• Regístrate
Estás leyendo: Un puente para Sonny
Comparte esta noticia

Un puente para Sonny

El jazzista y su trayectoria impecable bien valen un puente, aunque a los 87 años se le ha detectado fibrosis pulmonar, por lo que le resulta doloroso tocar.

Publicidad
Publicidad

En 1959, en la cresta de la fama, el saxofonista Sonny Rollins canceló sus actividades públicas porque, ante tantos compromisos, no le quedaba tiempo para alimentar la creatividad. Alejado de los estudios de grabación y las presentaciones, buscó un sitio para reinventarse tocando. No lo encontró en la vida campestre, a la orilla del mar o en un monasterio, sino en el ruidoso puente Williamsburg, en Nueva York.

TE RECOMENDAMOS: Por sus portadas lo conoceréis

En una entrevista publicada en The New Yorker en 1961, Rollins le explicó a Whitney Balliett que comenzó por practicar todo el día en casa, pero que no quería molestar a sus vecinos. “Luego descubrí el Puente Williamsburg (...) un lugar soberbio para practicar día y noche. Estás encima de todo el mundo, puedes ver todo: está la línea del horizonte, el agua, la bahía. Puedes tocar tan fuerte como quieras y te hace reflexionar. La grandeza te da perspectiva y la gente nunca te molesta. A veces veía a las mismas personas todos los días. Algunas veces se detenían y escuchaban, otras se seguían de frente. Los neoyorquinos son muy sofisticados”.

Sonny RollinsTambién los eslovacos, al menos los que escribieron en la revista Jazz.sk: “Ako si správne uctit’jazzmana Newyoksy Williamasburg Bridge chcú premenovat’na Most Sonny Rollinsa”. Esto quiere decir, palabras más, palabras menos, que una iniciativa busca cambiar el nombre del puente Williamsburg a Sonny Rollins, noticia que le dio la vuelta al mundo.

Stephen Levin, uno de los promotores de esta idea, declaró que en Nueva York hay monumentos para los políticos, pero no “para los pioneros culturales que representan el espíritu de la ciudad. La historia de Sonny Rollins y el puente Williamsburg es una historia cultural distintiva de Nueva York”.

El jazzista y su trayectoria impecable bien valen un puente, aunque a los 87 años se le ha detectado fibrosis pulmonar, por lo que le resulta doloroso tocar. En una entrevista reciente para la revista Vulture, declaró que al principio se deprimió, pero que, más bien, debería estar agradecido. “Tuve la oportunidad de vivir una vida como músico, lo que siempre quise hacer. Incluso fui capaz de alcanzar cierta relevancia: ese fue un regalo maravilloso. No quería ser como el niño malcriado que dice: ‘Caray, en Navidad no recibí todo lo que quería’. Sería egoísta de mi parte pensar así. Decidí que no quería ser esa persona. Una vez que todos esos sentimientos cuajaron en mi mente, pude salir de mi depresión y aceptar mis circunstancias, y estar agradecido por lo que he tenido”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.