• Regístrate
Estás leyendo: Triunfa Beethoven con la Filarmónica de Jalisco
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 13:41 Hoy

Triunfa Beethoven con la Filarmónica de Jalisco

La agrupación fundada por el maestro José Rolón en 1915, se presentó el domingo en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México para concluir su ciclo dedicado a Beethoven.

Publicidad
Publicidad

En las orquestas primero es la disciplina y luego la democracia, palabras, más palabras, menos, así se expresó el año pasado el gerente de la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), Arturo Gómez, durante la celebración de su centenario en el Palacio de Bellas Artes. La agrupación vivía momentos de tensión por manejos internos que incluyeron el despido de algunos músicos, mientras otros eran relegados de ciertas actividades.

Y si el propio Gómez reconoció la crisis por la que ha pasado la orquesta, aseguró que todo forma de un proceso de cambio. Así, la agrupación fundada por el maestro José Rolón en 1915, se presentó el domingo en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México para concluir su ciclo dedicado a las sinfonías de Ludwig van Beethoven.

El año pasado, Gómez anunció que la agrupación celebraba un siglo de vida "apretando tornillos", proceso ha incluido la contratación de nuevos músicos. Y, en efecto: en las filas de la OFJ, bajo la dirección de Marco Parisotto, se vieron muchas caras jóvenes, especialmente en la sección de cuerdas.

Como culminación del ciclo dedicado a las sinfonías de Beethoven, la agrupación tapatía inició el programa con la obertura Egmont, pieza de aires triunfalistas, como para demostrar que la orquesta va por buen camino ante la serie de desencuentros que ha vivido de algunos años a la fecha. El efecto fue de beneplácito que, aunque no llenó la sala se mostró muy receptivo.

Siguió el Concierto para piano y orquesta no 3 en mi bemol mayor, op. 73 Emperador, con Peter Jablonski como solista. En algunos pasajes el pianista sonó un tanto desangelado y su volumen en ocasiones era sobrepasado por la orquesta. Si bien tuvo sus momentos apasionados, por momentos le faltó vigor y brillantez a su ejecución, sobre todo en el primer movimiento. Ya en el segundo movimiento se percibió mayor compenetración del pianista con la orquesta, al grado que el público le pidió un encore.

La seguda parte inició con la vigorosa obertura de Coroliano op. 62, muy bien templada por la OFJ, para concluir con la Sinfonía no. 7. Al escuchar la obra en la pantalla gigante colocada a un costado de Bellas Artes, en plena Alameda, su efecto fue revitalizador para la gente que interrumpió su paseo dominical para congraciarse con el arte.

Al observar que algunos de los músicos de la orquesta son exremadamente jóvenes, cabe esperar que los problemas internos queden atrás y que la OFJ tenga un proyecto más firme hacia excelencia, lejos de las grillas que tanto daño suelen hacer a los proyectos culturales. Al fondo la máscara mortuoria del compositor era el testigo adecuado para el desempeño efectivo de la orquesta que merecemejor futuro.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.