La vanguardia del teatro alemán, en el FIC

El Deutsches Theater presenta la obra "La máquina de Hamlet", que continuará su gira por México y Cuba,

Guanajuato

Evidentemente conmocionados por el reciente fallecimiento de Dimiter Gotscheff, director del Deutsches Theater, dos de los actores de esa compañía, Valery Tscheplanowa y Alexander Kavon, se presentaron ayer en el Mesón de San Antonio de esta ciudad para hablar con los medios de comunicación sobre la puesta en escena La máquina de Hamlet, la cual se presentará en el 41 Festival Internacional Cervantino (FIC) los próximos viernes y sábado, en el Teatro Cervantes, a las 16:00 horas.

Previamente, Ilona Goyeneche, coordinadora cultural del Instituto Goethe de la Ciudad de México, leyó un escrito que Claus Ceaser, dramaturgista —persona que ayuda al dramaturgo a hacer los textos dramáticos— de la agrupación alemana, escribió especialmente para la gira que esa agrupación realiza por México y Cuba, y en el que se lamenta la muerte de Gostscheff.

En el texto se dice que el director de la compañía falleció la noche del 19 de octubre a los 70 años, víctima de una corta pero agresiva enfermedad: “El Deutsches Theater lamenta la muerte de uno de los más importantes directores de teatro de las últimas décadas. En su trabajo primaba la voluntad de la búsqueda de lo incondicional.

“Quien tuvo la suerte de haber trabajado con él sabe que solo valía la entrega total. Su pérdida es incalculable. En pensamientos acompañamos a su familia. Mitko, como le decían cariñosamente, tenía tantas ganas de presentar en México y Cuba La máquina de Hamlet, pero la enfermedad no se lo permitió”, escribió Ceaser.

“Desde que supimos que Gotscheff no iba a poder viajar, hemos trabajado en esta versión de la obra. La presentación mantendrá la estructura del montaje del dramaturgo, pero las partes donde él actuaba se mostrarán en una proyección en video”, leyó Ilona Goyeneche.

La máquina de Hamlet es una versión que Mitko hizo de la puesta en escena Maquinahamlet, del dramaturgo y escritor alemán Heiner Müller. Escrita originalmente en 1977, en el contexto de la guerra fría, la obra refleja la obsesión que su autor tenía por William Shakespeare.

En la versión que se presentará en el FIC no habrá referencias históricas como las que se plantearon en 1977. Sin embargo, en esta ocasión el montaje muestra a un hombre, interpretado por Dimiter, y sus dos acompañantes. La trama muestra cómo el personaje principal discute con los textos de Müller. La coyuntura actual se aprecia en una puesta en escena personal. Se ve cómo el director entabla un diálogo con su amigo y su obra. Su presentación en el FIC será una especie de homenaje a Gotscheff.

Alexander Kavon explicó que la transmisión del video con las partes de Dimiter Gotscheff fue una decisión que se tomó porque creyeron que no se le puede sustituir con otro actor en tan poco tiempo. Asimismo, confirmó que el mismo director aprobó la proyección que se hará, pues ya se había hecho un video de la obra de teatro anteriormente.

Comentó que para los actores no tener a su director ha sido impactante, pero que, junto a su familia, decidieron que el montaje tenía que ser tal como lo habían pensado originalmente: “Es un compromiso que tenemos cumplir”.

Recordó que su acercamiento al director del Deutsches fue hace siete años, y que fue con él que aprendió a trabajar permanentemente y a nunca estar satisfecho. “Cada vez que terminaba una obra me acercaba a él; siempre me daba la mano, me ayudaba, me felicitaba, la mayoría de las veces no me decía nada. Cuando llegaba Valery Tscheplanowa y le tocaba actuar, Gotscheff decía que nunca había estado en presencia de alguien que actuara y mirara tan intensamente la obra de Heiner Müller como ella”.

Valery Tscheplanowa mencionó que en el montaje se puede percibir la relación que Gotscheff y Müller tuvieron durante 30 años, y la necesidad del director del Deutsches de montar la obra de su amigo: “Hace siete años, cuando me preguntó con quién quería actuar, le respondí que con alguien que me diera miedo. Me respondió que lo haría con él”.

Según la actriz, hace poco se habían reunido con Gotscheff para hablar de los próximos proyectos, y él les había dicho que tenía ganas de trabajar sobre Samuel Beckett, especialmente la obra Esperando a Godot: “Realmente tenía muchos proyectos; tenía mucha energía, y por eso es impresionante que ya no se encuentre entre nosotros”.

Una vida en el escenario

Dimiter Gotscheff nació en Bulgaria en 1943. Llegó al este de Berlín en la década de los sesenta para estudiar medicina veterinaria; sin embargo, en poco tiempo se volvió pupilo y asistente del director Benno Besson, primero en Deutsches Theater y después en el Volks-bühne en la plaza Rosa Luxemburgo.

Hizo su debut como director con la obra de Heiner Müller Die Weiberkomödie (Comedia de mujeres). En 1979 se vinculó a la expatriación del compositor Wolf Biermann, por lo que dejó Alemania Oriental y regresó a Bulgaria.

Varias de sus puestas en escena fueron reconocidas como producción del año por un jurado de críticos de teatro, y su Ivanov ganó el Premio de la Innovación en el Festival Theatertreffen 2006.