• Regístrate
Estás leyendo: Una historia 'con alas' en Ciudad Jardín
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 07:09 Hoy

Una historia 'con alas' en Ciudad Jardín

El Museo Francisco Sarabia de Lerdo, cuenta la vida del piloto que rompió con todos los récords de tiempo por aire en las rutas autorizadas de México, utilizando "El Conquistador del Cielo".

Publicidad
Publicidad

Lilia Ovalle

A la entrada de Lerdo, municipio duranguense conocido en la Comarca Lagunera como Ciudad Jardín, se erige espléndido el Museo Francisco Sarabia, que alberga el avión restaurado en el que el piloto perdió la vida.

Francisco Sarabia Tinoco nació el 3 de julio de 1900 en esta ciudad y murió 39 años después en la ciudad de Washington, siendo un pionero dentro de la aviación comercial mexicana, que rompió récord de velocidad en el vuelo Ciudad de México-Nueva York con un tiempo de 10 horas con 43 minutos.

Hijo de Francisco Sarabia y de María Tinoco, fue fundador y administrador de la empresa Transportes Aéreos de Chiapas y estableció comunicación aérea entre las ciudades de Tabasco, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo.

En el museo los visitantes encontrarán además vitrinas donde se muestran fotografías, ropa del piloto y otros objetos personales de gran valor.

No obstante, recientemente autoridades municipales y representantes de la coordinación de Culturas Populares, inauguraron el primer módulo de información interactiva, donde niños y adultos podrán probar sus conocimientos en torno a la figura del piloto aviador y la historia aérea mexicana.[OBJECT]

Fue en 1933 cuando el reto de Sarabia se perfiló, siendo los pilotos españoles Mariano Barberán y Joaquín Collar, quienes intentaron hacer una travesía desde Sevilla hasta la Ciudad de México. No obstante fallecieron en un accidente aéreo en la sierra de Oaxaca.

Aunque algunos pilotos mexicanos quisieron realizar la travesía en homenaje a los pilotos que murieron, el elegido fue Francisco Sarabia quien después de 2 vuelos de prueba, suspendió la misión.

En 1938 y luego de adquirir un avión Gee-Bee que bautizó como "El Conquistador del Cielo", Sarabia superó todas las marcas de velocidad de Los Ángeles a la Ciudad de México.

Para el año siguiente, el piloto lograba la misma proeza en todas las rutas abiertas, es decir, México-Chetumal, México-Mérida y México-Guatemala.

Tras estudiar en China y trabajar en el servicio postal norteamericano, fundó en México una escuela para aviadores y mecánicos de aviación.

Sarabia falleció el 7 de junio de 1939 en las aguas del río Potomac, cuando su avión se desplomó minutos después de despegar de Washington, de regreso a la Ciudad de México.

Su cuerpo fue sepultado en la Rotonda de las Personas Ilustres en la Ciudad de México y actualmente el Aeropuerto Internacional de Torreón lleva su nombre.

Estos aspectos sobre la historia del piloto y otras más, pueden ser consultadas en el museo que le rinde homenaje en la ciudad que lo vio nacer.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.