• Regístrate
Estás leyendo: Buen ganado de Campo Hermoso
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 22:54 Hoy

Buen ganado de Campo Hermoso

El ganado criado por Pablo Suárez Gerard estuvo por encima de los tres novilleros. Todos los novillos se fueron con las orejas prendidas con alfileres. Destacó Isaac Fonseca a quien se le vio con más rodaje

Publicidad
Publicidad

Octavio X. Lagunes

Monumental Plaza de Toros México. Tarde soleada sin viento. Escasa entrada a la 1° novillada en la Inauguración de la Temporada Soñadores de Gloria 2018. Serie que se celebrará en doce plazas de toros de la República Mexicana. 6 novillos para lidiarse sin picadores de Campo Hermoso criados en San Miguel Allende, Guanajuato por Don Pablo Suarez Gerard.

Juego del ganado. 1° Muy noble y repetitivo 2° Noble sin transmisión 3° Noble y fijo 4°Bravo y repetitivo 5°Complicado, enrazado que volvía muy pronto 6°noble y fijo bueno por el lado izquierdo.

Abrió plaza el moreliano Isaac Fonseca vestido de obispo y oro, quien tuvo un vistoso recibo a su novillo con la capa. Toreó con pausas y cabeza y se vio que puede caminar en esta difícil profesión, aunque se ve un tanto verde. Su falta de rodaje fue evidente por lo que fue levantado por su novillo un par de veces sin evidente lesión. Fue certero con el estoque aunque no efectivo. Escuchó un aviso y saludó en el tercio. Ante su segundo, un toro que pedía a gritos un novillero con más sitio, le afloró su falta de rodaje y dejó ir una buena oportunidad para consagrarse. El novillo se le hizo de hueso y tardó una eternidad en deshacerse de él. Escuchó dos avisos.

EL capitalino José María Mendoza vestido de grana y oro, se enfrentó a un noble novillo que se dejó meter mano y pudo mostrar su voluntad y buena actitud frente a la cara de su novillo. De repente logró entenderlo y le pegó una buena tanda que fue reconocida por el público. Recibió una ovación al concluir la lidia. Ante su segundo, José María Mendoza pasó algunas fatigas pues su novillo se le volvía muy pronto por lo que sudó tinta al lidiarlo. Se vio hábil con la espada y saludó en los medios.

El tercer espada fue José Andrés Origel nacido en Celaya, Guanajuato. Ataviado con un vestido obispo y bordado en oro. Con la capa no logró acomodarse; pero quien sí lo hizo pero en banderillas fue Gerardo Angelino. Con la muleta Andrés mejoró, sin embargo puso a la luz su verdor tanto con la sarga como con los aceros. Alargó en demasía su faena y escuchó dos avisos, y saludó en el tercio por su cuenta. Con el que cerró plaza su toreo de capa fue a más al competir un pique con su compañero Isaac Fonseca. Con la muleta se mostró un tanto despegado.

Los tres novilleros merecen regresar pero requieren torear más para verlos con seguridad y decisión, y no tanto a merced de sus novillos. No cabe duda que los toreros se hacen frente a la cara del toro.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.