Museo Van Gogh rechaza debatir supuestos inéditos

El museo que posee la mayor colección de las obras del artista exige que la editorial presente respuestas claras a sus cuestionamientos, de otro modo no hay utilidad en un debate.
La editorial asegura que el Museo Van Gogh pretende hacer un monopolio de atribución.
La editorial asegura que el Museo Van Gogh pretende hacer un monopolio de atribución. (Especial)

La Haya

El museo Vincent Van Gogh de Ámsterdam, que niega la autenticidad de un cuaderno de dibujos hasta ahora no conocidos atribuidos al pintor holandés, rechazó el martes la propuesta de la editorial francesa que lo publicó de celebrar un debate público sobre esta cuestión.

TE RECOMENDAMOS: Editorial francesa pide debatir inéditos atribuidos a Van Gogh

En un comunicado, el museo afirmó que no había "recibido respuesta a sus preguntas" y pidió a la editorial y a la especialista canadiense en la obra del pintor, Bogomila Welsh-Ovcharov, que presenten "respuestas claras y abiertas a nuestros comentarios, a los elementos que necesiten una aclaración y a las preguntas suscitadas. Por el momento, no vemos la utilidad de mantener un debate", agregó.

El 15 de noviembre, la editorial Seuil presentó un libro titulado Vincent Van Gogh, le Brouillard d'Arles, Carnet retrouvé, firmado por Bogomila Welsh-Ovcharov, que reproduce 65 dibujos, supuestamente inéditos, atribuidos al artista.

El mismo día, el museo Van Gogh, que contiene la mayor colección de sus obras, aseguró que los dibujos eran "imitaciones", basándose en el tipo de tinta y de papel, el estilo o errores topográficos.

TE RECOMENDAMOS: Museo Van Gogh: supuestos dibujos inéditos son falsos

Con la esperanza de "poner fin" a la polémica, la editorial propuso celebrar un debate público con el museo.

Los dibujos fueron realizados sobre un libro de contabilidad de una pensión de Arles donde Van Gogh se hospedaba en sus últimos años.

Según la editorial, los propietarios del establecimiento le regalaron el libro a Van Gogh y éste lo utilizó entre febrero de 1888 y mayo de 1890 para captar paisajes y retratos, antes de devolvérselo a los dueños de la pensión.


ASS