Estamos viviendo una guerra no declarada: Miguel León Portilla

El historiador dio una conferencia en el Museo de Antropología, durante la cual rememoró la historia del INAH.
El historiador fue galardonado la noche del jueves pasado
El historiador fue galardonado la noche del jueves pasado (Mónica González)

México

La situación del país está terrible, ¡qué puedo decir! Como historiador, creo que el tiempo más difícil es el que uno vive; lo demás uno lo lee, pero, en cambio, cuando uno está vivo, uno lo siente, lo padece”, aseguró el historiador, antropólogo, lingüista y filólogo Miguel León Portilla, a su llegada al Museo Nacional de Antropología (MNA) en el marco de la conmemoración por los 75 años de la creación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El profesor emérito de la UNAM mostró su preocupación y expresó a MILENIO que nuestros antepasados no era tan violentos: “No, no; yo me jactaba de decir que durante toda mi vida nunca había visto una guerra cercana, pero ahora sí, en México la estamos viviendo; como dice Jacobo Zabludovsky: ‘La guerra no declarada’, ¿verdad?”.

Sin ahondar más en el tema, León Portilla, quien recientemente fue reconocido con el Premio Leyenda Viva de la Biblioteca del Congreso de Washington, cargado con todos sus recuerdos y dispuesto a compartir su sabiduría con quienes se dieron cita para escuchar su conferencia magistral, se dirigió al Auditorio Jaime Torres Bodet del MNA.

Semilla de Cárdenas

Frente al público que llenó el auditorio del museo, el historiador Miguel León Portilla (México, 22 de febrero de 1926) recibió, “por sus aportaciones al conocimiento, conservación y difusión del legado arqueológico e histórico, y particularmente por su compromiso con la promoción de la diversidad cultural de México”, un reconocimiento de manos de Teresa Franco, directora del INAH, institución que está celebrando que fue fundada el 3 de febrero de 1939.

Esta distinción se le otorgó al autor de la Visión de los vencidos (obra traducida a 15 idiomas) la noche del pasado jueves, acompañado del arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma y de César Moheno, secretario técnico del INAH.

Tras la ceremonia de premiación, León Portilla habló de los fundadores de la máxima institución encargada de velar por el vasto patrimonio material e inmaterial de México desde hace 75 años.

“De verdad que me da gusto pensar cómo la semilla que sembró Lázaro Cárdenas al fundar el INAH, con Alfonso Caso como su primer director, ha sido este instituto que ha ido creciendo y que tiene a su cargo una sola cosita: cuidar el patrimonio”.

La creación del INAH por Cárdenas, sostuvo, fue algo único: no había ningún otro lugar del mundo donde hubiera una institución similar.

Seguramente, destacó, “con el sabio manejo de los que están aquí sentados, particularmente de la directora del INAH y del director del Museo Nacional de Antropología, esta institución seguirá creciendo. No tiene límite, es tan grande como los dos millones de kilómetros cuadrados de nuestro país. Acuérdense lo que decía el gran poeta Ramón López Velarde: ‘Patria: tu mutilado territorio se viste de percal y de abalorio./ Suave patria: tu territorio mutilado todavía es tan grande,/ que cuando el tren va por la vía/ parece aguinaldo de juguetería’”.

Realmente convencido, el también miembro de El Colegio Nacional comentó que muchos monumentos valiosísimos se han salvado gracias a la intervención del INAH, a pesar de que muchas veces se topa con intereses económicos terribles, a los que no les importa arrasar con todo.

En una larga, pero amena conferencia, donde contó un repertorio de anécdotas con las que arrancó las carcajadas de los asistentes, León Portilla destacó que México es una tierra con historia, pero aclaró que no comienza con las Cartas de relación, de Hernán Cortés, o con la historia de Bernal Díaz del Castillo. Hay una historia más antigua y esa está en los códices mixtecos que datan de hace más de siete u ocho siglos, y que también se encuentra en las inscripciones mayas, algunas casi contemporáneas con el principio de la era cristiana.

Se refirió a los primeros directores del INAH como hombres visionarios: Alfonso Caso, Ignacio Marquina y Eusebio Dávalos. Asimismo, apuntó que la Escuela Internacional de Arqueología y Etnología Americana (1908), donde estudió Manuel Gamio, fue uno de los antecedentes para la fundación del instituto.

La siguiente conferencia magistral para conmemorar los 75 años de creación del INAH la impartirá el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma.

Defensa del legado

En el acto, Teresa Franco, directora del INAH, indicó que el instituto nació para velar por la defensa y la pervivencia del legado arqueológico e histórico, “al que años después se incorporaría el legado paleontológico y, hace apenas unas semanas, de manera expresa, se adicionó a la Ley Federal de Zonas y Monumentos Arqueológicos, Artísticos e Históricos el patrimonio sumergido, del que desde su creación ya se ocupaba”.

La titular del INAH dijo que esta conferencia magistral de Miguel León Portilla es la primera de una serie de ponencias que impartirán ilustres personalidades sobre el legado del instituto, ocasión que también sirve para reconocer a su comunidad.

El objetivo es reflexionar de manera crítica el transcurrir del INAH desde que el presidente Lázaro Cárdenas decretara su creación hace 75 años. Un camino que no ha recorrido solo, pues ha contado con la colaboración de profesionales e instituciones académicas hermanas con las que ha sostenido el vínculo de la multidisciplinariedad.