“El menú se vuelve especial los viernes previos a Pascua”

En el centenario Mercado Juárez los restaurantes cambian su carta del día a día para ofrecer otras opciones.
La combinación de ingredientes le da un toque especial a los platillos.
La combinación de ingredientes le da un toque especial a los platillos. (Gustavo Mendoza)

Monterrey

El menú de La Cocina de Hugo tendrá una nueva opción las próximas semanas. A los solicitados asado de puerco y puchero de res se agregan las lentejas, las “tortitas” de papa o camarón y así como la capirotada.

La comida de Cuaresma se hace presente en los locales del Mercado Juárez, donde la tradición oral de madre a hijos indica que los viernes previos a la Pascua no se debe comer carne.

A unos minutos para la hora de comida, en el local de Hugo –ubicado al segundo piso del Mercado- se alistan los alimentos que integran la nueva opción del menú: el platillo de Cuaresma.

Una de las cocineras da forma a las tortitas de papa, para después llevarlas al sartén de aceite hirviendo. A un lado de la estufa se apilan los filetes de pescado con su empanizado, mientras que una enorme olla de acero mantiene las lentejas en su punto. Nopalitos guisados con huevo, arroz y ensalada de lechuga y tomate complementan el platillo.

La capirotada es cosa aparte. La mezcla de pan con coco, cacahuate, queso y pasas está sobre el mostrador.

¿Y la capirotada, ya está lista?

Sí, desde bien tempranito la hicimos

¿Y qué tal se pide?

Mucho, en menos de dos horas se acaba.

DE SAN LUIS Y TAMAULIPAS

Además de locales que ofertan el pescado y el marisco, en el centenario Mercado Juárez el resto de los resturantes cambian el menú del día por el tradicional de Pascua.

En el Jeyca, instalado en la planta baja, existe una variante. El arroz y los nopales se sirven con pipián rojo “muy sabroso”, a decir de un comensal. Para el mediodía, las mesas libres empiezan a escasear y eso se vuelve una fiesta de paladares.

A dos calles al poniente del Juárez, el Mesón Estrella luce abarrotado pues las calles es un constante sorteo de peatones que evitan los autos y camiones, y viceversa.

La venta de algunas verduras se incrementa, como por ejemplo el nopal que les llega desde San Luis Potosí. Julia está limpiando una penca en Aramberri y Colegio Civil, donde su técnica para eliminar las púas mantiene sus dedos intactos.

 “Pues nos ponemos una cera que evita que la espina se quede en la piel, y bueno la práctica”, señala.

Unas calles más al norte, en Espinosa, la Pescadería Puerto Nuevo empieza a recibir a los primeros clientes, que principalmente son mujeres.

Aunque los precios al consumidor son los mismos del año pasado, su propietaria explica que esto lo hacen por apoyo a la economía aún y cuando los precios de algunos productos, como el camarón, han aumentado considerablemente.

Es casi la una de la tarde y los hombre y mujeres cargados de bolsas buscan un lugar de descanso para comer. Los meseros de La Casa de Hugo empiezan a verse más apurados, trayendo y llevando el plato de Cuaresma.