Los videojuegos, herramienta de aprendizaje

El investigador uruguayo Gonzalo Frasca afirma que permiten al niño educarse con base en equivocaciones y lo preparan para ser más tolerante a la frustración.
Actualmente se sataniza a los videojuegos como un aliado en el aprendizaje.
Actualmente se sataniza a los videojuegos como un aliado en el aprendizaje. (Arturo Fonseca)

México

El sistema educativo está diseñado por y para burócratas, y al hablar de burócratas no me refiero solo a docentes: también hablo de los padres. Preferimos poner y recibir números antes de incentivar un verdadero aprendizaje”, dice Gonzalo Frasca, docente y desarrollador de videojuegos, en entrevista con MILENIO.

Titulado en la Universidad de Copenhague y dedicado a la investigación de los efectos de los videojuegos en los procesos de aprendizaje, Frasca explica que el juego es la manera natural que el ser humano tiene para aprender y que, desafortunadamente, el sistema educativo ha ido olvidando.

Según Frasca, la curiosidad y el placer siguen siendo factores importantes en el desarrollo evolutivo del ser humano, “nos da placer descubrir cosas nuevas, nos da placer aprender”.

Por lo anterior, el investigador uruguayo propone el juego como una herramienta de aprendizaje que cumpla la función de laboratorio, en el que el ensayo y el error sean parte del juego y permitan ir perfeccionando lo estudiado.

El especialista considera que uno de los problemas durante la trayectoria escolar es que “gradualmente, conforme empiezan los estudios formales, el juego queda de lado; pero si pensamos en el trabajo de un piloto de avión o un cirujano, éstos aprenden con simuladores, que finalmente son juegos”.

¿Y cuál es la razón por la que el juego es una buena opción de aprendizaje? Para el desarrollador de videojuegos es simple: porque aprender con base en equivocaciones permite a los niños ser tolerantes a la frustración: “No hay ningún niño que diga ‘no soy bueno para jugar’, porque perder en un juego es parte del proceso. Uno de los desafíos más grandes que tenemos es hacer que los niños pierdan el miedo a equivocarse porque, en los hechos los estamos educando para que tengan miedo a fallar, y eso hace niños menos valientes”.

Sin embargo, no hay que confundir el juego con el entretenimiento, y no hay que verlo de manera complaciente: “El docente no tiene que ser un payaso”.

Gonzalo Frasca explica que lo contrario del aburrimiento no es el entretenimiento, sino “el desafío”. Este es un factor fundamental que se tiene que contemplar dentro del sistema educativo.

El investigador uruguayo es cofundador de Powerful Robot Games, un estudio en donde se desarrollan videojuegos comerciales y experimentales, entre cuyos clientes destacan Cartoon Network, Disney, Pixar, Lucasfilm y Warner Bros.

Desafíos

Actualmente se sataniza a los videojuegos como un aliado en el aprendizaje, pero de estos se puede tomar el modelo de desafío que se genera en los niños para seguir adelante.

“Los videojuegos funcionan tan bien con los niños porque los desafían. Les hacen esforzarse para pasar de un nivel a otro, y muchas veces piden ayuda. Este es otro factor que en el sistema educativo se encuentra saboteado al tener salones de clases que no fomentan el trabajo en equipo, con bancas separadas y que te obligan a dar la espalda a tus compañeros de clase”.

El triunfo de la educación a través del juego y los videojuegos, para Frasca, está en el “cómo te hago sentir”.

En el ámbito tecnológico, como en muchos otros rubros, siguen existiendo limitantes para las mujeres, ya que socialmente el concepto “videojuego” sigue siendo visto más como una cuestión masculina. Sin embargo, los desarrolladores se están preocupando por incluir al género femenino.

Uno de los grandes problemas en el mundo de los videojuegos es el bombardeo comercial e ignorar la clasificación de acuerdo a contenidos. Es imposible para los padres estar al día de todos los videojuegos que salen a la venta, por lo que Frasca considera que la única estrategia para contrarrestar este problema es la comunicación: “Dedicarle tiempo a los niños y platicar sobre lo que les gusta es fundamental, ya que actualmente es imposible prohibirle a un niño que baje cierto juego de internet. Más que prohibir, es detectar qué juegos se están descargando y hablar sobre el tema para generar el debate sobre lo que está bien y lo que está mal”.

“Los videojuegos no son mágicos”, pero existen muchos que fomentan el aprendizaje, e incluso que prometen un entendimiento más rápido y exacto sobre ciertos temas. Tal es el caso de DragonBox, hecho por un profesor de matemáticas francés, “sobre el que un estudio independiente de la Universidad de Washington demostró que es 20 veces más rápido y efectivo para que los niños aprendan a resolver ecuaciones algebraicas que ir a la secundaria”.

Gonzalo Frasca dice que no todo se aprende a través de videojuegos, pero que pueden ser una herramienta y fuente de inspiración para que los docentes logren captar la atención de los niños.

Claves

Algunas virtudes para la enseñanza

- Combinan entretenimiento y desafío en cada nivel.

- Proporcionan la información de manera paulatina, lo cual  depende de las pruebas a resolver

- Incitan al jugador para que genere preguntas y busque soluciones.

- Incentivan el ejercicio mental.

- Ofrecen un espacio virtual atractivo para el jugador.

- Promueven el trabajo en colaboración.