Huracanes azotan el gasto público

La temporada de huracanes podría costarle al erario público 18 mil 600 millones de pesos por daños, lo que equivale al presupuesto de Campeche.
Huracanes azotan el gasto público (Milenio DataLab)

Ciudad de México

Este año el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) ha pronosticado una ajetreada temporada de huracanes, con un acumulado de 15 eventos tan sólo de agosto a noviembre, que significarán para el gobierno federal un gasto millonario en un 2015 marcado por la crisis en las finanzas públicas. 

De acuerdo con datos históricos del Centro Nacional para la Prevención de Desastres (Cenapred), estos huracanes podrían costarle al erario público alrededor de 18 mil 600 millones de pesos por daños a infraestructura y particulares. 

Esto es casi equivalente a la totalidad del presupuesto de egresos de todo el estado de Campeche para el ejercicio fiscal 2015 (18 mil 782 millones). 

Según información histórica del 2008 al 2013 recopilada por el Cenapred, durante este periodo 73 ciclones tropicales han azotado al país, con un costo total de 123 mil 988 millones de pesos. Los datos para 2014 y lo que va del 2015 la institución aún no los procesa completamente. Es decir, en promedio cada huracán le cuesta al país 1,689.5 millones. 

Los daños totales por estos meteoros, en sólo los seis años revisados por Milenio DataLab, representan 1.5 veces el presupuesto destinado al principal programa de gobierno para el combate a la pobreza, PROSPERA, el cual para 2016 se prevé tenga un presupuesto total de 82 mil 166 millones, según el Proyecto de Presupuesto de Egresos.

Nota: El texto continúa después de la visualización. Esta solo es compátible con la versión de Escritorio.


Durante años, la falta de una estrategia orientada a fortalecer la prevención de catástrofes llevó a concentrar los recursos federales en la capacidad de respuesta una vez ocurridos los desastres. 

“A México le tiene que quedar claro que el prevenir nos ahorra mucho dinero porque luego nos cuesta bastante. En solo seis años, las pérdidas por afectaciones de lluvia superan 284 mil millones de pesos”, dice la senadora Silvia Guadalupe Garza, presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático. 

De acuerdo con el Plan Nacional de Protección Civil, entre 2004 y 2012, el gobierno mexicano destinó más de 89 mil 411 millones de pesos al Fondo de Desastres Naturales mientras que únicamente mil 681 millones fueron canalizados al Fondo para la Prevención de Desastres Naturales y al Fideicomiso Preventivo. 

“Si no estamos prevenidos la magnitud es muy fuerte, si sabemos que se desborda un río, si sabemos que corre acciones para que esto no ocurra por supuesto que podemos prevenir”, dice la legisladora panista. 

Los daños no sólo se contabilizan en pesos. Los huracanes, del 2008 al 2013, han damnificado en distintos grados a 4 millones 363.9 mil personas y quitado la vida a 283. 

Es decir, al equivalente de la población total de Colima, Baja California Sur, Campeche, Nayarit y Tlaxcala juntos. 

Así mismo, los 17 mil 300 kilómetros de carreteras dañadas rivalizan con el total de kilómetros de autopistas y carreteras, así como de caminos rurales y alimentadores, construidos durante la presente administración del presidente Enrique Peña Nieto. 

Según el Cenapred, los ciclones tropicales simultáneos Karl y Mathew en 2010, han sido aquellos que más destrucción ha dejado tras de sí, con daños calculados entre los dos en 24 mil 680 millones de pesos. 

A estos le siguen la combinación de Ingrid y Manuel, impactando a Guerrero en 2013 con un costo de 23 mil 441 millones. 

Alex, en 2010, dejó daños en la zona metropolitana de Monterrey por 21 mil 501 millones. 

Ya en otra liga, Ernesto, en 2012, azotó a Veracruz, representando daños por 5 mil 833 millones y en 2013, Barry, de nuevo en Veracruz, dejó un saldo de 4 mil 531 millones.