• Regístrate
Estás leyendo: Un dramaturgo fiel a sus propias voces
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 17:11 Hoy

Un dramaturgo fiel a sus propias voces

José Ramón Enríquez recibirá la Medalla Bellas Artes el próximo jueves 25 de agosto en la Sala Manuel M. Ponce.

Publicidad
Publicidad

Justo tres días después de cumplir 71 años de edad, el dramaturgo, ensayista y poeta José Ramón Enríquez recibirá la Medalla Bellas Artes, máxima distinción que otorga el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el jueves 25 de agosto a las 19:00 horas en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

“Para mí, es el gran reconocimiento. Por eso me siento muy honrado y un poco agobiado, porque no lo esperaba”, afirmó en entrevista el galardonado. Señaló que la Medalla Bellas Artes 2016 es también un estímulo a su trayectoria de 50 años como autor, actor, director de escena y crítico.

“Yo he sido fiel a mis propias voces internas teatrales y, en este sentido, no es lo mismo lo que hice hace medio siglo que lo que hago hoy. He cambiado mi teatro en la medida en la que he cambiado yo. He madurado o envejecido, como usted le quiera llamar”, aseveró.

—¿Cómo encuentra el panorama actual del teatro mexicano?

Lo diría de dos maneras. En cuanto al arte escénico, a los artistas, al movimiento teatral, me parece enormemente rico. Obviamente México es un país mucho más grande que el de hace 50 años, pero actualmente hay muchísimas corrientes, voces y gente haciendo teatro.

[OBJECT]

En este sentido, me parece que se ha enriquecido mucho. Los dramaturgos estaban mucho más encasillados en una estética, como en la del maestro [Rodolfo] Usigli y de otros. Ahora encontramos de todo tipo, desde performance hasta teatro del Siglo de Oro.

La mala noticia es que hay una notable pérdida de públicos, no por culpa del teatro, sino de los medios electrónicos, como la televisión, el video, la internet y otros que nos han quitado audiencia. El teatro es un arte que requiere que la gente se desplace al espacio teatral y, por lo mismo, ha perdido público. El cine y la iglesia están vacíos, también. El teatro es un arte comunitario.

—¿Qué se necesita para recuperar esos públicos?

Es una pregunta que nos hacemos todos. Yo creo que lo mejor es seguir haciendo teatro y demostrando que es algo muy distinto a un video, por ejemplo. Decía Antonin Artaud que el teatro se contagia. Cuando logremos que alguien se desplace para ir al teatro por vez primera, estaremos ganando un espectador.

—¿Cuáles son sus siguientes proyectos?

Seguir escribiendo. Nunca he dejado de hacerlo. Continúo haciendo mis cosas. Lo único que no hago es dar clases. Ya estoy cansado de eso. En cuanto a mi creación, sigo en pleno uso de mis facultades.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.