• Regístrate
Estás leyendo: La violencia cotidiana, convertida en poética visual en la exposición 'Cali claroscuro'
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 09:39 Hoy

La violencia cotidiana, convertida en poética visual en la exposición 'Cali claroscuro'

El colombiano Fernell Franco exhibe en el Centro de la Imagen de la Ciudad de México una muestra en la que la fotografía documental libra una lucha con la dimensión pictórica 


1 / 6
Publicidad
Publicidad

Cuando parecería que la violencia también es un lugar común, llega al Centro de la Imagen de la Ciudad de México la exposición Fernell Franco: Cali claroscuro, en la cual el fotógrafo colombiano nos invita a repensar el tema, pero no solo con un enfoque social o de denuncia, sino desde una perspectiva más profunda que hace una exploración a través de la técnica.

En sus imágenes hay conflicto, pero no solo el conflicto narrativo de captar escenas marcadas por el antes y, sobre todo, por el después, sino que además hay una lucha entre la fotografía documental y la dimensión pictórica. Dónde acaba una y dónde empieza la otra parece una frontera tan invisible como tratar de explicarse —como espectador— dónde el retrato y dónde la fantasía. Porque los personajes de Franco (1942-2006) son extraordinariamente cotidianos y tras su lente esa normalidad exhibe su rareza: son personajes que se podrían calificar de marginales, pero que en el universo en blanco y negro de Fernell son los centrales, los que viven una violencia sorda en actos simples, con gestos transparentes que parecen reencuadres de películas viejas. Las 152 obras (de 1970 a 1996) de esta primera retrospectiva en México del artista colombiano, que se presentará hasta el 6 de noviembre, revelan su cercanía al cine mexicano de la época de oro, al cine negro estadunidense, el neorrealismo italiano, así como su interés por la pintura.

Más allá de la exploración de técnicas y de la experimentación formal, Fernell juega con la pictoricidad no solo abstracta sino concreta, al intervenir algunas de sus imágenes para crear puntos de fuga que se filtran de la pintura a la fotografía, creando así escenas dramáticas desde la formalidad. El resultado es una poética visual en la que juguetea con los procesos analógicos provocando interrogantes sobre la reproducción inmediata y las trampas de lo digital.

Una exposición nostálgica, sí, pero que no busca combatir las rutas trazadas por lo digital, sino que nos recuerda el proceso y las posibilidades de la fotografía analógica como un recurso técnico y como ejes de una investigación de la imagen. Al observar sus series (“Demoliciones” y “Retratos de ciudad”, por ejemplo), más que viajar al pasado, el espectador se transporta al interior de esas escenas en las que se conecta con los protagonistas no en el desarrollo de su propia historia, sino en el significado del momento. Estos bodegones vivientes nos hablan de una manera de estar: las prostitutas de Franco nos muestran su estar acompañadas en soledad; sus amarrados revelan secretos y plantean el hecho de vivir ocultando; los billares exhiben su virilidad sin caer en las trampas del género, ahí no hay machismo ni exclusión, solamente un estar en lo masculino; sus bicicletas invitan a transitar y observar a una cadencia distinta, mientras sus demoliciones retratan la fuerza de las ausencias. ¿Qué es más poderoso: lo presente o lo ausente? Esta interrogante, visible en la obra de Fernell, cobra vida a través de sus intervenciones, un detalle que exalta la reflexión, que nos hace detenernos para ver otra vez y desde otro ángulo, como en sus series “Pacífico” y “Color popular”.

La exposición Fernell Franco: Cali claroscuro, curada por Alexis Fabry y María Wills Londoño y realizada en colaboración de la Fondation Cartier pour l’Art Contemporain, es una oportunidad para conocer la obra de un artista latinoamericano que más allá de su práctica como fotorreportero y fotógrafo de moda, se enfocó en la experimentación de los procesos de fotografía analógica, como un lenguaje para abordar la vida cotidiana de su amada ciudad de Cali, una cotidianidad que, como señala la curadora Wills Londoño, retrata etéreamente “la utopía fallida de los modelos urbanísticos del siglo XX en las ciudades latinoamericanas”.

Violencia, frustración, nostalgia, muerte, decadencia son conceptos vividos en la fotografía de Fernell Franco, quien encuentra en el retoque, la manipulación, la sub o sobreexposición de la luz, la intervención plástica a través del collage o del acrílico, una forma visual para plantear el conflicto cotidiano y de seguir buscando rutas alternativas cuando pareciera que ya no es posible.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.