Sitios arqueológicos para descubrir este verano

Estas vacaciones, olvídate de Chicen Itzá y Teotihuacan, descubre zonas arqueológicas que no conocías en Querétaro, Zacatecas o Tlaxcala.

México

Probablemente has visitado Chichen Itzá, en Yucatán; Tajín, en Veracruz y, por supuesto, Teotihuacan. Aunque estas zonas arqueológicas son algunas de las más populares, México alberga 187 en total. En estas vacaciones se activará el Operativo Vacacional Verano 2016, del 15 de julio al 21 de agosto para garantizar la seguridad de los turistas. Te recomendamos algunas zonas que quizá no conocías y que no puedes dejar de visitar.

Toluquilla, en Querétaro

Éste es el sitio arqueológico más grande de Querétaro. Se encuentra a poco más de cuatro horas de la Ciudad de México. Está asentado sobre una meseta que fue intervenida para formar áreas planas, en las que se construyeron espacios para el juego de pelota, zonas habitacionales y ceremoniales. Esta zona ocupó un sitio importante en el comercio con grandes ciudades prehispánicas como Teotihuacan debido a que su producción minera de cinabrio, un polvo rojo de gran valor en aquella época, con el que se enterraba a los muertos. Es un lugar frío, así que hay que ir bien abrigado.

Horario: lunes a domingo de 09:00 a 17:00 horas.

Costo: 40 pesos.

Puedes connocer un poco de Toluquilla en este recorrido virtual.


Tecoaque, en Tlaxcala

Según su etimología náhuatl, Tecoaque significa “lugar en donde se comieron a los señores o dioses”. Según el INAH, en este lugar fue capturada una caravana española comandada por Pánfilo de Narváez, quien tenía la misión de capturar a Hernán Cortés. Además, hay un museo que exhibe cerca de 200 piezas arqueológicas que registran la convivencia de los nativos con los españoles. Esta zona se ubica a tan sólo una hora y media de la Ciudad de México. 

Horario: martes a domingo de 10:00 a 17:00 horas

Costo: gratuito


Cuyuxquihui, en Veracruz

En estas tierras, cerca de las montañas, crece un árbol cuya corteza se parece a la piel de un armadillo. Cuyuxquihui significa en totonaca "árbol de armadillo". Este sitio se fundó cuando los pobladores de Tajín abandonaron su ciudad por los conflictos bélicos. De hecho, la arquitectura guarda semejanzas con otras construcciones bélicas de la región. Esta ciudad fue un centro habitacional importante hasta que fue conquistado por los mexicas en 1465. Cuyuxquihui se encuentra a cuatro horas de la Ciudad de México.

Horario: lunes a domingo de 09:00 a 17:00 horas

Costo: gratuito


La Quemada, en Zacatecas

Si te atreves a viajar un poco más lejos, debes visitar esta zona. (Considera que la zona está a siete horas y media de la Ciudad de México por carretera; aunque si viajas en avión, está a tan sólo una hora con veinte minutos). El significado de su nombre alude a los restos quemados que se encontraron en el lugar. El espacio más representativo de La Quemada es el salón de las columnas circulares. De su historia se conocen aún muy pocas cosas, por lo que gran parte de su pasado sigue siendo un enigma. Sin embargo, se sabe que forma parte de la ruta que siguieron los mexicas en su camino a lo que hoy es la Ciudad de México.

Horarios: lunes a domingo de 9:00 a 18:00 horas. 

Costo: 46 pesos

  

Pañhú, en Hidalgo

Abierto al público en 2012, este sitio resguarda los secretos de dos potencias prehispánicas: la cultura xajay y la otomí. Su periodo de esplendor fue contemporáneo del de Teotihuacan, pero gracias a sus actividades económicas independientes logró sobrevivir al colapso de la gran ciudad. Esa autonomía se aprecia también en el estilo arquitectónico, que es completamente distinto al teotihuacano. Pañhú está a tres horas de la Ciudad de México.

Horario: martes a domingo de 09:00 a 17:00 horas

Costo: gratuito

  • Un dato importante: los domingos, la entrada para mexicanos y extranjeros residentes en México es gratuita en todas las zonas arqueológicas del país.