El viaje también es origen, asegura Edson Lechuga

Sentimientos y emociones que se funden en los cuentos de "soledad.piedra" (Cal y Arena, 2016): relatos que surgen de las posibilidades del viaje y del azar, de la reflexión acerca del destino y ...
"soledad.piedra". Edson Lechuga. Ediciones Cal y Arena. México, 2016.
"soledad.piedra". Edson Lechuga. Ediciones Cal y Arena. México, 2016. (Especial)

México

Hace 12 años, Edson Lechuga decidió emprender un viaje, en cuyo recorrido se ha encontrado con el amor y con el desamor, con el azar y la melancolía, en especial con la reflexión permanente acerca del significado de ser un extranjero y, al mismo tiempo, no saber dónde se difuminan las fronteras.

Sentimientos y emociones que se funden en los cuentos de soledad.piedra (Cal y Arena, 2016): relatos que surgen de las posibilidades del viaje y del azar, de la reflexión acerca del destino y la melancolía.

"Mi identidad está partida porque yo ya no soy mexicano en toda la regla; antes de vivir 12 años fuera del país me sentía muy mexicano y reivindicaba el origen: soy pahuateco, soy mexicano, eso es lo que me constituye como persona, incluso había en ese discurso cierto desprecio tácito a aquellas personas que no sabían de dónde eran".

Pero con el paso de los años y hasta de la escritura, Edson Lechuga (Pahuatlán de Valle, Puebla, 1970) comenzó a reivindicar la idea del tránsito, hasta llegar al convencimiento de que en el tránsito también hay origen: "es igual de legítimo no saber de dónde eres a sí saberlo".

"Toda mi estancia fuera de México me ha enseñado que el viaje también es origen, de hecho me ha enseñado que viajar, en el mejor de los casos, te obliga a cuestionarte cosas, a darte cuenta que nada es definitivo, ni el origen; inconscientemente hay mucha leña en la hoguera y conscientemente están las llaves que abren las puertas de indagación, que es más importante el tránsito que el destino, pese a que nos habían enseñado que lo importante es de dónde vienes y a dónde vas".

En soledad.piedra un telefonema intempestivo del otro lado del océano cuestiona el significado del país, las costumbres, las figuras de infancia y memoria; el trance del suicida en un balcón de Barcelona; los amantes complementarios en los equívocos importantes; el sueño de los ojos abiertos o la incertidumbre de la vigilia.

"El libro pretende un viaje entendiendo que todo viaje se hace desde la soledad: los relatos transitan por el viaje, por el amor y por el desamor, o por el azar, por coincidir en el asiento nueve de un autobús y enamorarte de una persona que sabe que te va a abandonar, pero eso no le quita la legitimidad".

Un volumen de cuentos en el que se convence de que finalmente todo es tránsito, de que la vida es tránsito. Con los comentarios de Sandra Lorenzano, Isaí y César Gándara, soledad.piedra se presenta hoy, a las 19:30 horas, en el Foro del Tejedor del Péndulo Roma, Álvaro Obregón 86, colonia Roma.