Podrían encontrar tumbas de emperadores aztecas

Se espera que un túnel descubierto en un predio frente al Templo Mayor pueda conducir a donde se ubican las tumbas de los antiguos tlatoanis.
Eduardo Matos compartió con más de 500 regiomontanos un recorrido por los 38 años de trabajo arqueológico en Ciudad de México.
Eduardo Matos compartió con más de 500 regiomontanos un recorrido por los 38 años de trabajo arqueológico en Ciudad de México. (Gustavo Mendoza)

Monterrey

El equipo de especialistas que trabaja en las excavaciones del Templo Mayor podrían estar al filo de llegar al que puede ser el uno de los descubrimiento arqueológicos más importantes del país.

En su visita a Monterrey, el arqueólogo e investigador, Eduardo Matos Moctezuma, expuso que los trabajos en lo que fuera Tenochtitlán se hallarían cerca de llegar a donde presumiblemente estarían las tumbas de los emperadores aztecas.

Eduardo Matos compartió con más de 500 regiomontanos un recorrido por los 38 años de trabajo arqueológico en la principal zona arqueológica de la Ciudad de México, en una charla ofrecida en el Museo de Historia Mexicana.

El investigador emérito resaltó que la zona del centro histórico de México, donde se ubicó el imperio mexica, sigue ofreciendo una gran cantidad de hallazgos.

Por ahora, se espera que un túnel descubierto en un predio frente al Templo Mayor pueda conducir a donde se ubican las tumbas de los antiguos tlatoanis, trabajos que encabeza el arqueólogo Raúl Barrera.

"Según las crónicas del siglo XVI, resulta que ahí se enterraban a algunos de los gobernantes mexicas como Axayacatl o Tizoc, podrían estar ahí enterrados. Hay un túnel que llega a este edificio y al final hay huellas de lo que pueden ser dos accesos, los que podrían ser las tumbas", apuntó Matos Moctezuma.

Serían las primeras tumbas de los tlatoanis aztecas descubiertas hasta ahora, en un proceso de investigación que se pretende emprender este año.

Matos Moctezuma –quien en repetidas ocasiones aclara que no es descendiente del emperador- resaltó cómo en los últimos 38 años de trabajos en la zona del Templo Mayor siguen apareciendo hallazgos importantes.

Una muestra es el descubrimiento más reciente se generó el año pasado, cuando se rescató la estructura del Tzompantli, un especie de altar prehispánico donde colgaban los cráneos de los sacrificados.