

Faenón de Luis David Adame

En la última corrida del serial, Pablo Hermoso, pone la gente y Adame el arte.


Publicidad
Publicidad

Alfredo Cruz Ornelas

La mejor entrada de lo que va de la temporada 2017-2018 registró este domingo la plaza Nuevo Progreso, más de diez mil personas acudieron al llamado de Pablo Hermoso de Mendoza, en tarde emotiva y cálida en la que Luis David Adame bordó el toreo.

Que mejor homenaje para el finado matador Miguel Espinosa “Armillita”, que el trasteo de su coterráneo Luis David Adame, lo que realizó a Maestro de Villa Carmela no tuvo desperdicio.

Con la capa, instrumentó relajadas verónicas para después llevar el toro al caballo por chicuelinas y quitar por caleserinas. Brindó su actuación al cielo, en homenaje a Miguel y con la muleta le dio rienda suelta a su inspiración con pases lentos, muy lentos que parecían no terminar. Naturales con la mano baja barriendo la arena y series de derechazos en redondo que impulsaron a los asistentes de su asiento. Al final del trasteo realizó dosantinas de 360 grados, llevando siempre a la res fija en la muleta que movía de continuo. El toro pidió la muerte e inexplicablemente la autoridad concedió el indulto, dos minutos de presión de algunos aficionados bastaron para que el juez cambiara su opinión. Maestro marcado con el número 77 que pesó 510 kilos, tuvo calidad y nobleza, pero, no la bravura excepcionan requerida para ser indultado. Vuelta al ruedo de Adame, acompañado del ganadero.

Con Izquierda de Oro, que complementó su lote, realizó una faena de más a menos, debido a que el astado que comenzó embistiendo con codicia, termino rajándose. Mal con la espada acertando hasta el tercer viaje. Aplausos.

No fue la tarde del rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza, el público desde un inicio se manifestó molesto con Pablo, por la falta de trapío de sus dos toros de Marrón, que también resultaron rajados y parados. En ambos su labor fue silenciada.

El español Ginés Marín, arrancó los primeros olés de la tarde con el segundo, al lancear a la verónica a pies juntos. Con la muleta aprovechó los pocos pases que tenía Gran Amigo, fincando su faena por el lado derecho. Mató de una entera ligeramente trasera y tendida y fue premiado con vuelta al ruedo.

Algo le vio al quinto de la tarde que no quiso saber nada de él, lo lanceó alargando el viaje y con la muleta nunca se entregó, mostrando desconfianza de las embestidas de Artista Inolvidable. Mató de tres cuartos al tercer viaje y se retiró al burladero entre pitidos.

GPE

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.