“Soy un tronco, no sé usar la computadora”: Francisco

En una videoconferencia habló con menores de varios países sobre educación, tecnología y su forma de enfrentar la vida.
Reconoce labor de docentes en evento de Scholas Ocurrentes.
Reconoce labor de docentes en evento de Scholas Ocurrentes. (Gregorio Borgia/AP)

Notimex

El papa Francisco reconoció que no sabe utilizar la computadora  y dijo que era “un tronco”, ello en una videoconferencia con varios estudiantes discapacitados con quienes habló de la educación y de su manera de enfrentar la vida.

“Francisco, ¿puedo hacerte una pregunta? ¿A ti te gusta hacer fotos y luego descargarlas en la computadora?”, cuestionó Alicia, una niña española con Down. “Quieres que te diga la verdad, yo soy un tronco con la máquina, no se usar la computadora, ¡qué vergüenza!”, contestó Bergoglio.

Los menores con quienes habló fueron Isabel, originaria de España y ciega; Bautista, también de España y autista; Pedro, quien padece una malformación congénita y es de Brasil; y Elvira y Alicia, de España y con síndrome de Down, entre otros jóvenes.

Las conversaciones tuvieron lugar en el Aula del Sínodo del Vaticano que clausuró el IV Congreso Mundial Educativo de Scholas Occurrentes.

La espontaneidad de algunos de los niños hizo sonreír al pontífice, como cuando Bautista le confesó que usa su tablet para “tomar fotos” y acto seguido le preguntó al Papa si también él tiene una, quien le respondió con una negativa.

Pero en este acto también hubo tiempo para los consejos del máximo representante de la Iglesia católica. Francisco aprovechó la entrevista con Isaiah para explicarle que cuando el ser humano se enfrenta a situaciones complicadas, “no hay que enojarse”, sino que “hay que buscar la manera de superarlas”.

“Y, si no es posible, aguantar hasta que se dé la posibilidad de superarlas. No hay que asustarse nunca con las dificultades. Nosotros somos capaces de superarlo todo. Solo necesitamos tiempo para comprender, inteligencia para encontrar el camino y coraje para seguir adelante”, agregó.

Al término del acto, que duró cerca de una hora, el papa Francisco dirigió a los presentes un mensaje en “homenaje a los docentes”.

Educación rota

“Pensaba que solo ocurría en algunos países de Latinoamérica, pero me he dado cuenta de que ocurre en todo el mundo. El pacto educativo que se da entre la familia y la escuela está roto y no se puede pegar”, destacó.

Añadió: “Sea la sociedad, sea la familia o las instituciones, delegan la educación en los docentes que, generalmente mal pagados, tienen que llevar sobre sus espaldas esta responsabilidad y, si no logran el éxito, se les recrimina”.

Por ello, les rindió  un“homenaje a los docentes porque se han encontrado con esta papa caliente en la mano y aún así han seguido adelante”.

El pasado septiembre, Jorge Mario Bergoglio acompañó el lanzamiento de la plataforma de educación en línea a través de su primer encuentro virtual con jóvenes.

Seis meses después se volvió a conectar con sus interlocutores a través de una app de mensajería instantánea, que pudo ser seguida por personas de todo el mundo en YouTube. 

• • •

El escándalo no es excusa para ocultar abusos

El Papa envió una inédita circular a obispos y jefes de congregaciones religiosas de todo el mundo, en la cual ordenó que la atención a las víctimas de abusos sexuales sea prioridad y advirtió que el miedo al escándalo no puede ser excusa para ocultar casos.

Aunque lleva la fecha del pasado 2 de febrero, el contenido de la carta fue dado a conocer este día por la oficina de información del Vaticano.

“Las familias deben saber que la Iglesia no escatima esfuerzo alguno para proteger a sus hijos, y tienen el derecho de dirigirse a ella con plena confianza, porque es una casa segura”, indicó el líder católico en uno de los pasajes clave.

“Por tanto, no se podrá dar prioridad a ningún otro tipo de consideración, de la naturaleza que sea, como, por ejemplo, el deseo de evitar el escándalo, porque no hay absolutamente lugar en el ministerio para los que abusan de los menores”, destacó.

Dejó en claro que es responsabilidad de los obispos y los superiores verificar que en las parroquias y otras instituciones de la Iglesia se garantice la seguridad de los menores y los adultos vulnerables.

Recordó que instituyó una Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores, compuesta por personas calificadas que se reunirán en los próximos días.

Ciudad del Vaticano/Notimex

• • •