Demuestran que transgéneros no tienen trastorno mental

Investigación de científicos mexicanos busca que la Organización Mundial de la Salud retire esa identidad de su lista de padecimientos psiquiátricos.
Especialistas del Instituto Nacional de Psiquiatría explican que la violencia que sufren los transgénero es la principal causa de sus problemas.
Especialistas del Instituto Nacional de Psiquiatría explican que la violencia que sufren los transgénero es la principal causa de sus problemas. (Octavio Hoyos)

México

El Instituto Nacional de Psiquiatría (INP) difundió el primer estudio con evidencia científica, publicado en la revista The Lancet Psychiatry, dirigido a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Psiquiátrica Americana para que eliminen la identidad transgénero de la clasificación de trastornos mentales, por tratarse de una "condición humana y de elección desde la infancia".

En la presentación del trabajo titulado "Eliminando la identidad transgénero de la clasificación de enfermedades mentales: un estudio de campo para la CIE-11 en México", se detalló que la eliminación de esa clasificación es necesaria porque las personas que nacen con un sexo pero se identifican con otro suelen ser víctimas de maltratos, segregación, discriminación y violencia.

Trabajo de vanguardia

El estudio se basó en entrevistas y análisis de 250 personas transgénero —de mil 400 en tratamiento y seguimiento— de 18 a 65 años, que reciben servicios en la Clínica Condesa de la Ciudad de México y que identificaron su condición como parte inherente de su desarrollo entre los 5 y 6 años de edad.

María Elena Medina, directora del INP, explicó que este análisis es liderado por México y ahora se está replicando en Brasil, Francia, India, Líbano y Sudáfrica, con el fin de obtener más sustento científico a escala global y acabar con condiciones más delicadas como tortura, lapidaciones y homicidios por transfobia.

Rebeca Robles, quien encabezó la investigación, abundó: "Nuestros hallazgos apoyan la idea de que el distrés y la disfunción —de los trasngénero— puede ser resultado de la estigmatización y los malos tratos, en lugar de aspectos integrales de esa identidad".

Los problemas de los entrevistados se generaron, sobre todo, en la adolescencia, cuando se desató su malestar por las características sexuales, lo que propició que 83 por ciento reportara depresión relacionada a rechazo, falta de aceptación y hostigamiento.

Alejandra Fresán, que participó en la investigación, detalló que "en relación con la violencia, 63 por ciento reportó haber sido víctima en un momento durante su infancia o adolescencia. Las agresiones psicológicas se dieron en 95 por ciento y un porcentaje elevado (casi 30%), dijo haber sido objeto de abuso sexual. De todos los tipos de violencia, los miembros de la familia fueron los principales ejercedores", detalló.

Fresán aseguró que, a pesar de que los transgénero tienen cinco veces más probabilidad de presentar distrés con el rechazo familiar y ocho veces más de sufrir deterioro emocional cuando son víctimas de abuso sexual, la realidad es que no todos siguen un mismo patrón de respuesta para ser catalogado como trastorno mental.

Reclasificación

La reclasificación por parte de la OMS "no solo va a promover la discusión de nuevas políticas de salud para que la comunidad trans tenga mejores accesos a los servicios de salud y de atención, sino que también puede ayudar a reducir el rechazo del que son objeto continuamente", subrayó Fresán.

De acuerdo con Medina, a escala mundial puede ayudar a que los transgénero "ya no recurran a procedimientos hormonales y quirúrgicos (lo que sucedió con 14 por ciento de los pacientes analizados) con médicos poco capacitados y poniendo en peligro su integridad y vida".

Al respecto, Geoffrey Reed, representante de la OMS en el país, explicó que "como oficial de la organización no puedo hacer un cambio en la clasificación; eso corresponde a los países. Hay una asamblea mundial que está compuesta por los ministros de salud de todos los miembros y en 2018 se va a considerar si se adapta o no".

Alexandra Haas, presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), explicó que se trabaja para modificar el Código Civil a efecto de que las actas de nacimiento a escala nacional estén acordes a la identidad de género.

"Con el Registro Civil trabajamos sobre la nueva acta de nacimiento con criterios unificados y en la cual se propone solo se ponga una raya con el señalamiento de sexo, sin poner hombre o mujer, para que en caso de querer cambiar de identidad no se tenga problemas en la documentación oficial cuando sean adolescentes o adultos", detalló.

También la Secretaría de Relaciones Exteriores acaba de emitir un lineamiento para la emisión de pasaportes con la identidad elegida.