Destaca especialista ventajas de usar transgénicos

"Que si son buenos, que si son malos, hay mucho debate. Pero para empezar no son nada diferente de lo natural", dijo José Miguel Mulet, investigador de la Universidad Politécnica de Valencia.
El expero en la conferencia “Mitos, falacias y mentiras sobre la alimentación en el siglo 21”.
El expero en la conferencia “Mitos, falacias y mentiras sobre la alimentación en el siglo 21”. (Moisés Rafael Durán Frías)

Ciudad de México

El investigador de la Universidad Politécnica de Valencia y especialista en transgénicos, José Miguel Mulet, destacó el benefició de usar organismos genéticamente modificados en la agricultura, ya que se ahorra en pesticidas y se obtiene una mayor producción a menor costo.

En la conferencia "Mitos, falacias y mentiras sobre la alimentación en el siglo 21", el especialista puso como ejemplo el caso de India, en donde se introdujo el algodón genéticamente modificado y con ello el rendimiento de los agricultores aumentó 20 por ciento.

La revista "Plos One publicó un estudio sobre el impacto económico a nivel global de los cultivos transgénicos y se vio que el rendimiento neto global había aumentado 21 por ciento y el beneficio del granjero había aumentado 68.2 por ciento".

Según el doctor en Bioquímica y Biología Molecular, el crecimiento se debió a que al aumentar el rendimiento se tiene mayor cosecha para vender y por otra parte se disminuyó el uso de pesticidas, lo que significa que se realizó una menor inversión en los materiales que son utilizados en los cultivos.

"Que si son buenos, que si son malos, hay mucho debate. Pero para empezar no son nada diferente de lo natural. Los transgénicos usados en agricultura, en ganadería no son más que un paso que se hace desde que se inventó la agricultura. Es una herramienta que nos permite seleccionar plantas todavía mejores y nos permite introducir caracteres interesantes en las plantas de cultivo", dijo Mulet.

Los transgénicos no son causantes de enfermedades como se piensa, ya que lo que causa enfermedades son las bacterias que pueden traer consigo las plantas y los animales que comemos, sean o no genéticamente modificados.

El también autor del libro Comer sin miedo, destacó que se ha dado un incremento exponencial en las tierras dedicadas al cultivo y trabajo con organismos genéticamente modificados, y que el caso más destacable es el de los países en vías de desarrollo como México.

Mulet hizo un llamado para que no se satanicen los organismos genéticamente modificados, que las personas se informen acerca de los beneficios que estos traen consigo y que los medios de comunicación sean partícipes de difundir la realidad acerca de los OGM.