• Regístrate
Estás leyendo: La propuesta ecológica que convierte bates rotos en palillos
Comparte esta noticia

La propuesta ecológica que convierte bates rotos en palillos

Un empresa japonesa se dedica a reciclar la madera dañada de los palos de beisbol para fabricar los cubierto de comida típicos del país asiático
Publicidad
Publicidad

La deforestación es un problema grave presente en nuestro planeta, para el cual existen diversas iniciativas con el fin de combatirlo. El ámbito deportivo no es ajeno a este tipo de proyectos en beneficio de la naturaleza.

En un reportaje escrito por el reportero Jeré Longman para The New York Times, se muestra una campaña ambiental protagonizada por la Liga Japonesa de Beisbol Profesional —el equivalente a la MLB en Estados Unidos— y la empresa Hyozaemon, dedicada a fabricar palillos para comer, la cual consiste en reciclar los bates dañados para transformarlos en kattobashi —palabra surgida de la mezcla del término japonés ocupado para nombrar a los palillos y un cántico típico del mismo país con el significado ‘conecta un gran hit’—.

La citada iniciativa surgió con el objetivo de ayudar a preservar y restaurar una especie de fresno conocido como aodamo, árbol nativo de Japón y de una región oriental de Rusia, mismo que es utilizado para fabricar los bates de la nación asiática.


Hyozaemon tuvo la idea de convertir los bates (de los cuales se puede conseguir entre cinco y seis pares de palillos) rotos en cubiertos para comida luego de un artículo difundido en el 2000 por el periódico The Nikkei, mismo que mencionaba la reducción en la disponibilidad de la madera de aodamo.

Ya consumado el citado proyecto, Liga Japonesa de Béisbol Profesional recibe un pago por parte de Hyozaemon para que esta pueda usar los logotipos de los clubes en sus palillos. Por su parte, la institución del ‘Rey de los Deportes’ contribuye cada año con 31 mil dólares para la Sociedad de Conservación del Aodamo, organización sin fines de lucro.

En la actualidad, la mayoría de los bates japoneses son construidos con madera de maple y fresno blanco. Cabe destacar que un árbol de aodamo tarda entre 50 y 70 años para adquirir el tamaño necesario para fabricar bates.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.