• Regístrate
Estás leyendo: Urge astrónomo a reducir la contaminación lumínica
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 15:21 Hoy

Urge astrónomo a reducir la contaminación lumínica

El abuso en el uso de luz está contribuyendo a la extinción de especies; incluso influye en nuestras vidas al alterar el reloj biológico, advierte especialista de la UNAM.

Publicidad
Publicidad

Iván Téllez

Hemos perdido mucho por la contaminación lumínica generada por la energía eléctrica, como disfrutar de la naturaleza o mirar el firmamento, lo cual es un síntoma del uso abusivo de los recursos que tenemos; es importante recuperar el cielo nocturno porque, además, ello ayudará a evitar la degradación del medio ambiente y dejará de afectar a especies animales, planteó José Antonio de Diego, investigador del Instituto de Astrofísica de la UNAM en entrevista con MILENIO.

De acuerdo con el especialista, además de que impide ver el universo, la luz eléctrica provoca efectos en la naturaleza y en el ser humano. La dimensión del problema se puede aclarar con una información difundida en junio en la cual se dio a conocer que la tercera parte de la humanidad ya no puede ver la vía láctea debido a lo enturbiado de la atmósfera, según el Instituto de Estudios de Contaminación Visual de Italia, donde se elaboró un atlas de contaminación artificial publicado en la revista Science Advances y en el cual colaboraron científicos de EU, Israel, Alemania e Italia.

De Diego destacó que la contaminación lumínica contribuye a la extinción de especies e incluso, aunque no nos damos cuenta, influye en nuestras vidas: los humanos tenemos ciclos circadianos, en los cuales tenemos un descanso y un reposo —en los que necesitamos de oscuridad—, pero cada vez hay menos, la ciudad está más iluminada; no dormimos en la oscuridad, sino en penumbra.

En noviembre, científicos del Baylor College of Medicine de Texas dieron a conocer que, en un experimento hecho con roedores, descubrieron que el desfase de horarios o tener iluminación en la noche altera el reloj biológico y que este factor hace más propenso el desarrollo de obesidad e incluso cáncer de hígado.

"Por otro lado, muchas especies animales e insectos —como las aves migratorias— dependen de la luz de la luna y de su posición para poder orientarse. Cando éstas llegan a una ciudad que las alumbra se despistan, pierden sus rutas migratorias y sus hábitos de reproducción. Todo esto lo vamos a pagar a la larga", indicó el experto durante la Noche de las Estrellas 2016, que culminó el sábado.

Al respecto, el investigador, con líneas de estudio en núcleos activos de galaxias y en astroestadística, señaló que la contaminación lumínica es "síntoma de nuestra dejadez: contaminamos nuestro planeta como quien se va a rentar otra casa y no le importa dañarla.

"Tomar consciencia de mantener el cielo oscuro ayudará a acabar con esta contaminación; pero no solo eso, hay que concientizar todo lo que estamos haciendo.

"Estamos tan acostumbrados a mirar el cielo y ver una mancha borrosa gris que tapa las estrellas, que hemos olvidado el placer de verlas. Todo eso lo estamos perdiendo porque no nos importa, y porque no tenemos consciencia de lo que estamos haciendo ni de lo que hemos perdido", opinó.

Gastamos lo que no tenemos

En tanto, De Diego explicó que en las fechas decembrinas es cuando más se contamina, debido a que son los días en los que las luces se prenden más.

"La cantidad de energía que desperdiciamos por la noche es abrumadora, y más en Navidad con todas las luces que encendemos. Toda esa energía viene de algún sitio, no solamente del enchufe. Muchas de las centrales de producción eléctrica que hay en el mundo salen por combustión de materiales fósiles (lo que produce CO2); otras son centrales nucleares; las hidráulicas tal vez son más limpias, pero también significan un impacto al calentamiento global.

"Es una forma muy poco racional de comportarnos, porque por un lado gastamos lo que no tenemos, nos acabamos los recursos que vamos a necesitar en el futuro, y, encima, fastidiamos nuestro entorno".

El astrónomo finalizó al destacar que es importante recuperar el cielo nocturno, porque, además de estar afectando a varias especies, la gente ha olvidado lo que es ver las estrellas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.