Trueque literario, una oportunidad para la lectura

Activistas han formado círculos para el intercambio y donación de libros, y con ello, aumentar su vida útil y el número de lectores.
Trueques literarios en Plaza de Armas de Tampico.
Trueques literarios en Plaza de Armas de Tampico. (Cortesía)

Tampico

Para crear la cultura de donar e intercambiar libros hace falta dar mayor difusión al tema y promocionar más los eventos donde se realizan este tipo de actividades, explicaron Juan Felipe Torres Pando y Cuauhtémoc Martínez Flores; reconocen que la reutilización y recirculación de libros también requiere un mayor hábito de lectura.

Ambos organizan trueques de libros con regularidad, sin embargo, el primero lo hace desde un proyecto independiente en Tampico que surgió "por amor a la lectura"; el segundo como jefe del departamento académico del Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas en Matamoros.

A pesar de tener entornos diferentes, concuerdan en que es necesario generar espacios donde leer un nuevo libro de calidad no signifique gastar dinero.

Quienes ofrecen libros de segunda mano, ya sea vendidos, regalados o en forma de intercambio no tienen un lugar para darlos a lectores interesados, detalló Juan Felipe Torres, añadiendo que "falta voluntad (entre los habitantes y las autoridades del sur de Tamaulipas) para crear las circunstancias y que esto se dé".

Detalló que cada uno los trueques realizados en el kiosco de la plaza de Armas de Tampico, en colaboración con el Colectivo "Luziérnaga", ha tenido una asistencia de entre 15 y 20 personas.

Por su parte Cuauhtémoc Martínez subrayó que en Matamoros los trueques de cualquier objeto son bastante inusuales. "Se puede decir que el trueque de libros en la localidad es casi único por su naturaleza pre-monetaria".

Por otro lado, el titular del área en MACT explicó que únicamente aceptan libros originales, que no estén grapados ni engargolados y que conserven todas sus páginas. Comentó que se pide que no sean libros de texto ni enciclopedias porque se buscan ejemplares que conlleven a la lectura por gusto y no por obligación.

"En el caso fronterizo de Matamoros añadimos que en cada sesión de trueque no se acepten más de 5 libros en inglés". Aún así, expuso que muchos de los participantes entregan tomos que no les gustaron o tras adquirirlos perdieron el interés en ellos.

"Lo que se busca es construir una especie de círculo, empezar a contribuir y estimular el intercambio de libros".

Ambos promotores de la lectura aseguraron que los trueques no buscan sustituir ni reemplazar a las librerías, sin embargo, afirmaron que la principal motivación que encuentran los ciudadanos para acudir a estos eventos es encontrar libros de interés de forma gratuita.

"Los que van son consientes de que es más sencillo intercambiar en lugar de comprar, hay tomos de difícil adquisición o que tienen un costo muy elevado, entonces obtenerlos en trueques es más sencillo", concluyó el tampiqueño y estudiante de derecho en la UACJS de la UAT, donde también lleva a cabo la ExpoLibros UACJS.


JERR