La "tumba" que le da vida a un árbol

Capsula Mundi es en una vasija en forma de huevo hecha de materiales orgánicos que lleva dentro el cuerpo el cual se convertirá en abono.

México

Hoy existe una propuesta excéntrica para honrar y sepultar a los difuntos: un huevo orgánico que lleva dentro el cuerpo, que será enterrado y servirá como abono para el crecimiento de un árbol. Se puede elegir el jardín de la casa.

Desde tiempos inmemoriales, el hombre veneró la muerte y cuidó de sus difuntos con diversos rituales y creencias. Los egipcios practicaban la momificación para alcanzar una nueva existencia y los griegos crearon el inframundo, donde los malos eran torturados.

Sepelios

Existen diversas formas de dar sepultura, de acuerdo a la sociedad y sus creencias. En México, la cultura prehispánica diferenciaba la sepultura según la clase social del muerto: la gente ordinaria se enterraba bajo el piso de su casa, pero los nobles eran incinerados y colocados templos funerarios.

En Japón se lava el cuerpo del y se le mojan los labios en señal de purificación. Por su parte los hindúes lo limpian y cubren con lino para después quemarlo; 10 días después el hijo mayor ofrece agua y comida al difunto en su camino a la reencarnación.

Capsula Mundi

Con la finalidad de promover áreas verdes y de esparcir la idea de que aunque el cuerpo no esté presente el alma continúa en la tierra, los italianos Anna Citelli y Raoul Bretzel inventaron una exótica alternativa ecológica: diseñaron recipientes que dan vida a un árbol y que crecerán gracias al cuerpo de algún ser querido.

Este invento lleva por nombre Capsula Mundi y consiste en una vasija en forma de huevo hecho de materiales orgánicos como almidón de maíz y papa, que unidos forman un plástico biodegradable. También está constituido por bacterias y hongos que trabajarán junto al polímero para generar diversos nutrientes que favorezcan el entorno. Este recipiente servirá para llevar dentro el cuerpo del difunto que será enterrado.

El cuerpo se deposita en posición fetal y totalmente desnudo con la finalidad de recordar la vida o el reinicio de la misma.

Una vez que el cuerpo se encuentra en la cápsula, es sepultado y se realiza un proceso similar al sepelio; se echa tierra sobre el envase hasta que queda a una profundidad suficiente para poner el brote de un árbol o semillas.

El cuerpo en descomposición trabajará como abono y ayudará a generar los sustentos necesarios para alimentar al árbol. El abono en sí mejora la calidad del sustrato de las plantas aportando nitrógeno y favoreciendo la tierra alrededor de cada elemento sembrado.

Las especies de árbol que se ofrecen son amplias: sauces, arces, castaños, robles, entre otros, y cada una podrá ser elegida de manera previa y libre, con la única condición de tomar en cuenta la zona climática que varían de temperatura, humedad, nivel del mar, etcétera. Cada especie estará con sus iguales para así formar un huerto.

Una vez que varias Capsula Mundi sean plantadas, se comenzarán a formar Bosques sagrados, con la creencia de que el alma permanece en la tierra.

Para que los árboles y el bosque sean distinguidos, se instalará un sistema de GPS y cada árbol tendrá un chip para permitir que los familiares puedan ubicarlo con facilidad, ya que los creadores no quieren instalar grabados o placas, pues desean alejar la idea general que se tiene de los panteones.

Legislación

A pesar de que los servicios funerarios consideran los sepelios ecológicos como una opción innovadora, las razones políticas y sociales no permiten llevar a cabo la excéntrica forma de entierro y, en caso de ser aceptada, la ley tendría que modificarse por completo.

En México se presentó una iniciativa que propone cementerios verdes similares a los europeos. La propuesta fue presentada por Orlando Anaya, diputado local del PAN en 2010, durante la renovación de la Ley de Cementerios del DF.

Se planteó debido a la falta de espacios en los panteones para regenerar los espacios de la ciudad y hacer una fusión metrópoli-área verde, pero “las cuestiones culturales y religiosas limitan esta modalidad a escala nacional, ya que sería un cambio drástico de costumbres e ideologías”, aseguró Anaya.

Un sueño ecológico

A pesar de que la Capsula Mundi tiene un bajo costo y favorece el medio ambiente, la idea no ha sido aceptada por las leyes de Italia.

Con más de más de 14 mil seguidores en Facebook y con sitios web alrededor del mundo compartiendo la noticia, los creadores lanzaron la Associazione Capsula Mundi para que los interesados puedan apoyar y pedir a los legisladores el cambio a la ley de cementerios de Italia. Esto sigue siendo una propuesta, pero Citelli y Bretzel no pierden la esperanza de ver un mundo lleno de Bosques sagrados.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]