2015: Voces del Apocalipsis

Dominical MILENIO entrevistó a personalidades de diferentes ámbitos: artistas, políticos y activistas sobre sus expectativas para el nuevo año. La mayoría coincidió en que será un periodo difícil ...
Elena Poniatowska.
Elena Poniatowska. (Mónica González)

Ciudad de México

ELISA CARRILLO. PRIMERA BAILARINA DE LA ÓPERA DE BERLÍN

Seguiremos viviendo en un mundo de cambios, grandezas y miserias. 2015 será un año de grandes retos para los mexicanos, los grandes problemas que originan la infelicidad y la desesperanza de la gente persistirán. Probablemente continuará la inseguridad, la violencia, la corrupción y las enormes desigualdades.

El mundo de hoy es demasiado complejo y la solución de los grandes problemas no es cosa fácil. Por eso, pienso que en 2015 se mantendrá, en lo esencial, la tónica que caracteriza a nuestra época. Por una parte los impresionantes avances en la ciencia, tecnología y comunicaciones, con su gran potencial para mejorar la vida en el planeta y, por otro, las grandes desigualdades que están en el origen de los viejos y nuevos conflictos sociales.

A pesar de todo soy optimista y creo que tenemos con que salir adelante. Tenemos un país hermoso, con una historia muy rica, con abundantes recursos naturales y un pueblo con gran ingenio y creatividad, características que debemos aprovechar para construir una vida mejor y más justa. La educación y la cultura juegan un papel muy importante para lograrlo.

 

MIGUEL BARBOSA. SENADOR PRD

El Estado mexicano tendrá que acreditar que puede gobernar este país. Será un año de retos, de desafíos, para estabilizar la forma de vida en nuestro México. Mayor seguridad, más bienestar social, mejor ingreso. El déficit que hemos tenido como sociedad deberá tener una ruta de solución para este 2015.

Los mayores retos para el próximo año son seguridad pública y economía familiar. La gente tiene un ingreso muy reducido y vive con miedo en muchas zonas del país y si el Estado mexicano es incapaz de generar mayor bienestar económico y seguridad y paz en la forma de convivencia, estará rebasado. Un Estado se rebasa cuando no puede presentar soluciones, no cuando no puede hacer uso de la fuerza, esto siempre es indeseable.

Siempre hay que ser optimistas, pero antes que ser optimistas hay que ser realistas. Dicen que los pesimistas son los optimistas informados. Con toda la información que se tenga, por más grave que sea, siempre hay que buscar vías de solución. 2015 es el año de los retos para que el Estado presente las soluciones que reclama su sociedad.

 

JUAN PABLO CASTAÑÓN. PRESIDENTE COPARMEX

Será un año de grandes retos. Tenemos que fortalecer la economía interna y sortear las variables económicas internacionales que nos amenazan —una de ellas el precio del petróleo—, la única forma de hacerlo es que las pequeñas y medianas empresas de todo el país tengan una política de financiamiento, que haya incentivos fiscales para la inversión y que haya generación de empleos. Elementos importantes para reactivar la economía. Además de los incentivos hacia el consumo, es decir, que las personas tengan mayor liquidez.

Como país tendremos otro gran reto durante todo el proceso electoral (de enero a junio): el del diálogo social del Estado de derecho. Si bien vivimos en una democracia y eso implica el uso de libertades como la de expresión, la oportunidad de manifestar nuestras propuestas e inconformidades, tendremos que hacerlo respetando los derechos de los demás. Las autoridades y las instituciones deben hacer prevalecer el respeto a los derechos de terceros.

En la construcción de una nación es necesario el diálogo, sin esa apertura lo demás sería inútil. En este reto la generosidad de ambas partes es importantísima. Como estructuras institucionales y como sociedad tenemos que estar presentes en este diálogo social dirimiendo las diferencias pero al mismo tiempo construyendo puentes y soluciones.

El progreso y la prosperidad se complementan con educación y la agenda educativa, de acuerdo con las recientes reformas, no puede tener pausa. No podemos construir un futuro viendo por el espejo retrovisor. Tenemos que ver hacia adelante. México se tiene que adaptar para ser competitivo, para que las nuevas generaciones tengan opciones.

 

JAVIER CAMARENA. TENOR

La situación en el mundo es complicada, también lo es en el ámbito de las artes y en el de la ópera porque van de la mano de la crisis económica que se está viviendo a nivel global. No creo que las cosas vayan a ser muy distintas en México. Aunque es encomiable la labor que se está haciendo en nuestro país: trabajar lo mejor posible con lo que se tiene a la mano. Las instituciones cuentan con diversas iniciativas para apoyar a jóvenes talentos, ocurre en diversos estados como Sinaloa. Hay lugares en provincia donde se realiza una labor titánica por organizar por lo menos dos funciones de ópera. Monterrey es uno de esas ciudades donde se están poniendo las pilas. En Hermosillo, Sonora, y en Xalapa, Veracruz, también. Hay iniciativas de las autoridades para impulsar la cultura. Son alicientes importantes para quienes se dedican al arte. Si algo necesitamos en México es un espíritu nuevo.

 

MARÍA ELENA MORERA. PRESIDENTA CAUSA EN COMÚN

Este 2015 el gran reto es transformar el problema de ilegalidad y de corrupción que existe en el país. Si no lo logramos no vamos a tener policías profesionales, ni ministerios públicos o tribunales honestos, ni un sistema judicial que nos permita construir un Estado de derecho. Ese es el principal tema en el que tenemos que trabajar si queremos tener realmente un país mejor. No hay ahora ninguna señal de que sí tendremos un México sin corrupción, sin simulación y sin impunidad. Sin embargo, tenemos que construirlo y, en ese sentido, la sociedad civil —incluidos los medios de comunicación— debemos pugnar porque se construya ese México mejor.

El Presidente Peña fue capaz de mandar reformas estructurales muy importantes al Congreso; sin embargo, las reformas más importantes no necesariamente tienen que pasar por el Congreso, éstas son las reformas para abatir la corrupción y la impunidad en el país. Tenemos que empezar a cambiar en lo mínimo que a cada quien le toca. Debemos comprometernos con México. Comprometerse a no dar mordida, a no estacionarse en lugar prohibido, a pagar impuestos. Hay que saber, también, a qué se van a comprometer nuestras autoridades y nuestras instituciones. Si los líderes de los partidos se van a comprometer, por ejemplo, a no usar relojes de millones de pesos.

Todos estamos inmersos en el problema de la corrupción. Si nos comprometemos, podemos tener no solo un buen 2015, podemos tener un país, porque pareciera que el actual se está desmoronando.

 

 

LUIS CARLOS UGALDE. ANALISTA. EX PRESIDENTE IFE

Es un escenario de riesgo en diversos frentes. En la parte económica, el mayor riesgo deriva de la caída del precio del petróleo, que aunque no tendrá una repercusión inmediata en el presupuesto federal si lo tendrá para la negociación de presupuesto 2016.

Según los analistas el precio actual de la mezcla mexicana se encuentra en la franja de los 50 dólares, es probable que no se recupere significativamente en los próximos dos o tres años, de tal forma que en septiembre de 2015  cuando el gobierno tenga que enviar su iniciativa de Ley de Ingresos y de Presupuesto de Egresos se presentará una enorme problemática política porque los presupuestos generosos de los últimos 10 años tendrán que ser restringidos, salvo que se quiera incurrir en el gran riesgo de un mayor endeudamiento. El gobierno ha estado dispuesto a abrir la cartera, esto ha generado clientela presupuestaria que ahora tendrá que ser restringida, lo que va a causar una enorme problemática política en el segundo semestre del año.

El segundo tema tiene que ver con elecciones. Hay una alerta roja relacionada con los niveles de confianza tan bajos. Cómo va a reaccionar el electorado frente a un sistema de partidos que no ofrece alternativa ante el descontento. Si no hay partido político —salvo quizá Morena— que pueda ofrecer la alternativa pueden darse tres escenarios: a) que el electorado se restrinja de participar y aumente el abstencionismo, b) que en ciertas entidades los candidatos independientes ofrezcan una salida, algunos de carácter populista, c) que en algunas regiones del país los grupos radicales exijan que se cancelen las elecciones.

 

LUISA MARÍA CALDERÓN. SENADORA PAN

A mí 2015 me pinta con la necesidad de que todos ayudemos. Tenemos que comunicarnos y respetarnos. Proponer soluciones entre todos. Reconocer que hay dificultades pero que las instituciones y el Estado de derecho son lo único que puede ayudarnos. No quiero ver un panorama negativo. Quiero creer que habrá disposición de todos los sectores. No quiero pensar que vamos a estar peor. Creo que de aquí para adelante todos tenemos que hacer un esfuerzo y pienso que todo mundo está con esa conciencia. 

Debemos ser autocríticos y escuchar muy bien a la ciudadanía para que, acompañados con ellos, ayudemos a fortalecer las instituciones. Hay que regresar a la gobernabilidad.

 

ISABEL MIRANDA DE WALLACE. PRESIDENTA ALTO AL SECUESTRO.

Va a ser un año muy difícil, de grandes retos. Tendremos que replantear la estrategia de seguridad porque existen brotes de inseguridad en algunas zonas muy importantes. Aunque hay que reconocer que no todo el país está así. Hay zonas de paz como el sureste. La inseguridad está muy centralizada. Por eso digo que hay que cambiar la estrategia y enfocarnos en ciertas zonas, cambiar los estándares que hemos venido manejando en materia de prevención. Aunque es un tema del que mucho se ha hablado, en la práctica no se ha llevado a cabo.

Tengo fe en que vamos a salir adelante si todos caminamos en el mismo rumbo: combatir la impunidad y la corrupción. Es necesario cambiar los vicios que tenemos como país: policías mal pagados o policías que no están respondiendo al reto que tienen.

Indudablemente el gobierno está muy preocupado y ocupado en que la situación cambie. No puede sacrificar las grandes reformas por las que ha luchado el país y no puede dejar de poner énfasis en la seguridad. Las autoridades saben que si no hay seguridad las reformas no se van a concretar. Ya lo estamos viendo en Guerrero: mientras no se respete la ley no se va a poder avanzar. No creo que debamos ser optimistas. Tenemos que ser realistas, por ser optimistas nos ha pasado lo que nos ha pasado.

 

ELENA PONIATOWSKA. ESCRITORA

 

Los sucesos de Ayotzinapa tiñen de negro todo el porvenir de México. Después del asesinato de los normalistas no puedo esperar nada bueno para el país.