• Regístrate
Estás leyendo: Chivas y América viven dos realidades diferentes
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 02:14 Hoy

Chivas y América viven dos realidades diferentes

Mientras el Rebaño de Matías Almeyda llega a este Clásico alejado de la Liguilla, Miguel Herrera y sus Águilas piensan en el campeonato

Publicidad
Publicidad

Montserrat Téllez

Los entrenadores son los comandantes supremos, los responsables de hacer que sus legiones triunfen en cada trinchera donde se defienden sus colores. El futbol nos ha arrojado todo tipo de personajes, desde los más pasionales hasta los más fríos. Hombres que son capaces de contagiar a la tribuna e irradiar todo tipo de sentimientos.

El Clásico Nacional de hoy cita a dos personajes que transpiran futbol por las venas y que saben que estos compromisos abarcan sentimientos de millones de aficionados. Dos tipos con el discurso bien claro.

Matías Almeyda ha sido la luz para Chivas, un entrenador que refrescó al equipo y lo devolvió a un sitio de privilegio, aunque en los últimos meses no le ha encontrado su mejor versión, no da con las soluciones. El semblante del Pelado no engaña, hay preocupación en él porque la Liguilla parece lejana de nueva cuenta, el equipo no jala parejo y esta noche un resultado adverso sería muy doloroso en todos los aspectos. Hoy, el argentino tiene una cita de esas que dejan huella, está en él encontrar la fórmula para ponerle alto al vuelo americanista; en caso contrario, la crisis se agudarizaría.

Y al otro lado... Nadie como Miguel Herrera para saber cómo encarar los clásicos, al entrenador del América estos partidos le quedan como traje hecho a mano. El Piojo domina este escenario, es consciente de que para su afición la victoria vale más que el puntaje, es por el orgullo.

El semestre pasado se llevó los tres partidos más importantes para el americanismo, pero el duelo con Chivas va más allá. Miguel llegó al club cuando El Rebaño levantó su título 12 y de inmediato señaló que se le había acabado el veinte a su acérrimo rival. El Piojo ha estructurado mejor a su equipo en este torneo, lo ha hecho más solvente, aunque la contundencia no ha tenido la fineza que él desea.

Las Águilas de Herrera saldrán al estadio Akron a exponer el liderato del torneo y su condición de invicto. De paso, está en sus manos la oportunidad de darle un golpe casi mortal a Chivas.

CUATRO CLAVES DE MATÍAS

NO PUDO MANTENERSE

Matías Almeyda le regresó el lustre al Guadalajara, armó un equipo de jóvenes talentosos y más pronto de lo esperado llegó el título 12. Con las Chivas del Pelado se cumplió aquella frase de que no es difícil llegar, sino mantenerse... y así es. Su gestión se puede definir en dos partes, una exitosa que culminó el 28 de mayo de 2017 ganándole la Final a Tigres y adjudicándose también el título de Copa; y otra cuando la curva de rendimiento vino a la baja. Hoy en día, Chivas no es el sotanero general gracias al Atlas.

UNAS CHIVAS DESBALANCEADAS

En los últimos partidos, El Rebaño ha merecido mucho más que sus empates en fila ante Querétaro, Pachuca y Pumas. La idea de Almeyda es ir al ataque de forma sistemática, es un juego alegre y con una buena base física que compite. Con Gallos y Pumas encajaron gol en la primera jugada de peligro de los rivales; Pachuca no llegaba y en una descolgada les hicieron daño. Pero más allá de que están aceptando goles por errores, el problema es la contundencia. Los delanteros de Chivas simplemente no anotan.

EQUIPO CON POCA EXPERIENCIA

Almeyda trata de llevar a los jugadores, pero la juventud del plantel le juega en contra, solo Carlos Salcido, Rodolfo Cota, Jair Pereira y Oswaldo Alanís tienen experiencia en el mundo del futbol y son los que más se cuidan, mientras los más jóvenes siguen en la fiesta. Ese aspecto le ha afectado mucho al proyecto del Pelado. En el rectángulo se ve a leguas que los jugadores no descansan y se olvidan de su profesión. En ese renglón el técnico poco puede hacer, no es niñera y los jugadores ya conocen su responsabilidad.

UN ESTILO DEFINIDO

El sistema de Almeyda hace que sus jugadores queden frente al portero más de cinco veces por partido, pero si fallan o eligen mal la definición, de poco sirve esa estadística. Chivas es el que más busca el arco contrario. A Pumas lo acorraló en su cancha, pero sin reflejarlo en el marcador y con eso La Liguilla se le esfuma. El dibujo táctico de Almeyda no cambiará; es un 4-2-3-1, ofensivo a más no poder. La clave para ganar es que los volantes rompan la línea y queden frente a frente contra Agustín Marchesín.

CUATRO CLAVES DE HERRERA

UN PIOJO CARISMÁTICO

Ayer, la locura se desató en el aeropuerto capitalino. Y fue nada más y nada menos que por Miguel Herrera cuando se disponía a volar a Guadalajara. El técnico azulcrema es querido por la afición y temido por sus rivales por una sola razón: su estadística es dominante cuando de clásicos contra Cruz Azul, Pumas y Chivas se trata y esta tarde espera ampliarla en el estadio Akron. Herrera sabe vivir el futbol y transmitir esa emoción, tanto a sus jugadores, como al público que se regocija con el gran momento que viven.

REY DE LOS CLÁSICOS

Miguel es un especialista en este tipo de duelos. De cinco veces que ha enfrentado al chiverío, ha ganado cuatro. Su marca es casi perfecta y es producto de su trabajo. Y aunque Herrera aseguró que “en el Clásico no se ven los números de la tabla”, la realidad es que la gran inercia que tiene su América podría repercutir en su quinta victoria frente a los rojiblancos y reafirmar su hegemonía sobre ellos. Lo que se espera de Herrera es que presuma las condiciones que dejan como el mejor en esta materia.

DA CONFIANZA A SUS JUGADORES

A pesar de ser muy enérgico, Herrera ha logrado que cada jugador sienta la playera y entienda que el sueldo que percibe debe ser desquitado con glorias para el club. Ha sabido gestionar de gran manera su vestuario, no solo en lo futbolístico, también en lo mental. Lo anterior ha derivado en que jugadores como Darwin Quintero y Cecilio Domínguez, que habían sido puestos transferibles, ahora sean piezas que han recobrado el olfato. Claro, mucho más reflejado en el paraguayo, quien recuperó su instinto goleador.

EQUIPO AGRESIVO Y DOMINANTE

El Piojo, a pesar de tener una gran baraja de extranjeros, ha sabido gestionar para volver a su equipo de esos que ejercen gran dominio sobre sus rivales. Fiel a su costumbre, Herrera adelantó su 4-3-3 que dependiendo del desarrollo del duelo podría cambiarlo por uno más ofensivo, como lo hizo ante Tijuana. Marchesín, en el arco; Aguilar, Valdez, Aguilera y Vargas, en la defensa; Guido y Uribe irán en la media con Ibarra y Domínguez como volantes, mientras Peralta y Ménez estarán en la línea más adelantada.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.