• Regístrate
Estás leyendo: Túneles se abrirán al público como atractivo turístico: INAH
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 12:20 Hoy

Túneles se abrirán al público como atractivo turístico: INAH

A decir del funcionario, de contarse con presupuesto las Trincheras de San Sebastián podrían ser promovidas como las catacumbas en Roma o los túneles de la gran pirámide en Cholula.

1 / 3
Publicidad
Publicidad

Moisés Ramos

El próximo miércoles 2 de abril se cumplirán 147 años de la batalla que encabezó Porfirio Díaz Mori para liberar a Puebla de la ocupación francesa. El general, que había combatido a los galos el 5 de mayo de 1862 reencontró una ciudad afrancesada, reconstruida después del ataque despiadado de cuatro años antes, sobre todo en el lado poniente entre las iglesias de San Sebastián y San Marcos.

Las trincheras que los mexicanos, al mando de Jesús González Ortega y Joaquín Colombres habían construido en las cercanías a la fallida iglesia de San Javier, estaban cubiertas, pero no rellenas de tierra o destruidas. Tuvieron que pasar 147 años para que trabajadores del Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado de Puebla (Soapap), a punto de la privatización, los reencontraran.

De acuerdo con el arquitecto y perito de la Delegación Puebla del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Sergio Vergara, de contarse con presupuesto suficiente, las trincheras podrían ser abiertas al público próximamente y ser promovidas como atractivos turísticos, tal como se utilizan las catacumbas en Roma o los túneles de la gran pirámide en Cholula.

Mientras tanto, este año se cumplen 150 de la celebración de los bailes palaciegos que se le ofrecieron al fallido emperador Maximiliano y a su esposa Carlota en la antigua Ciudad de los Ángeles, la cual apenas comenzaban, entonces a recuperarse de los estragos causados por la ocupación.

Y dentro de tres años se conmemorarán los 150 años de la Batalla del 2 de Abril, encabezada por Díaz Mori. Quizá para entonces ya estén habilitadas las trincheras para ser recorridas por propios y turistas. Tal vez entonces ya esté en uso, nuevamente el edificio de la escuela que, precisamente debía su nombre a la famosa liberación de Puebla, en la esquina de las avenidas 3 Poniente y 13 Sur, cuyo destino aún se desconoce.

Hasta ahora nadie en Puebla se ha atrevido a reivindicar su monaquismo como para celebrar los 150 años del baile palaciego que se les ofreció a los supuestos emperadores en el edificio de la antigua alhóndiga, en la actual avenida 2 Oriente, al norte del zócalo. Pero historiadores e investigadores coinciden en que en tres años, sí deberá conmemorarse la lucha para liberar la Angelópolis que hizo Díaz Mori.

"Miguel Galindo y Galindo, en su obra publicada en tres tomos "La gran década nacional, o relación histórica de la Guerra de Reforma, intervención extranjera y gobierno del archiduque Maximiliano, 1857-1867", sostiene que Puebla, entre 1856 y 1867 estuvo en el centro de la vida política y militar de México del siglo XIX. En 1856 empiezan las dificultades, los problemas, las luchas por el inicio de las Leyes de Reforma y en ese año sufre la ciudad toma importante de sitios y de ahí vienen el 5 de mayo, el Sitio de Puebla y se cierra ese gran periodo histórico el 2 de abril de 1867, debemos conmemorarlo", dijo el doctor en Historia, Carlos Contreras Cruz, en entrevista.

PRIMAVERA CON ESQUINA EXCAVADA

El arquitecto y perito del INAH, Sergio Vergara detalla en entrevista: "Hace tres semanas, por los trabajos del Soapap, cerca de la iglesia de San Sebastián, a un lado de donde está la ex penitenciaría de San Javier, se encontró un hueco. Agraciadamente, por el acuerdo que se tiene con el Soapap se le dio aviso al INAH; hay una cuadrilla de arqueólogos que está trabajando en la zona, quienes automáticamente fueron al lugar y empezaron a sondear y agraciadamente se encontró un pasadizo en forma de zigzag que, una vez analizado por los propios arqueólogos y los historiadores se trata de un pasadizo pintados en los planos de 1863 y más que un pasadizo era una de las trincheras de la toma de Puebla. No de la Batalla del 5 de Mayo de 1862, sino de la toma de la ciudad el año siguiente".

Vergara Berdejo, quien desde el primer momento del descubrimiento estuvo en el sitio, agregó: "La trinchera fue hecha por los mexicanos. Y aquí es importante recordar que Puebla, durante el asedio de 62 días, recibió el ataque más fuerte de los franceses por el Cerro de San Juan, hoy la colonia La Paz, ya no por el Cerro de Loreto, porque era el lugar más débil de la ciudad. Lo analizaron muy bien, se fortificó la ciudad perfectamente bien. Muy joven, ya general, Joaquín Colombres hizo la gran frontera de la ciudad, hacia lo que hoy es el bulevar 5 de Mayo y hacia las laterales de las fronteras laterales de la ciudad, pero sin tocar el cerro de San Juan, por donde los franceses entraron y empezaron su avance y los primeros bombardeos".

El entrevistado detalló: "Ante ese avance, automáticamente Colombres y el general Jesús González Ortega mandan a hacer las trincheras ¿Por qué son trincheras y por qué en zig zag? Porque es la única manera en que te puedes mover y defender todos los flancos de cualquier ataque. Así, si te disparan no te pueden dar porque te proteges con el zigzagueo.

Cuando los franceses llegan por el lado poniente de la ciudad, lo primero que bombardean es la fortaleza de González Ortega, que era la antigua iglesia de San Javier, van hacia el actual Paseo Bravo y de ahí entran por las actuales avenidas Reforma y 2 Poniente y desbaratan todos los elementos a su paso".
Para Sergio Vergara hay que tener memoria. "Lo anterior hay que recordarlo, porque después los franceses se quedan gobernando (y esto pocas veces se dice) hasta 1867 que regresa Porfirio Díaz el 2 de abril, quien hasta se asombra, porque él había sido apresado, fue encerrado y huyó, y cuando volvió a ver la ciudad transformada, reconstruida se asombra y hasta le gusta la fisonomía, porque muchas casas que fueron destruida las reconstruyeron o construyeron a la usanza francesa".

Por lo anterior, agrega el entrevistado "la avenida Reforma es una reconstrucción totalmente de arquitectura francesa; la avenida 2 Poniente igual. Los grandes predios los hacen pequeños lotes y se los dan a gente a la que le cobran menos impuestos, y hacen una reconstrucción de la ciudad durante cuatro años, completita: meten los drenajes e integran las banquetas, que no había en la ciudad que era totalmente española y no las tenía, lo cual la distingue de la traza española original".

"Entonces Díaz toma la ciudad, no la destruye y ya después, en su gobierno de más de 30 años como presidente retoma mucho de la arquitectura francesa e, incluso, va a morir a París, donde está enterrado", rememoró Vergara Berdejo.

DESCUBRIMIENTO COLECTIVO

Como perito del INAH, Sergio Vergara habló sobre las trincheras descubiertas a unos meses de que se cumplan 151 años del Sitio de Puebla: "Este descubrimiento yo creo que es colectivo, no es de uno, ni de otro, sino que al final de cuentas se da. Hay muchos secretos que creo que puede haber debajo de la ciudad, y que son también interesantísimos y que poco a poco se oirán dando pero hay que irlos rescatando".
Vergara Berdejo explicó: "Ahorita ya pusimos una tapia, porque la gente estaba yendo a ver, pero un día tendremos que abrir esos elementos como para que la gente entre y los sienta porque, por ejemplo, aquí uno dice: ¿por qué en esta zona el pasadizo no está afectado? ¿Cuánto tiempo estuvo cerrado? ¡Quién sabe!"

Insisto, continuó el entrevistado, la mejor cuando los franceses tomaron la ciudad la gente tapó los pasadizos, no los cubrió, porque hay que recordar que durante los cuatro años de la ocupación francesas, en las colonias, en los barrios perimetrales había guerrillas. La gente no se quedó conforme diciendo ya llegaron los franceses y aquí nos quedamos. No, no, no. También hubo gente en contra que hacía guerrillas y hacía cosas contra ellos. Por eso encontramos lajas en la parte de arriba de los pasadizos y éstos, como túneles siguieron funcionando.

Para Sergio Vergara es importante un detalle: En este caso el túnel está limpiecito; imagínate en esa zona que, donde escaves encuentras aguas sulfurosas, y este está limpiecito, En medio se encontraron unas famosas jarras, como para agua, ya de principios del siglo XX y unos tinteros, por lo que suponemos que, ahí mismo pues tomaban agua, comían y, además escribían, memorias o algunas cosas más. Ahorita los investigadores y los historiadores están haciendo un reporte; creo que a partir de ahí se debe generar un recurso y abrirlos al público".

Hay muchas cosas por descubrir, aceptó Vergara Berdejo: "Y no nada más ahí; está eso y está San Javier, la ex penitenciaría que tiene cosas interesantes; está lo de los pasadizos donde está el paso a desnivel, junto a Los Fuertes, al lado del lago de La Concordia. Está lo de la presa, lo de Santo Domingo, lo de San Agustín... Ya hay elementos que podríamos plantear como atractivos de la ciudad también, para la gente de aquí y para la que viene. Por ejemplo, tú vas a Roma y hay un recorrido como de 20 o 30 metros para ver las famosas catacumbas, donde te cobran quién sabe cuántos euros por entrar; a veces ni entiendes nada, son mejores los túneles de Cholula que esos y son atractivos porque al final son atractivos con historias propias de la ciudad. La intención, siempre que se descubre algo es que la gente lo conozca, y éste, el de las trincheras descubiertas cerca de San Sebastián es el caso".

CIUDAD EN EL CENTRO POLÍTICO

Ya ha recordado el historiador Carlos Contreras Cruz que "Puebla, entre 1856 y 1867 estuvo en el centro de la vida política y militar de México del siglo XIX", por lo tanto desde hace dos años, al menos, casi cada año tiene la antigua Ciudad de los Ángeles muchas razones para conmemorar siglo y medio de hechos históricos determinantes para la historia del país.

Y eso pasará el próximo miércoles 2 de abril, y por supuesto con más razón dentro de tres años. A la esquina que hoy forman las calles 3 Poniente y 13 Sur, llegó José de la Cruz Porfirio Díaz Mori rayando su caballo el 2 de abril de 1867 al frente del Ejército Liberal del presidente Benito Pablo Juárez García. Era el último combate de los mexicanos contra los galos, el que les dio el triunfo y el general, nacido en Oaxaca el 15 de septiembre de 1930, había sido el responsable de esa conclusión.

Porfirio Díaz, como es recordado el militar, había participado, con éxito y de manera decisiva en la Batalla del 5 de Mayo de 1862; un año después participó en la defensa de la ciudad, que fue sitiada durante 62 días. Para 1867, llevaba años organizando la resistencia contra los galos y había sido apresado en Oaxaca, por lo que fue enviado a Puebla, de donde logró escapar. El 2 de abril fue la culminación de varias semanas de sitio a la urbe la cual, al caer, dejaba en manos de los liberales sólo las ciudades de México y Querétaro, donde finalmente fueron fusilados los mexicanos Miramón y Mejía con Maximiliano de Habsburgo.

Años después, en ese sitio donde triunfó Porfirio Díaz en la Angelópolis se fundaría la que por años, muchos años sería la Escuela Primaria Oficial 2 de abril, cuyo edificio hoy luce vacío, pues para el ciclo escolar 2013-2014 ya no funcionó como tal. La toma que hizo el general oaxaqueño en la madrugada del 2 de abril, fue con trece columnas, pero sin atacar a la población civil o los edificios.

Desde la huida de Díaz Mori a Europa en 1911, para establecerse en Paris donde murió en 1915, una lápida cayó sobre su vida de general liberal al lado de Benito Juárez; "se olvidaron" o se enterraron sus logros militares. A diferencia de las grandes conmemoraciones por la Batalla del 5 de Mayo, no se recuerdan en Puebla hechos semejantes por el 2 de abril de 1867.

El próximo miércoles servirá ahora, también para recordar que mexicanos decididos a resistir hasta el final, excavaron trincheras que aún hoy nos hacen recordarlos, con Joaquín Colombres a la cabeza.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.