“Un verdadero artista critica, no provoca”: Jodorowsky

El multifacético artista vuelve al cine después de 23 años con "La danza de la realidad", cinta autobiográfica que se estrena en México la próxima semana.
Durante la filmación el director da indicaciones a su hijo Brontis.
Durante la filmación el director da indicaciones a su hijo Brontis. (Cinetc)

México

Basado en su libro homónimo y tras 23 años de no filmar, ahora Alejandro Jodorowsky ofrece la cinta La danza de la realidad, en la que revisita su infancia, transcurrida en Tocopilla, Chile. En ella se reconcilia con su padre, y a su madre le cumple su sueño de ser cantante de ópera.

La película, que fue estrenada con éxito en el Festival de Cine de Cannes el mes pasado y que será exhibida en las salas mexicana a partir del próximo viernes 13, se desarrolla en tono de fábula y muestra el miedo de Jodorowsky cuando era niño frente a un padre autoritario, de quien desea obtener, a toda costa, su reconocimiento. En entrevista con MILENIO el controvertido artista afirma: “Tengo muy poca fe en los individuos. Tengo una inmensa fe en la Humanidad”.

¿Será que todos los niños del mundo tienen algún tipo de herida en el alma?

¿Cómo los niños no van a tener una herida en el alma si pertenecen a este mundo decadente? La familia y la sociedad están en crisis. La economía, la política, la religión, la cultura están en crisis.

“Si los padres no hieren a sus hijos, los herirá la sociedad, las injusticias mundiales, las guerras, las industrias que provocan consumo innecesario, la destrucción del planeta, el infantilismo progresivo, las democracias convertidas en dictaduras enmascaradas, etcétera.

“La única salvación para los futuros niños es que nazcan convertidos en mutantes: provistos de un cerebro superior al nuestro, y se dedicarán a sanar
al mundo que nosotros habremos casi destruido”.

¿Ha sido importante trabajar en el cine esta parte de su vida?

Yo no trabajo en el cine: hago cine, arte, así como respiro, naturalmente. Soy un artista ciento por ciento; mi vida no se divide en partes, mi mente no tiene edad. Desde los cuatro años, edad en que aprendí a leer, he vivido en el mismo mundo: el de la imaginación. Es una gran felicidad hacer lo que uno ama y, gracias a una absoluta honestidad, amar lo que uno hace.

¿Cómo se lleva usted con sus hijos? ¿Cuál fue el principio que articuló la relación con sus hijos? Supongo que no quería que se sintieran como usted con su padre.

Soy, fui y seré para ellos un padre presente. Muchas veces fui padre-madre, ya que algunos son producto de divorcio. Como mi padre fue un niño muy herido, en conflicto con su propio padre, y sin la cultura necesaria para sanar sus carencias psicológicas, se comportó conmigo en forma cruel y competitiva.

“Esto, gracias a mis estudios y meditaciones, me sirvió como una magnífica escuela: aprendí con Jaime (mi padre) todo lo que un padre no debe hacer con sus hijos. A ellos les di, con el mayor de los cuidados, todo lo que a mí no me habían dado: atención, protección, amor, desarrollo espiritual, preocupándome de que fueran lo que ellos eran, y no lo que los otros y yo queríamos que fueran.

En “Dunas”, su proyecto cinematográfico nunca concretado, usted quería mostrar el proceso de iluminación de un héroe y de un pueblo. ¿”La danza de la realidad” es el proceso de iluminación de Jodorowsky?

Es el proceso de iluminación (sanación) mío, de mis tres hijos, de mi esposa Pascale, de mis socios productores, de los actores y técnicos, de los habitantes de Tocopilla y de todo espectador que vea el filme.

¿Cómo encaja el cine (su cine, especialmente “La danza de la realidad”) en la psicomagia?

En su totalidad “La danza de la realidad” es un inmenso acto de psicomagia.

¿Es un tipo de cine que cura?

Evidentemente. El psicoanálisis no cura, mantiene al paciente ayudándolo a sobrevivir. La psicomagia cura. El psicoanálisis no puede curar porque se basa en palabras; la psicomagia puede curar porque se basa en actos. El psicoanálisis analiza los sueños; la psicomagia hace vivir al consultante sueños lúcidos.

En “La danza de la realidad”, la sociedad es retratada como si fuera un “show”. ¿Es una crítica hacia la sociedad o una mera provocación?

Un verdadero artista critica, no provoca. Como presenta nuevos caminos de conciencia, la sociedad prejuiciosa, que trata de no cambiar, se escandaliza. Es decir, quien provoca el escándalo artístico no es el artista, sino la sociedad temerosa de que le quiten lo que tiene usurpado.

El PRI volvió al gobierno de México, Fidel sigue gobernando Cuba, Rusia y Estados Unidos siguen su Guerra Fría. ¿Somos una sociedad sin remedio?

No me interesa la revolución política sino la re-evolución poética. El único remedio para nuestra actual sociedad es desarrollar la conciencia.

¿En qué tiene fe?

Creo que si plantas en terreno adecuado una semilla, puedes producir un árbol y luego un bosque. Tengo fe en la siembra de conciencia.

¿En quién tiene fe?

Tengo muy poca fe en los individuos. Tengo una inmensa fe en la Humanidad.

Filmes anteriores

1968 Fando y Lis

1970 El topo

1989 Santa sangre

1990 El ladrón del arcoíris