• Regístrate
Estás leyendo: 5 consejos para iniciarse en la práctica del yoga
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 03:40 Hoy

5 consejos para iniciarse en la práctica del yoga

Cuando un año inicia, muchos son los propósitos que arrancan con fuerza durante los primeros días del ciclo y el yoga puede ser una atractiva opción para los que buscan cuidar su cuerpo, mente y espíritu. Aquí te decimos cómo empezar a practicar,

Publicidad
Publicidad

Marién Estrada

1. SABER QUE EL YOGA QUE ES MUCHO MÁS QUE POSTURAS FÍSICAS

Sea que tu interés sea meramente de mantenimiento físico o que busques algo más allá, lo primero que hay saber antes de iniciar una práctica yóguica es que las asanas o posturas son solo uno de los ocho brazos del yoga. Pensar únicamente en los beneficios físicos del yoga sería como tener un Ferrari para ir al súper, es una opción pero qué desperdicio. El maestro BKS Iyengar usó el símbolo de un árbol para explicar lo que el sabio Patanjali dejó asentado en los Yoga Sutras “los brazos del yoga deben ser practicados y perfeccionados a fin de percibir el verdadero yo, el objetivo último del yoga”.

El primer brazo es Yama, la raíz y son las reglas de moralidad universales para la sociedad y el individuo que transcienden toda creencia, país, edad y época.

El segundo es Niyama, el tronco, que son las normas de conducta a nivel de disciplina individual

El tercer brazo lo integran las Asanas, que equivaldrían a las ramas del árbol: "Las asanas producen firmeza, salud y ligereza de los miembros de acción, proporcionando salud y un mayor equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu, armonizando las funciones físicas y fisiológicas del cuerpo, y evitando la inconstancia de la mente. El practicante conquista el cuerpo mediante la práctica de asanas y hace de él un vehículo adecuado para el espíritu".

El cuarto es el Pranayama, las hojas; que no es otra cosa más que el control rítmico de la respiración. Mediante el control y regulación de la respiración, el yogui desarrolla una mente estable, una solida fuerza de voluntad y un juicio firme, convirtiendo a la mente en un instrumento adecuado para la meditación.

TE RECOMENDAMOS: 5 consejos para iniciarse en la práctica del yoga (impreso).

El quinto es Pratyahara, la corteza; que significa el viaje de los sentidos hacia dentro desde la piel hacia el núcleo del ser. Pratyahara es el control de los sentidos, es el repliegue y emancipación de la mente del dominio de los sentidos y de los objetos externos.

El sexto brazo es Dharana, la savia. Dharana es la concentración en un solo punto. La experiencia de la unidad del ser desde la periferia hasta el centro, donde el observador y lo observado son uno, se alcanza en la meditación de Dhyana.

El séptimo entonces sería Dhyana, las flores. Y el octavo, Samadhi, los frutos. La esencia de la práctica del yoga está en Samadhi cuando el cuerpo, la mente y el alma se unen y se funden con el Espíritu Universal. Y tal vez, solo tal vez, Samadhi sea el horizonte del que habla el poeta Eduardo Galeano cuya función no es alcanzarlo, sino que sigamos caminando hacia él.

2. BUSCAR A UN MAESTRO CALIFICADO

Contodo esto en mente, el segundo paso para alguien que va a iniciarse como yoguies encontrar un maestro con experiencia en la enseñanza. Y aunque Sri DharmaMittra asegura que todo alumno tiene el maestro que necesita, podría ser útilhallar de entrada un maestro que más allá de dónde y con quién haya estudiado,tenga horas de vuelo como instructor. Alguien que durante la sesión estépendiente de sus alumnos y no de su propia práctica, alguien que tengaconocimiento de cómo ayudar a que el alumno pueda entender la correctaalienación de cada asana, alguien que conozca no sólo los beneificos físicossino mentales y espirituales, alguien que intente por lo menos transmitir ypracticar los valores yóguicos es una buena opción para iniciar.

Con todo esto en mente, el segundo pasopara alguien que va a iniciarse como yogui es encontrar un maestro conexperiencia en la enseñanza. Y aunque Sri Dharma Mittra asegura que todo alumnotiene el maestro que necesita, podría ser útil hallar de entrada un maestro quemás allá de dónde y con quién haya estudiado, tenga horas de vuelo comoinstructor. Alguien que durante la sesión esté pendiente de sus alumnos y no desu propia práctica, alguien que tenga conocimiento de cómo ayudar a que elalumno pueda entender la correcta alienación de cada asana, alguien que conozcano sólo los beneificos físicos sino mentales y espirituales, alguien queintente por lo menos transmitir y practicar los valores yóguicos es una buenaopción para iniciar.

(Con información de yogaelx.com)

RECOMENDACIONES PRÁCTICAS

3. MENOS ES MÁS EN YOGA

En un nivel más práctico, de entrada es necesario saber que no por usar los pants más caros y sexys, tener tatuajes hasta en las orejas de símbolos sagrados o colgarse malas y demás objetos hinduistas, uno es mejor yogui o yoguini, en general eso sólo alimenta el Ego del practicante. La ropa que hay que usar debe ser cómoda pero no demasiado holgada para evitar se mueva mucho de lugar y obstaculice la práctica, de igual forma es mejor dejar la joyería guardada en el cajón porque puede estorbar para la realización de las posturas. Menos es más en yoga.

4. IMPLEMENTOS A LA MANO

Lo primero en lo que sí hay que pensar comprar y que sea de buena calidad, es un tapete de Yoga que sea antiderrapante por aquello del sudor en las manos y que tenga un grosor de al menos 5 mm que soporte con comodidad, rodillas y manos. Igualmente para los principiantes siempre es bueno tener a la mano un cinturón o un paliacate para usarlo como extensión de uno mismo en caso de que se dificulte armar alguna asana. Hay que recordar que lo importante es la correcta alienación de las posturas.

5. NI COMPARES NI TE EXIJAS DE MÁS

Uno de los pasos de Yama, el primer brazo del Yoga, es Ahimsa o No Violencia y esto es fundamental para todos, no solo para el yogui que empieza. La no violencia empieza por uno mismo, por respetar las limitaciones propias para evitar lesiones y por practicar en gozo. Tampoco hay que caer en la autoindulgencia, pero sólo uno mismo en conciencia, puede distinguir cuando es momento de dar, de estirar, de doblar un poco más. Saber que cada quien tiene su proceso evita empezar a compararse con el de al lado que quizás ha trabajado más el cuerpo físico pero tal vez no puede con los asuntos emocionales. Pero aunque la práctica es personal, el soporte energético que da un grupo es enorme y puede significar la diferencia para que un yogui principiante pueda mantener la práctica constante que es la que verdaderamente puede dar frutos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.